jueves, 12 de junio de 2008

Seven Ages of Rock: Stadium Rock

Las presentaciones en vivo han sido importantes en las historia del rock desde sus inicios. Sin embargo no fue hasta los 70’s que el rock alcanzo un éxito masivo que permitiera que las bandas mas importantes llenaran inmensos estadios con miles de fans.


El rock de estadio no es un genero en si mismo, de hecho abarca bandas de diversos géneros como el heavy metal, el hard rock y el rock progresivo. Si bien el sonido de las bandas de estadio es pesado, no es tan duro o estridente como el underground y además tiene otras características comunes: las canciones generalmente comparten un concepto en común (algo tomado del rock progresivo), canciones sencillas, énfasis en versos y coros, con la idea de lograr canciones con una aire epico, se puede hablar de himnos.

En general las bandas de estadio planean sus discos para ser interpretados en vivo. En los shows usualmente se valen de varios efectos para entretener a la audiencia que van de juegos pirotécnicos hasta gigantescas pantallas de televisión.

La cumbre del rock de estadio llego en los 80 con bandas como Heart, The Police, Dire Straits Speedwagon, Cheap Trick, Asia, Kansas, Bon Jovi, KISS y Aerosmith. Estos grupos alcanzaron fama a nivel mundial y vendían millones de discos y entradas a sus conciertos. El rock de estadio era la gallina de los huevos de oro en el mundo de la musica y muchos artistas luchaban para tener su parte del tesoro.

Pero como todo, el rock de estadio también ha perdido importancia desde principios de los 90. Todavía se realizan grandes conciertos y la gente sigue con deseos de ver a sus grupos favoritos en vivo, pero los espectáculos han perdido mucho de ese carácter epico que tuvieron en la edad de oro.

We’re the champions

Una de las grandes bandas del rock de estadio de todos los tiempos es Led Zeppelin, quienes regularmente tocaban para audiencias de alrededor de 50.000 a principios de los 70. El sonido de la guitarra de Jimmy Page junto al carisma y la emotividad de la voz de Robert Plant convirtieron al grupo en megaestrellas durante buena parte de la década de los 70, tanto en Estados Unidos como en su natal Reino Unido.

Led Zeppelin había dado origen al rock de estadio, una época de la historia del rock en donde los complejos deportivos se convirtieron en el hogar espiritual de esta música, y en donde las canciones que tocaron se convirtieron en himnos hasta nuestros días.

Queen también encontró en los estadios a un público, con el cual lograron conectarse en forma impresionante mediante un espectáculo teatral y canciones épicas. Freddy Mercury y el resto de la banda llevaron el rock de estadio a sus límites, siendo recibidos como la realeza en Japón y tocando para 130.000 personas es los gigantescos estadios de América del Sur.

Mientras tanto en Estados Unidos, KISS creo un concepto que ignoraba por completo la música y se basaba únicamente en el espectáculo, y aunque no eran del agrado de los críticos de música, vendían millones de discos e incluso sus productos llegaban a audiencias totalmente ajenas a los fanáticos del rock.

Bruce Springsteen surgiría en los 80 como el máximo icono estadounidense del rock de estadio, casi por accidente. Habituado a tocar en pequeños bares y teatros, para su sorpresa encontró en los grandes estadios el éxito, en gran parte por su imagen de tipo común. Su disco “Born in the USA” fue uno de los más vendidos de la década, y a pesar de que algunas canciones eran sumamente criticas hacia la sociedad estadounidense, hasta Ronald Reagan saco provecho de la fama de Sprinsteen.

The Police busco en Estados Unidos lo que no encontró en la Inglaterra dominada por el punk: una audiencia para su música. La habilidad de Sting para componer canciones con diferentes mensajes mezclados y la forma particular de tocar de lograrían llenar estadios y alcanzar la fama y la fortuna.

Hacia mediados de la década de los 80 el rock esta en la cima y producía millones de dólares. Los artistas se hacían ricos y las multitudes llenaban los conciertos. El dinero y la fama hizo que muchos perdieran el camino. Dire Straits satirizo la situación con la canción “Money for nothing”, que irónicamente los puso en la situación que criticaban.

Había llegado la hora de darle conciencia al rock de estadio, y Bob Geldoff creo el Live Aid, y poniendo a las bandas mas populares del mundo en el escenario, llevo un importante mensaje de solidaridad a un tercio de la población del mundo, “ El lenguaje universal no es el ingles, es el rock and roll”.

Hacia finales de la década U2 continúo con esa idea de utilizar el rock de estadio para llevar un mensaje a las masas. Con Zoo TV llevaron el concepto hasta los máximos limites, creando toda una fantasía tecnológica y además con el B stage, se pusieron en medio de la audiencia, rompiendo con la norma que mas bien separaba a la banda del publico.
Bandas que aparecieron en el documental:


Más allá del documental

Comparado con los otros documentales, siento que este es el mas flojo. Me hubiera gustado que se enfocaran mas en Queen o Led Zeppelín que en Bruce Springsteen o The Police.

¿Qué más se puede decir del rock de estadio? Hay bandas geniales que lograron espectáculos que pasaron a la historia. A quien no le hubiera gustado estar en un concierto de Queen, Pink Floyd o U2. Los que fueron a ver a Maiden, seguramente guardaron un momento precioso en su memoria.

El rock de estadio esta basado en crear experiencias emotivas, comparte mucho con los actos religiosos y políticos. Se trata de envolver a la persona en un ambiente que lo hace sentirse parte de algo grande, es ser uno con una masa de miles de personas. Esto le da un poder inmenso a las personas que están en el escenario.

Sin embargo al concentrarse tanto en lo emotivo, muchas veces se deja de lado lo artístico y en verdad se crea un juego de manipulación que saca provecho de los asistentes. Kiss es el mejor ejemplo de esto. Tal y como lo prometí en el articulo pasado, voy a hablar un poco de este grupito.

Yo era uno de los que hasta hace poco creía que Kiss era un grupo de rock, pero en verdad Kiss es un acto pop. Con todo el maquillaje, la lengua de Simmons y la sangre falsa, Kiss no es rock. Nada es espontáneo, todo es coreografiado, y musicalmente hablando, esta gente desafina igual o peor que cualquier bandita de garage de aquí. Voy a pecar de antisemita, pero la verdad Gene Simmons antes que músico, es un empresario, un empresario judío. A el le vale un carajo la música, lo único que le importa es hacer plata. El mismo lo expresó en el documental, cuando se le pregunto que pensaba de los críticos de música…“ Todos esos críticos de las revistas, luego de US$ 1000 millones pueden besarme el trasero”.

Para Simmons ser estrella de rock es llenar estadios, andar disfrazado, tener grupies y sobretodo tener mucho, mucho dinero. Hace un tiempo vio un especial sobre él en A&E, y me asqueo. El especial en si era sobre la producción de un disco de Simmons como solista, en donde el desgraciado hijueputa hizo un “cover” de Firestarter, de la banda Prodigy… en realidad no fue un cover, mas bien despedazo la canción y lo peor, es que le hizo un video de lo mas chafa, al mejor estilo hip hop barato. Supongo que no faltara el idiota que compre el disco.

Lo que mas me desagrada de Simmons es la doble moral que tiene, y en especial ese cabrón complejo de superioridad. En el programa entrevistaron a la familia, y dijeron que Simmons, es un padre ejemplar y sus hijos parecen salidos de un anuncio de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. No hay drogas, y sus hijos se van a la cama tempranito. En cambio en la portada del dichoso disco sale él al mejor estilo proxeneta rodeado de un montón de mujeres, y el video muchas de ellas salen semidesnudas meneándole el trasero en la cara… tres letras para eso ¡WTF!

Se que los artistas se crean una imagen pública que no siempre calza con su verdadera personalidad. Pero realmente brindar una imagen tan contradictoria, solo me lleva a comparar a Simmons con una prostituta, de esas que salen en sus videos. El mae se vende por plata. Vaya clase de ídolo… parece mas bien un diputado.

Con Bruce Springsteen, debo decir que el tipo parece ser más sencillo. Lo único que no me parece es que hablaran tanto de el, porque a mi me queda la duda de si la música de Springsteen califica como rock, o es simplemente pop. Canciones como “Dancing in the dark” suena mas a Michael Jackson que a rock propiamente hablando.

Creo que el asunto escabroso con el rock de estadio, especialmente en los 80, es que muchos actos pop se camuflaron como rock. Hasta hace poco recordé cuan mediocre es la música ochentera, y es que a veces los recuerdos hacen que las cosas parezcan mejores de lo que en realidad fueron. También debo mencionar que la mayoría de las bandas que salieron en el documental, fueron populares en Estados Unidos… y eso explica porque se habla tanto de gente que musicalmente hablando, es mediocre. Los gringos no saben nada de música.



Saludos cordiales
Jay “Mama, just killed Gene Simmons”

No hay comentarios.: