sábado, 11 de agosto de 2007

¡Wii want to play!

¡Otra semana que termina y otro viernes más de Alianza Francesa!

Continuando con este ciclo de escenas de la vida conyugal, la película de este viernes fue un film que más que mostrarnos un relato romántico, fue una puesta en escena de lo cursi y lo predecible.

"Les Amants" (Los amantes) de 1958, es un drama clásico, del realizador Louis Malle; director que ya en recurrentes ocasiones, a sido tema de diversos ciclos en nuestra querida Alianza.

La historia de Los amantes, nos sitúa en la Francia de los años 50's en donde conoceremos a Jeanne Tournier, Una mujer adinerada y excentrica, que encaja a la perfección en la típica imagen de dama burguesa. La trama se resume de forma rápida y sencilla:

Jeanne, aburrida de su marido, de su amante y de su monóto estilo de vida, conoce un día a un joven arqueólogo llamado Bernanrd; que tras una apasionada tarde de amor; le proporciona una nueva visión de las cosas, a tal punto que como sí de un amor adolescente se tratase, Jeanne rompe con su familia y se va con Bernard sin saber muy bien el futuro que les espera.

La película tiene momentos dignos en lo que a fotografía se refiere; y no se le puede restar méritos a su contenido, ya que para ser una película de 1958; está contiene un erotismo y sensualidad únicos para su época; algo que en su momento abarrotó los cines y disparo polémica.

No obstante el filme en si es flojo, ingenuo y por demás cursi. Tanto así que las escenas, más que reconfortar nuestros corazones con su apasionado romanticismo, por el contrario nos invitan a la risa y la ironía, y es inevitable no hacer un comentario sarcástico ante semejante papelón.

No se puede negar que Louis Malle es un cineasta talentoso, ya que en otras ocasiones nos ha brindado filmes de exquisita calidad, como por ejemplo:Tre passi nel delirio, o bien Au revoir les enfants (Ambos proyectados también en la alianza) . No obstante tampoco es que todas sus películas tengan por que agradarnos.

Curiosamente, ya en otra ocasión había hablado aquí en el Templo, de otra película de Malle. Le souffle au coeur; aquel enfermizo filme de la relación incestuosa de una madre con su hijo.

En fin, otro de esos filmes que son poco gratos de recordar.

Ahora bien. Una vez finalizada la película, nos fuimos a dejar a Marie a la parada; y dado a que esta quincena el dinero, se nos fue mamado, no tuvimos nuestra acostumbrada cena, ni tampoco birras en la estación del Atlántico (T_T Buuuhh).

Por lo que tanto Ramírez, como Javier (ya hacía falta una noche de alianza con el Dash) se fuerón para su casa. Cuando veniamos en el Bus de camino a Heredia, Mesías tuvo la magnifica idea (milagro) de que pasaramos a casa de Kiba a visitarlo.

Una vez en casa de Kiba, le robamos comida y le "croñamos" el Nitendo Wii. Ahí nos quedamos jugando Billar, Tennis, Hockey, carreras de Vacas (que exito XD) y demás juegos hasta las 11:30pm. Estuvo demasiado Tuanis.

Lo que me recuerda que ahora más tarde seguro vamos a la choza del mae de nuevo (a seguir "vampirizandole" el Wii). ¡Nos vemos en la Kiba-palmada!.

Sendoshi Kurumada

No hay comentarios.: