martes, 18 de noviembre de 2008

Pensamientos de un ex-Otaku

El domingo fuí a Heredia a toparme a Sendo y algunos otros amigos al festival de anime en el Colegio Samuel Saenz.

Un festival muy bien hecho y del cual la gente salio muy contenta. Lo usual: Cosplay, Karaoke, los puestos, la gente hablando de sus animes, juegos, personajes y musica favorita, en su jerga tan especial. Un festival que tambien voy a recordar mucho por como me sentí... totalmente aparte de lo que pasa en la escena del anime/Manga.

Sencillamente me di cuenta de que no soy un otaku, o que la pasión que sentia por el anime sencillamente se apago. Atrás quedaron los años en que cualquier cosita relacionada con Japón me llamaba la atención y ver anime constituía casi una obligación. Aunque había que adelantar los cassettes de VHS y el material disponible era poco.

¡Oh ironía! Ahora puedo tener todo el anime que quiera ver, los medios para verlo, y sencillamente no me interesa. No se... conforme fue pasando el tiempo creo que me he ido aburriendo de los cliches, de las historias gastadas, de los bichitos con superpoderes y de las colegialas sexis en mini falda. De los samurais y los petalos de Sakura. Parece que llegue al fin de un ciclo, y no es que piense dejar de ver anime, sino que el hecho de que sea anime no me va a motivar a verlo; sobre por ejemplo el cine clásico, que me esta llamando la atención.

Otra cosa interesante es lo alienado que me siento de la comunidad Otaku actual. Conozco a mucha gente en el movimiento, pero realmente me siento como un perfecto extraño entre el mar de nuevos Fans. Los veo y me parecen seres tan ajenos a mi, algo muy diferente al grupo de 12 tipos que conocí en las gradas del Mall San Pedro hace 9 años.

Yo empece como todo fan, con lo que me encontre en televisión, en especial Ranma 1/2, un anime con el que me identifique mucho. Luego seguí con Dragon Ball, Saint Seiya y SailorMoon, otro de mis grandes favoritos, y luego de meterme en el mundo del anime "más underground" vi Evangelion y los grandes clasicos como Akira, Ghost in the Shell, Patlabor, las peliculas de Ghibli...

En ese momento me atrajo el hecho de que estos muchachos se parecieran tanto a mi, sus intereses, su forma de pensar y ver el mundo. Veia al otaku como una persona distinta, con un gusto por el arte y la literatura, el cine, temas de actualidad. Gente inteligente pero sencilla, dispuesta a compartir su creatividad con los demas, sin buscar nada a cambio.

A lo largo de los años conocí a mucho mas gente, el movimiento se expandio y se hicieron cosas muy interesantes, pero ese sentimiento de familia se perdio conforme el movimiento se masifico. Lo cual no es malo, es un proceso natural, tal como tambien pasa que conforme uno crece va cambiando, al igual que sus intereses y prioridades.

Ayer dandome una vuelta por Ciudad Manga me termine de dar cuenta de que mi pasión por el anime habia muerto. Nunca habia visto una tienda tan llena de cosas relacionadas con el anime, cosas increíbles, pero tampoco ninguna me seducia lo suficiente como para comprarla. Aparte escuchar a la gente que se congregaba ahí, incluido nuestro amigo Stier que me devolvió el saludo con una mueca de disgusto, me hicieron saber que realmente yo ya no pertenezco a esa comunidad.

Y es que el nuevo otaku es un joven que busca ser popular, consume en productos de moda (del anime de moda), carga un arsenal tecnologico que incluye un teléfono celular de ultima generación, cámaras digitales casi profesionales, consolas portatiles y se enfoca en ser el centro de atención del grupo que frecuenta, en especial en captar la atencion de las chicas, que ahora constituyen una gran parte del movimiento. Este nuevo tipo de fan ve anime por moda, no le importa ni la trama o el contenido artistico de la obra.

Busca emociones faciles como las que ofrece el tipico cine hollywoodense, para luego compartirlas con sus grupos de amigos consumiendo los productos derivados. Si, el anime es simplemente otra industria de nuestra amada sociedad capitalista de consumo. Y no es que yo piense que soy mejor que los nuevos fans, hace algun tiempo yo tambien compraba posters y camisetas como loco. Amaba decirle al mundo que me gusta el anime, me hacia sentir parte de algo importante. Ahora lo veo como una moda más, vacia y sin proposito alguno, salvo mantener a la gente consumiendo. Hay uno o dos animes que realmente se salvan y continuan con la capacidad innovadora del anime, pero son raros en el mar de títulos que salen ahora.

Ahora realmente me gustaria encontrar una nueva pasión, y aprovecharla mejor de lo que aproveche este loco viaje de 9 años por Animeclub, Tsuki, Templo Kaori y Manga Shape. He tratado de diversificarme, veo cine, me adentre en el mundo de los comics, sigo de cerca la liga inglesa de futbol y veo con interes la historia del Rock y trato de conocer tantas bandas que no pudimos escuchar en su momento en Costa Rica. Sin embargo no siento aquella pasión loca que sentia por al anime cuando empece y eso es lo que más extraño. Y es que puedo comparar ser fan del anime o cualquier cosa, con enamorarse de una muchacha.

Uno no piensa, solo se deja llevar por lo que siente y hace cosas que nunca se imagina, y todo lo disfruta con una intensidad inusual, el mundo se percibe de forma distinta, desaparece el tiempo, el esfuerzo no se nota... todo el cuerpo y la mente estan enfocados en satisfacer esa pasión. A los nuevos fans, a los de verdad, lo que puedo aconsejarles es que le saquen provecho a esa pasión que sienten. Aprendan todo lo que puedan, muchos de los amigos que conoci tienen trabajo porque aprendieron a hacer p{aginas web, o a hacer diseño grafico inspirados en el anime. Yo incluso llegue a hacer radio y a escribir en una revista. Incluso si aprenden japones es ganancia para su futuro y espero que esa pasión que tienen ahora siga con ustedes y los ayude más de lo que me ayudo a mi.

Si hay algo que me duele es que siento que no le saque todo el jugo a la experiencia y mas bien perdi mucho tiempo y buenas oportunidades. Siento que mi vida seria mucho mejor si lo hubiera hecho en el momento correcto. Igual siento que tambien por muchas razones no pude crecer junto con el movimiento... el trabajo, la loca y rapida lista de ideas y cosas por hacer que me impidieron concentrarme en algo, y ante todo, el no socializar lo suficiente con la gente que iba entrando al grupo. Sin embargo, tambien a los nuevos fans les pido que no conviertan al anime en otro simple producto de consumo masivo.

Una de las cosas que han matado lo sentia por esta forma de arte no se ha utilizado bien, y no pasamos de medio imitar lo que se hace en Japón o en otros países. El cosplay al principio me parecia algo alucinante, ahora luego de muchos eventos, me parece un simple concurso de popularidad. La música japonesa se ha degradado mucho y ahora los karaokes no pasan de repetir las mismas canciones una y otra vez, salvo honrosas excepciones. Los mangakas nacionales pecan por su falta de originalidad, conformandose con copias los mismos cliches regastados en sus historias.

Igual siento con las revistas, incluida Mangashape, que no pasamos de repetir las mismas ideas, por mas que nos esforcemos por romper el molde. Hemos llegado al punto en donde el anime no es suficiente y ahora vivimos una comunidad friki que agrupa no solo a los japanofilos, sino tambien a los fans de Tolkien, los de Harry Potter, los de Transformers, los de Star Wars, los de los Comics de moda... etc, etc; y no es que eso sea malo, sino que todos los grupos lejos de aportar algo distinto simplemente copian las mismas formulas. Creo que nos hemos saturado.. y posiblemente es lo que pasa cuando tanta gente hace lo mismo.

Y debido a esa saturación es que yo tambien me he hartado un poco, el anime era especial porque era algo raro y casi exotico. Ahora es como Saprissa, La Teja, Maria Jose y Bailando por un Sueño, algo masivo, y en esa masificación excesiva perdio lo que lo hacia especial. El colmo viene ahora con los remakes hollywodenses, como Transformers y el que viene de Dragon Ball, que son intentos pateticos para sacarle mas dinero a las masas poco exigentes que llenan los cines actualmente.

Necesito volver a encontrar algo especial que ocupe el lugar del anime, y que me impulse a empezar de cero con algo que creo que puede enriquecer a la gente, no solo con dinero, sino tambien intelectual y espiritualmente.

¡Saludos Cordiales!

Jay

5 comentarios:

Stier dijo...

._____. mueca de disgusto??

Viejo te pegó duro la psicosis, ni siquiera me acordaba de quien eras, tengo pesima memoria para rostros; si le preguntas a los compas de ahi, tardé como 20 minutos en acordarme de quien eras

Lee dijo...

Esta vacilon el pensamiento, pero dejame decirte algo, como les ha costado llegar ha este punto de entender como es realmente el mundo desde ese otro lado que hasta ahorita ven.

Haseo dijo...

Yo por eos digo .. uno no puede pasar metido solo en el mundo del anime, siempre es bueno estar haciendo cosas por todo lado y que sean distintas y no solo centrado en una sola cosa. En todo caso si es verdad que el mundillo del anime a cambiado mucho acá, peor que se le va hacer, cada quien lo vive como mas guste. Aun puede llegar uno y pasarla tuanis con los amigos y ya.

Argen dijo...

amen

yo no soy tan viejo(no es insulto es adjetivo XD) pero me siento exactamente igual con el movimiento actual, yo fui un tiempo a la galeria a reuniones de accr y algo al cenac, y lo que hay ahora es algo tan tonto, es gente que se cree doña toda por que ve anime, o que rajan que han visto 100 series, que tienen 1000 series en su casa, que compraron x manga original y la faja original y todo lo que ud dijo, es cierto, esta vara apesta a muerto y podrido

Hidekisama dijo...

Se muy bien lo que se siente don pablo. Uno ya no ve el mundo con los mismos ojos, recuerde que en la época cuando entramos al anime, era algo elitista, no cualquier anime era bueno, los que veiamos por lo general era solo y totalmente por que nos gustaba y nada más. No tenía mayor finalidad que compartir con algunas personas esta emoción por una cultura llena de misterios y que nos dejaba boquiabiertos en cada capitulo de una serie.
Ahora solo hay seres que no pueden ver más allá de su propia nariz , dandose pedradas en el pecho tal cual neardental exigiendo el titulo de otaku puesto que tienen en su biblioteca 100 o 200 series(aunque casi todas iguales).
En nuestros tiempos eramos los intelectuales de los colegios, los chicos que sabían de Allende y Marquez, Ann Rice, entre muchos otros.
Seguimos adelante, el mundo del anime se nos hizo pequeño y ahora el planeta es la meta, no es que no le sacó jugo a este mundo, es que aún hay sed de conocimiento.