lunes, 9 de agosto de 2010

Que paso, que paso vamos ahí...



Fanáticos de Monchito alrededor del mundo, es hora de rendirle tributo a uno de los iconos más grandes de la comedia latino americana.

Al personaje que alegra la vida de muchas personas desde hace mas de 3 generaciones. Es hora de homenajear y hacer notar que Don Ramón no es solo un personaje de la televisión; sino que es un elemento fundamental de nuestra cultura moderna.

Gracias a la iniciativa desarrollada por parte de un grupo de fanáticos de Facebook; hoy Lunes 9 de Agosto celebramos el "Día mundial de Tributo a Don Ramón". Aquel insigne y entrañable personaje, que fuese encarnado por el legendario actor Ramón Valdés.

Y ahora ustedes se preguntarán: ¿Como se puede participar en esta celebración? pues la verdad es muy simple: Basta con hacer cualquier cosa que nos haga recordar al viejo Monchito.

Desde colocar videos en nuestras paginas, hasta ver los mejores Capitulos del Chavo. Incluso vestir una camiseta negra, jeans azules, zapatillas deportivas y si puede el sombrerito.

En Templo Kaori queremos unirnos a esta causa y celebrar hoy también a este inolvidable personaje. Pues más allá de ser un simple icono de la televisión mexicana; Don Ramón es un símbolo que marco a generaciones de familias y niños.

Un hombre de triste y delgada figura; que nos enseño que aún en las condiciones más humildes, se puede tender la mano y compartir lo poquito que se tiene con el prójimo. Y que la calidez humana se puede llevar con orgullo aún cuando el mundo este colmado de injusticias. A él le dedicamos esta entrada...



El hombre debajo del Sombrerito:

Ramón Valdés Castillo, nació en Mexico el 2 de septiembre de 1923. Y como todos saben, fue actor que durante tantos años le dio vida Don Ramón; Además de otros tantos personajes en El Chapulín Colorado y Chespirito. Ambos programas creados por el comediante Roberto Gomez Bolaños.

No obstante el origen de su carrera se remonta a la Época de Oro del Cine Mexicano. Al lado de su hermano Germán Valdés "Tin Tan".

Hijo de Rafael Valdés Gómez y Guadalupe Castillo; en su familia era conocido como "Moncho", pues todos los hijos del matrimonio tenían su propio sobrenombre.

A la edad de dos años, se mudó junto con su familia a Ciudad Juárez (Chihuahua) donde sus hermanos, Germán Valdés "Tin Tan", Manuel "El Loco" Valdés, y Antonio Valdés "El Ratón Valdés", empezarían en el arte de la actuación.


Actuaciones en diferentes películas:

Valdés actuó en más de 50 películas, al lado de sus hermanos la mayoría de veces; codeandose con grandes de la época como Pedro Infante y Mario Moreno "Cantinflas". Las décadas de 1940 y 1950 representaba la Época de Oro del Cine Mexicano, una época de esplendor en el cine de ese país, pero que lamentablemente no benefició mucho a Valdés. Pues la fama de sus hermanos había opacado un poco su figura. Por lo que además de la actuación se ganaba la vida también llevado a cabo varios oficios (paradójicamente al igual que su personaje).

Incluso se dice que era mantenido con el dinero de su hermano Tin Tan; y afrontaba problemas económicos. La fama era de éste, mientras que su hermano menor Manuel "El Loco" Valdés actuaba independientemente en películas como estelar.


Chespirito y los años de fama:


Pese al duro inicio de su carrera; en 1968 Don Ramón se convierte en uno de los primeros actores en integrar el elenco de Roberto Gómez Bolaños "Chespirito". Guionista y actor que había trabajado con los comediantes Viruta y Capulina. Así, junto con Rubén Aguirre y María Antonieta de las Nieves, ambos dan inicio a la serie Los Supergenios de la Mesa Cuadrada.

En 1970 la popularidad de dicho programa se desborda. Hasta que finalmente se transforma en Chespirito. Gracias a este primer impulso la presencia de Ramón Valdés gana notoriedad.


En 1971 forma parte del programa El Chavo del 8. Y en 1973 se une al elenco del El Chapulín Colorado, ambas comedias dirigidas por Bolaños.


Mientras que en el primero se hace muy reconocido por su papel de Don Ramón; en el segundo se gana al publico con interpretaciones de personajes diversos. Como es el caso de "Super Sam", el "Rasca Buches", "Pirata Alma Negra", el "Tripa Seca" y el "Peterete". Así, con estos dos programas, Valdés experimentaba lo que nunca antes había sentido: el reconocimiento y protagonismo que no había tenido junto a su hermano Germán "Tin Tan", a quién acompañó los últimos años de su vida hasta su muerte en 1973.

En El Chavo, Valdés encarnó el papel de don Ramón, un integrante de la vecindad caracterizado por su holgazanería, por su eterna confrontación con el señor Barriga (Edgar Vivar) y doña Florinda (Florinda Mesa) pero era un personaje de gran corazón y ternura.

El creador del programa y protagonista, Chespirito, era un admirador de Ramón Valdés, y pensó que era el mejor para el papel de don Ramón. A pesar de la fama y el reconocimiento, en 1979 renunció a los dos programas de Chespirito. Algunos rumorean que por desacuerdos de salario, otros dicen que fue porque las polémicas entre sus compañeros de trabajo se hacían fuertes. Le había seguido a Carlos Villagrán (Quico), quien había renunciado a fines de 1978.

En 1981 regresa con Gómez Bolaños, actuando en el programa Chespirito. Valdés volvería interpretar a Don Ramón en el Chavo, y a antiguos y nuevos personajes en diferentes sketches, excepto de "Peterete", pues ya el compañero del Chómpiras en "Los Caquitos" sería el "Botija", interpretado por Édgar Vivar. Permanecería desde inicios de la temporada de ese año hasta finales de 1981.

Alejado de Chespirito, acompaña a Villagrán en su proyecto propio en Venezuela. La comedia "Federrico" se haría allí, producida y transmitida por Radio Caracas Televisión RCTV y Valdés actuaría como "Don Moncho" en 1982. Sólo participaría en la primera temporada del programa, pues el mismo no contó con mucha audiencia y retorna nuevamente a México.

En 1987 regresó a la televisión con su ex compañero de programa Carlos Villagrán en ¡Ah que Kiko!. Su salud deteriorada no podía permitirle seguir actuando así que dejó el programa.


Enfermedad y muerte


Valdés tenía una adicción fuerte al cigarrillo y solía fumar incluso durante la filmación de los diferentes programas de Chespirito. Es posible que fuera su vicio el que terminara con él, puesto que sufrió de cáncer de estómago que le fuera detectado a inicios de la década de los ochentas. (El consumo de cigarros está asociado a diferentes tipos de afecciones, incluidos cánceres de diferente tipo y no sólo de pulmón o garganta).

Aún con el peso de la enfermedad, siguió haciendo giras con su circo, entreteniendo a los niños, quienes sentían apego por él. Perú sería el último país que visitaría fuera de México, pues allí sentiría el empeoramiento de su enfermedad, lo que lo obligaría a retornar. Su tarea con su circo y el programa de comedia "¡Ah que Kiko!" quedaría inconclusa debido a ese mal. Todo esto ocurrió en 1987.

Su agonía se sentía entre sus más allegados, entre ellos sus compañeros de las series de Chespirito, Carlos Villagrán, Édgar Vivar y Rubén Aguirre. Después de dos semanas de quedar sedado para evitar el dolor, fallece el 9 de agosto de 1988 a los 64 años de edad, consecuencia del cáncer de estómago. Como dato curioso mencionar que el día de su muerte la actriz Angelines Fernandez (la bruja del 71) lloró junto a su ataúd por más de 2 horas mientras repetía una y otra vez "Monchito mi Ro-Ro".

Igual que sus hermanos Germán "Tin Tan" y Manuel "El Loco", Ramón tuvo muchas mujeres, casándose tres veces. En un lapso de casi 40 años tuvo 10 hijos. Naciendo el último cuando él ya había fallecido.



Biografía del Personaje:





Don Ramón vive en la vecindad junto a su única hija, la escandalosa pero simpática Chilindrina.

A lo largo de su vida tuvo diferentes oficios (o dice haberlos tenido). Se sabe que fue boxeador, futbolista americano, torero, guitarrista, cantante, maestro de obras, etc., temas sobre los que ilustra a los niños de la vecindad. Recurrentemente ejerce diversas labores, normalmente relacionadas con oficios cotidianos: plomero, zapatero, carpintero, yesero, vendedor de globos, vendedor de churros, peluquero, ropavejero, lechero etc.

Carismático y de buen corazón, aunque con un carácter explosivo. Es de fácil irritabilidad frente a los niños, entre otras cosas, le molesta que el Chavo se burle de él por su delgadez. Al Chavo, Quico y la Chilindrina, los reprende físicamente cuando éstos hacen travesuras. Sin embargo, normalmente es acusado injustamente por Doña Florinda de intentar dañar a Quico, y reprendido violentamente con una cachetada.

Tampoco tiene una buena relación con el Señor Barriga, a quien le adeuda siempre 14 meses de renta y por lo tanto, lo evita siempre que sea posible. Sin embargo, Don Ramón paga parte de la deuda a través de trabajos temporales de mantenimiento a la vecindad.

En contraste, Doña Cleotilde está enamorada de Don Ramón y lo acosa constantemente. Él no le corresponde pero le acepta regalos y comida que ella le da.

Una de sus características es que a pesar de su honradez, demuestra un desinterés absoluto por el trabajo, que se pone de manifiesto a través de frases como "No hay trabajo malo... lo malo es tener que trabajar" o "¿Cómo se te ocurre despertarme a las 10 de la madrugada?".

No se sabe de qué vive, aunque se menciona que la "crisis" lo dejó sin empleo, nadie conoce cómo saca dinero para darle un peso a la Chilindrina para ir a la tienda, o de dónde saca para ahorrar en su cochinito, o de dónde saca para darle para el que va por los abonos de la televisión, o simplemente para comprar su poca comida, tampoco se supone cómo podía comprar por ejemplo los globos que a veces vendía, o cómo compraba los adornos de fiestas patrias que en ocasiones traía, etc.

A lo último, según la Chilindrina, se va de la vecindad con el objetivo de encontrar trabajo y hacer fortuna en el extranjero.


Comentario Final:



Creo que hablo por muchas personas, al decir que hoy día Don Ramón es un personaje sencillamente innolvidable. Pues más alla de ser solo un icono de la comedia mexicana, el personaje que nos trasmitio Valdés era un hombre con una enorme calidez humana, que en más de una ocasión nos saco las lagrimas con sus momentos de ternura.


Jamás voy a olvidar esas escenas donde despues de cerrar a coscorrones al Chavo, se apiadaba de él y lo invitaba a comer ó le regalaba un peso. Y es que sí lo vemos desde ese sentido, el personaje de Don Ramón es un brillante Arquetipo Paternalista, disfrazado de parodia. Un modelo idealizado de lo que debía ser un ciudadano latinoamericano.


Yo en lo personal lo tengo entre mis personajes favoritos, y he de confensar que de niño siempre soñe con llegar a conocerlo. Si bien es cierto que era algo vago y mal educado; lo justo es que don Ramón siempre daba buenos consejos; y a pesar de todo lo malo que le pasaba, jamás guardaba remordimientos.


De hecho esa formula entre lo burdo y lo emotivo: era lo que hacía brillante a los programas de Chespirito. Y es por ello que por más que lo repitan uno no se cansa de ver al Chavo.




Bueno gente espero que la pasen bien en este día dedicado a "Rondamon". Cierra la entrada con un par de videos:





Sendoshi "No te doy otra no más porque ya se me termino la entrada"... Kurumada

2 comentarios:

Franky Cyborg dijo...

Sin duda uno de los mejores Humoristas, y ademas buen actor que no solo se dedicaba a la comedia sino ademas a una seria de peliculas alguna muy tristes u otras con sentido Social, Gran hombre...

No olvido una ves a Chespirito decir:

"Yo siempre lo admire, el no necesitaba actuar, todo salia de el y siempre para bien, nunca lo logre superar"

Grande Don Ramon!!!

JAY dijo...

Para mi uno de los mas grandes personajes latinomericanos, a la altura de Cantinflas y Tin Tan.

Su muerte marco el final de una epoca dorada para el cine y la television mexicana.

Que descanse en paz Don Ramon... ya nadie lo va a despertar a las 10 de la madrugada XD!!!