domingo, 16 de agosto de 2009

Teorías de Immanuel Kant -Parte 2-

Continuando con el análisis de la obra Kantiana, La Crítica de la razón pura y una vez que hemos comprendido los principales elementos de la Estética Trascendental, Pasaremos ahora a analizar el otro punto importante de dicha obra:


::La Deducción Metafísica::

La lógica trascendental tiene ante sí lo diverso de la sensibilidad a priori que la estética trascendental le suministra, a fin de dar a los conceptos puros del entendimiento una materia sin la cual quedarían estos desprovistos de todo contenido.

Espacio y tiempo contienen lo diverso de la intuición pura a priori. Pero la espontaneidad de nuestro pensar exige que esa multiplicidad sea primeramente recorrida, asumida y unida de una forma determinada, a fin de hacer de ella un conocimiento.

Este acto lo llamo síntesis. Entiéndase por síntesis, en su sentido más amplio, el acto de reunir diferentes representaciones y de entender su variedad en un único conocimiento. Semejantes síntesis es pura si la variedad no está dada empíricamente, sino a priori (como la variedad del espacio y del tiempo); la síntesis es un mero efecto de la imaginación, una función anímica, pero indispensable, sin la cual no tendríamos conocimiento alguno de los fenómenos.

Reducir tal síntesis a conceptos es una función que corresponde al entendimiento, La síntesis pura, en su representación general, nos proporciona el concepto puro del entendimiento.

Se entiende que tal síntesis se basa en un principio de la unidad sintética a priori. Así, por ejemplo, nuestro contar es una síntesis según los conceptos, ya que se desarrolla de acuerdo con un principio común de unidad (la decena, por ejemplo).

Lo primero que se nos tiene que dar para conocer todos los objetos a priori es lo diverso de la intuición pura; lo segundo es la síntesis de tal diversidad mediante la imaginación, pero ello no nos proporciona todavía conocimientos. Los conceptos que dan unidad a esta síntesis pura son el tercer requisito para conocer un objeto que se presenta, y se basan en el entendimiento. La misma función que da unidad a las distintas representaciones en un juicio proporciona también a la mera síntesis de diferentes representaciones en una intuición una unidad que, en términos generales, se llama concepto puro del entendimiento. De esta forma surgen tantos conceptos puros referidos a priori a objetos de la intuición en general como funciones lógicas surgidas dentro de todos los juicios posibles. Tales conceptos son llamados categorías.

Kant afirma que las categorías, incluyen cuatro clases de conceptos del entendimiento, que pueden dividirse en dos apartados. El primero se refiere a objetos de la intuición (tanto pura como empírica).

La segunda se refiere a la existencia de esos objetos (sea en su relación mutua, sea en su relación con el entendimiento). La primera clase son las categorías matemáticas; y la segunda, las categorías dinámicas.

Nótese también que la tercera categoría de clase surge de la combinación entre la segunda y la primera. Asi, por ejemplo, la totalidad no es más que la pluralidad considerada como unidad; la limitación es la realidad combinada con la negación; la comunidad es la causalidad de substancias que se determinan causalmente; la necesidad es la existencia que está dada por la posibilidad misma.

En este contexto, la totalidad es un concepto puro que el entendimiento puro produce a partir de lo diverso de la sensibilidad y en estrecha relación con la forma lógica de los juicios universales.

Exposición metafísica del espacio y el tiempo.

Ahora bien, una vez que hemos analizado la concepción de las categorías; pasaremos a hablar de lo referente al espacio y el tiempo en el campo de la metafísica.

Con respecto al Espacio, Kant establece que por medio del sentido externo de la sensibilidad, Podemos representar objetos como exteriores a nosotros; y que estando todos en el espacio, (dentro del cual son determinables sus características) todo cuanto pertenece a las determinaciones internas es representado en relaciones con el tiempo.

¿Qué son, pues, el espacio y el tiempo?

Para informarnos sobre la cuestión, vamos a exponer primero el concepto de espacio. Por exposición entiendo la representación clara de lo que pertenece a un concepto. La exposición es metafísica cuando contiene lo que nos muestra el concepto en cuanto dado a priori. El espacio no es un concepto empírico extraído de experiencias externas; para poner ciertas sensaciones en relación con algo exterior a mí (es decir, como algo que se halle en un lugar del espacio distinto del ocupado por mí), e igualmente para poder representármelas como situadas en lugares diferentes, debo presuponer de antemano la representación del espacio.

El espacio es una necesaria representación a priori base de todas las intuiciones externas. Jamás podemos representar la falta de espacio, aunque si podemos muy bien pensar que no haya objetos en él esta es una condición de posibilidad de los fenómenos.

El espacio no es un concepto universal sino una intuición pura. Sólo podemos representar un espacio único el espacio es esencialmente uno. Su multiplicidad y, por tanto, también el concepto universal de espacio; surge tan solo al limitarlo todos los conceptos del espacio, por ello, tienen como base una intuición a priori, no una empírica.

En esta necesidad a priori se funda la certeza de todos los principios geométricos y la posibilidad de sus concepciones a priori. En efecto, si esta representación de espacio fuere un concepto adquirido a posteriori, tomado de la experiencia externa general, los primeros principios de la determinación matemática no serían más que percepciones. Tendrían pues un carácter contingente; puesto que lo que se extrae de la experiencia, posee sólo una universalidad relativa, es decir, la obtenida mediante inducción. Por ello la representación del espacio es, pues, una intuición a priori, y no un concepto.

Continuando con al tópico inicial pasaremos ahora a analizar el tiempo. El tiempo no es un concepto empírico, pues tanto la coexistencia como la sucesión no serían siquiera percibidas sin la representación del tiempo de forma a priori. Sólo presuponiéndolo puede uno representar que algo existe al mismo tiempo (simultáneamente) o en tiempos diferentes (sucesivamente).

El tiempo es una representación necesaria que sirve de base a todas nuestras intuiciones; ya que no se puede eliminar el tiempo de los fenómenos. No obstante si se pueden eliminar, los fenómenos del tiempo.

Este viene dado, pues, a priori; y en él es posible la realidad de los fenómenos. En esa necesidad a priori se basa la posibilidad de formular principios sobre las relaciones temporales o axiomas del tiempo.

Tales principios no pueden extraerse de la experiencia, ya que ésta no suministra universalidad ni certeza. El tiempo no es un concepto universal, sino que al igual que el espacio es una forma pura de la intuición. Tiempos diferentes son sólo partes de un mismo tiempo. La representación que sólo puede darse a través de un objeto único, es una intuición. La infinitud del tiempo solo quiere decir que cada magnitud temporal determinada sólo es posible introduciendo limitaciones en un tiempo único, pero cuando las mismas partes sólo pueden representarse por medio de limitaciones, entonces la representación entera no puede estar dada mediante conceptos (ya que éstos contienen sólo representaciones parciales) sino que deben basarse en una intuición inmediata.


Con esto concluimos nuestro rapido resumen de "Kant for Dummies", Donde se trata de explicar de la forma más sencilla las principales teorías de Kant. Quizá a muchas personas estas concepciones les parezcan muy acertadas e interesantes; pero creanme... Hegel las plantea de una forma mejor.

La foto del Mono solo tiene la finalidad de relajarlos un poco de semejante lectura. Y nada tiene que ver con las teorías de Kant (eso creó)...

¡Saludos!

Sendoshi Kurumada

3 comentarios:

La Dama Ambulante dijo...

me gusta me gusta sobre todo la explicacion de tiempo y espacio segun Kant ^^

JAY dijo...

El tiempo y el espacio son como dios, simbolos que se inventado el ser humano para explicar fenomenos en los que basa su existencia.

Abraham-Franky Aniki!! dijo...

Es una interesante teoria mi Bune Pablo; aun asi la relacion del humano con tiempo, espacio y hasta Dios son necesarios, aunque a uno le guste o no...Creo que es la unica manera de intentar dar a comprender el hecho de la existencia; pero tambien han cosas en el universo o la vida que al parecer no tienen respuesta; una ves me dijo un profesor de Filosofia, que el entendimiento humano esta limitado hasta el punto que negemos los preconsectos y imposiciones; y de una ves darle la respuesta a todos esos enigmas...Tiempo espacio o hasta Dios...