lunes, 9 de marzo de 2009

Reflexiones sobre la Televisión...


Televisión: Sistema de telecomunicación, transmisión y recepción de imágenes en movimiento y sonido a distancia. Cultivadora de ocio, sabiduría y placer por igual.


No hace mucho tiempo, cuando estaba escribiendo la entrada del "Versus de la semana"; me entraron las ganas de reflexionar un poco en relación a este tema. Y mientras repasaba mis apuntes sobre Filosofía de la Comunicación, decidí tomar del tintero unas cuantas ideas y compartirlas con los lectores. He aquí unas cuantas reflexiones acerca de la Televisión y su impacto sobre las masas.


-Reflexiones acerca de la Televisión-

Me imagino que más de una vez habrán escuchado esto: ¿Por qué debemos proteger a niños y adolescentes de mirar programas de TV basura tan de moda en nuestros días? Un Blablabla sin fin sobre lo mal que esta la televisión que miran nuestros hijos. Los ejemplos de programas de TV basura, realmente abundan a toda hora y en todos los canales. Basta con hacer Zapping por unos minutos, para poco después exclamar: "nada bueno hay en la TV hoy" ó "¡Que Cochinada!"...

Muchos son los ejemplos de la decadencia que sufre la televisión hoy día. Tenemos programas como: "Cantando por un sueño", "El Chinamo" y los noticieros amarillistas. Los culebrones noveleros, los programas de concursos y como no, los espacios musicales de más de 4 horas de Reggaeton de mierd*...

Ante este problema, la Televisión por Cable es la solución para muchos. No obstante, la amplia variedad de realities con temáticas cada vez más estúpidas, las escenas de sexo y erotismo a todas horas, los programas burdos de chismes sobre la farándula y los segmentos de humor chabacano, hacen que la esencia de la comunicación auténtica quede desmoralizada por los suelos.

Toda comunicación o transferencia de conocimiento entre dos entidades, (sean estas dos personas o una entidad comunicativa, por ejemplo la TV) y una persona, posee como finalidad primordial. el brindar un mensaje que sea valioso para el receptor. Algo que lo entretenga, lo divierta y lo distraiga. Eso sí, sin denigrar a la persona.

Esto significa que toda comunicación poseerá dos elementos primordiales: un sentido y una exigencia. El sentido es la dirección en la que avanza un mensaje. Es decir, desde comunicador hacia el receptor de la comunicación. La exigencia es la dificultad implícita frente a la que se encuentra el receptor del mensaje. Así como la interpretación que surja entre ambas partes.

Ahora bien, con esto no quiero decir que toda la televisión sea mala. Pues confieso que yo mismo me he pasado un par de noches viendo programas de TV basura. Las películas y el Cine, no tienen nada de malo. Pues estas entretienen y divierten más de lo que denigran.

La buena televisión puede servirnos también de ejemplo. Cuando nos sentamos a mirar un documental bien realizado sobre un tema que nos agrada; nos quedamos concentrados frente a la TV tratando de asimilar lo que allí se dice. Nos esforzamos por “subir la cuesta” para adquirir el nuevo conocimiento. Y la necesidad de aprender dicho conocimiento, desencadena una reacción compulsiva en nosotros. Algo que también conlleva efectos negativos.

Pues si no tenemos cuidado con lo que vemos; nos ceñimos en la verdad que el programa nos refleja, y nos cerramos a escuchar otras posiciones respecto al mismo tema. No obstante, el pecado no es tan grave. Después de todo nos estamos educando.

La televisión es un medio de entretenimiento. Y como medio que es, debe estar enfocado a distintas clases de individuos.

Sin embargo, cuando la Televisión Basura, comienza a opacar a la Televisión de calidad; es ahí donde realmente nos enfrentamos a un problema. Uno que cada vez se hace más grave...


"Creer todo lo que dice la TV" es una frase que puede pecar tanto de verdad como de falacia. Pues la televisión es una institución demagógica. Le da a las masas de televidentes lo que ellos desean recibir. Los efectos positivos y negativos por igual.

¿Desean contenidos sexuales y chabacanos? Se los damos.

¿Desean programas donde no tengan que esforzarse en absoluto? Se los damos.

¿Desean morbo y riqueza intelectual por igual? ¡Pues también se los damos!

A los medios de comunicación Basura, no les importa el impacto que generen los programas que trasmiten. Mientras nos divierta, es más que suficiente. En esto radica esencialmente la ausencia completa de valor que posee este tipo de televisión. Que busca captar audiencias masivas para engrosar los bolsillos de los empresarios televisivos. A través de la venta de publicidad en esos espacios realizando constantes estrategias de "demagogia" televisiva generando contenidos de nulo valor para seres humanos.




MTV, canal que en antaño solía ser un espacio Musical de calidad; es ahora la partera de la Televisión Basura.



Lo que desaparece en la TV basura es “la brecha” que divide a la mediocridad, de la comunicación auténtica.

El televidente ya no tiene que esforzarse para alcanzar “cierta inteligencia” pues no se le propone nada que lo requiera. Solo es necesario que se tumbe frente al televisor y tenga una actitud completamente pasiva y sin esfuerzo. Absorba lo que la tele le presenta y si es posible; lo refleje en su realidad próxima. ¿Valores? ¡Donde quedó eso!...

¿Es entonces esta clase de programas, una especie de comunicación manipuladora?


Emos, otra moda que nos vende la televisión, mediante la manipulación de medios. ---->

Sí. No hay auténtica comunicación en la televisión chatarra. Pues ha perdido el elemento esencial que caracteriza a esta última: el ofrecer al espectador una comunicación valioso en función de su naturaleza auténticamente humana.

La TV basura manipula al televidente dándole contenidos que no necesiten de su esfuerzo mental, con la finalidad de captar la atención de las masas y engrosar sus cuentas bancarias. Vendiendo espacios publicitarios, modas ó anti-valores. Espacios de consumo que solo conllevan a que la población se distraiga de lo que verdaderamente es importante.

En el peor de los casos, atacan con "miedo" al espectador, para que este se mantega sumiso al yugo de los más grandes.

Ejemplos de ello: Los programas Religiosos, Los segmentos sensasionalistas ó bien los noticiarios que le venden mentiras a la gente, para que no se revele contra la "Norma". Simplemente nefasto.

Comentario Final

Es normal que, mientras nos hallemos en el camino del desarrollo personal, no queramos o nos cueste esforzarnos. Pero no por ello se nos debe dar todo servido o se nos debe dar todo lo que nosotros queremos. Nosotros somos lo que hacemos y aprendemos. No lo que vemos.

A la hora de sentarnos frente a la Tele, debemos ser consientes de que si lo hacemos es para nuestro disfrute y enriquecimiento. Sí es así, todo lo demás no importa. Aunque la gran mayoría de niños y adolescentes tienden a imitar lo que ven en Televisión, esto no quiere decir que sea su culpa o la de los padres. Pues tarde o temprano el individuo tendrá la Inteligencia suficiente para darse cuenta de sus errores.

Los medios de comunicación, solo cumplen con su trabajo. Su modus Vivendi no implica reflexiones morales. Ellos solo hacen su trabajo y ganan dinero a cambio. Sí su trabajo perjudica a terceros, son poco los que se sienten culpables. Esto los trae sin cuidado.

La TV basura, explota miserablemente, la predisposición a no esforzarse. Sin embargo este problema bien puede pasarse por alto. Lo importantes es que el espectador, reflexione sobre el impacto que los medios visuales tienen en su vida. Y que utilice todo lo que aprenda, de la mejor manera.

Sendoshi Kurumada.

2 comentarios:

El Kiai dijo...

Yo ya a estas alturas de mi vida ni siquiera veo televisión. Todo programa de televisión que me guste o lo bajo, o lo streameo, o lo compro en DVD por temporadas. No le encuentro mucho uso a la TV. Detesto la programación del 90% de los canales existentes (nacionales e internacionales), y casi que lo único que veo todavía en TV son documentales, especiales de Discovery Channel, NatGeo, A&E o The History Channel, y por supuesto el Food Network. Y la gran mayoría de esos los grabo, porque usualmente no tengo el chance de sentarme y verlos cuando los están pasando.

Y la parte más extraña??? Entre más tiempo paso sin TV, menos la extraño...

JAY dijo...

Me ocurre lo mismo, casi no veo television y prefiero usar el internet. Rara vez me siento a ver tv salvo los especiales de Discovery Channel o uno que otro partido del Manchester United.