jueves, 12 de junio de 2008

El Fuego Fatuo -la angustia de la vida, que se apaga-

Una vez más, estoy de regreso con mis comentarios, respecto a la Alianza Francesa.

Y es que, como les conté en mi entrada anterior; Mayo fue un mes condenadamente duro en lo que se refiere a la Universidad. Aparte de que no teníamos muchas ganas de ir al ciclo de musicales.... No obstante con la llegada de Junio, se abre otro ciclo temático. Y en esta ocasión es el turno del Ciclo sobre la Vida y la Muerte.

La película que abre esta temporada es Le feu follet ( El fuego Fatuo) una exquisita reflexión entorno a los devenires de la vida; bajo la realización y dirección de: ¿¿LOUIS MALLE???

Momento, momento; vamos a barajarla más despacio. Sí mi memoria no me falla (y nuestros lectores lo pueden corroborar) a mi no me gustan las películas de Louis Malle. Y por regla general, nunca hago buenas reseñas, respecto a sus obras.

Sin embargo (y muy a mi pesar) en esta ocasión tengo que admitir que su última película si me gusto. Veamos:


Estamos en los años 60, época de caballeros bohemios, lujurias agazapadas y autos de escaparate.


La historia nos presenta a Alain Leroy, (Maurice Ronet) un burgués parisino, internado en una clínica de desintoxicación; afligido por la melancolía y el desconteto por la vida.

Alain carece, de motivos para seguir viviendo. Y el vacío que siente por la especie humana, crece más y más conforme reflexiona sobre el significado de la vida en compañía de sus semejantes neofitos.

Aunque suponemos que el tratamiento físico está dando buenos resultados, el factor desencadenante del alcoholismo sigue intacto en la mente del protagonista. Y conforme la historia avanza vemos como Alain, poco a poco pierde el control y comienza a hundirse de nuevo en su miseria. De ahí en adelante el relato se vuelve predecible. Aunque no por ello deja de ser interesante...


Comentario:

Basado en la novela autobiográfica de Pierre E. Drieu de La Rochelle; el Fuego Fatuo es un filme que explora sin tapujos las irregularidades de la vida. Partiendo de un rico debate existencial cargado de narrativa filosófica, en donde los personajes se nos presentan como vivos retratos austeros, además de hacer una fuerte crítica a como ciertos intelectuales, se restraen tanto de su realidad, que poco y rayan en lo absurdo.

A pesar de que Louis Malle, nunca a sido de mis realizadores favoritos (por razones que no repetire), si considero que en esta ocasión, el realizador supo combinar muy bien la narrativa con la imágen. Dejando de lado las actuaciones de cartón, para dar paso a un tratamiento visual más desfadado. Cine agradable y de contrastes. No apto para depresivos, pero si para idealistas. Esperemos que este no sea el primer filme decente que le veo a Malle; porque realmente le falta mucho para ganarse mi aprecio.Nada más que decir, pues tampoco es que la película se preste para un análisis extenuante.

¡Saludos!
Sendoshi Kurumada

No hay comentarios.: