viernes, 3 de diciembre de 2010

Lesbianas




Hola amig@ lector@, ahora que he captado su atención, podemos empezar…


Le he dado cabeza a este tema varias veces y es que creo que para iniciar este articulo debo ser completamente honesto con ustedes. Las lesbianas me han fascinado desde la primera vez que vi un beso entre dos mujeres en una vieja película de los 70, cuando miraba televisión tarde a escondidas de mis padres, siendo apenas un puberto curioso.

Parece que no soy el único que tiene esta fascinación con el amor entre mujeres, varios hombres heterosexuales la comparten. Las lesbianas en mi caso son toda una paradoja, que generan sentimientos mezclados de admiración, respeto, temor y curiosidad. Son la fruta prohibida que uno puede contemplar por horas, sabiendo que nunca podrá probarla.

Pero la verdad es que el tema de la homosexualidad femenina va mucho más allá de ser un simple fetiche sexual para los hombres heterosexuales. Es un tema fascinante y complejo. Desgraciadamente su servidor es hombre, y como muchos otros hombres, desde su punto de vista trata de comprender porque una mujer busca a otra mujer para satisfacer su deseo sexual.

Esta es una limitante y de antemano le pido disculpas a alguna lectora si alguno de los puntos que voy a exponer esta equivocado, o si siente que busco explicar algo tan complejo como el deseo o los sentimientos que vive una mujer al involucrarse en una relación de pareja o una relación sexual. Reconozco que nunca jamás podré hacer eso, por más que lea, investigue o incluso conviva con mujeres.



¿Que es el lesbianismo?

Lesbianismo es el nombre que común mente se le da a la homosexualidad femenina, y ha evolucionado hasta diferenciarse por completo de la palabra homosexual, que generalmente se utiliza para las relaciones sexuales y afectivas entre varones.

La palabra lesbiana fue tomada del nombre de la isla griega “Lesbos”, que se hizo conocida por la poetisa Safo, quien en sus poemas hablaba de la intimidad que gozaban las mujeres de dicho lugar y en donde declara abiertamente su amor por las mujeres. De hecho Safico es otro término relacionado con el amor y la sexualidad entre mujeres.

A pesar de que el termino lesbiana se inspiro en la cultura griega, en realidad su uso es mucho mas reciente y se remonta a la Europa del Siglo XIX, y su uso se extendió desde 1870, cuando se documenta por primera vez, hasta el siglo XX, cuando empezó a ser utilizado por médicos, psicólogos y sexólogos.

Lesbianismo en la historia.

A pesar de que el uso del termino “Lesbiana” es reciente, en realidad a lo largo de la historia y en las mas diversas culturas hay evidencia de conductas lesbicas. En algunos lugares y epocas estas fueron abiertamente aceptadas y hasta promovidas, mientras que en otras fue fuertemente reprimida.

En culturas como la griega y la romana, se sabe de casos de lesbianismo, pero no fueron tan documentados como las relaciones homosexuales masculinas. Posiblemente el sexo entre mujeres fue aceptado con fines recreativos en las clases altas, mientras no representara un peligro para el matrimonio y  la reproducción.

Otras culturas antiguas fueron todavía mas intolerantes, como la hebrea, que prohibía todo contacto o actividad sexual, tanto en hombres como en mujeres, que negara la posibilidad de procrear mas “hijos de Israel”, que alimentaran el ejercito y que trabajaran el campo.
Dichas actitudes fueron mas adelante copiadas por las religiones derivadas del judaísmo: el Islam y el cristianismo, aunque ciertas corrientes dentro de estas han sido evolucionado hacia una visión mas tolerante.

En otras partes del mundo, como Asia y Africa, las distintas tribus y pueblos nativos también son diversos en su forma de enfrentar y entender la homosexualidad y sobre todo el lesbianismo.

Lesbianismo en la Actualidad

Las lesbianas han tenido una gran influencia sobre la cultura popular recientemente, aunque sus aportes al arte y la literatura han sido importantes durante siglos.

Es curioso ver como muchas de las mujeres que se han dedicado al arte, la filosofía, el deporte, las causas sociales y la política han sido abiertamente lesbianas o han sido relacionadas con estas. Ejemplos tenemos a la poetisa Safo, la novelista Virginia Wolf, la tenista Martina Navratilova, la cantante Melissa Etheridge o la comediante Ellen DeGeneres. Obras de ficcion que incluyen lesbianas abundan y son cada vez mas frecuentes, a medida que crece su aceptación por el público masivo.

A pesar de esto, gran parte de la visión que tenemos del lesbianismo viene de hombres, y aunque esta ha evolucionado desde el prejuicio y la aversión, que calificaba el lesbianismo de pecado mortal, y hasta hace algunas décadas, como una enfermedad mental curable, al morbo y en algunos casos hacia una fascinación disfrazada de curiosidad científica. Hasta la fecha, la mayor parte de lo que el público sabe sobre el lesbianismo es producido por hombres, ya sean revistas, films o libros.
Sin embargo varias asociaciones de lesbianas y grupos LGBT, se han encargado poco a poco de aclarar entre sus miembros y el público al que alcanzan, que es cierto y que es falso en la imagen de lesbiana que tiene nuestra sociedad.

Se puede decir que las lesbianas han peleado durante todo este siglo por su derecho a elegir libremente el estilo de vida que desean. Han logrado avanzar mucho, aunque su historia no esta exenta de retrocesos y derrotas. Al igual que sus contrapartes masculinos, todavía son discriminadas y en varias partes del mundo, son objeto de abusos y violencia. Ser lesbiana no es fácil

Dentro de su misma comunidad hay diferentes opiniones, desde algunas radicales que desean eliminar al hombre y poner una sociedad solo de mujeres, hasta quienes se conforman con tener la capacidad de vivir su vida en paz, como cualquier otra persona, con la pareja a la que elijan. Algunas tienen problemas para ser aceptadas por otras mujeres, sus familias o no tienen muy clara su identidad.

Comentarios finales

Realmente el tema del lesbianismo es muy amplio y esto no es más que una pobre pincelada. Desde mi perspectiva creo que el lesbianismo es solo una parte de ese espectro infinito llamado sexualidad humana.

Según el famoso sexólogo Alfred Kinsey, en datos obtenidos por un estudio que realizó el Institute for Sex Research, un 28% de las mujeres entrevistadas afirmo haberse sentido atraída en algún momento por una mujer mientras que un 19% dijo haber tenido contacto sexual con una persona del mismo sexo.

Me pareció un dato interesante y nada escandaloso. Yo no creo que todos seamos homosexuales, pero si creo que todo ser humano pasa por una etapa de experimentación que lo ayuda a afirmar su identidad sexual y su identidad como individuo.

A medida que el conocimiento de nuestra sexualidad aumenta, también aumentan nuestras opciones de experimentar. En las mujeres, por lo menos en Costa Rica y varias sociedades occidentales, he notado un enorme deseo de aprovechar esta libertad, y no es raro ahora ver chicas que pasan por su etapa “gay”. Esto también es promovido por los medios, ya que estamos en medio de una especie de lesbianismo chic, en donde las chicas se empoderan y se convierten en el centro de atención al adoptar poses y conductas lesbicas.

Por supuesto, no todas las mujeres reaccionan igual, y habrá quienes no pasen de unos besos en una disco, luego de un par de shots de tequila, a aquellas que encontraran en el lesbianismo su lugar en el mundo, que busquen una pareja estable e incluso piensen en fundar un hogar con otra mujer.

Otro dato curioso de este estudio, mostró que las tendencias lesbicas aumentan en relación al nivel de escolaridad y a la capacidad intelectual de la entrevistada.

Sobre esto quiero comentar que hay algo de cierto en ese estereotipo que tenemos de la lesbiana como una mujer intelectual, libre pensadora y altamente creativa. A medida que una mujer se educa y aprende a ser conciente de su sexualidad, es probable que este mas dispuesta a experimentar y a no quedarse con lo que le dicte la sociedad.

Para nosotros como hombres, el hecho de que una mujer reconozca el enorme poder de su sexualidad, es una bendición y una amenaza. Yo tengo el gusto de tener amigas lesbianas y bisexuales, y en comparación con gran parte de las mujeres heterosexuales, debo decir que me siento cómodo con su compañía. Por lo general compartimos los mismos intereses y la misma forma de ver el mundo, y nuestras relaciones se manejan sin la hipocresía usual que demandan las relaciones de pareja hombre/mujer habituales.

Por otro lado, es algo frustrante para un hombre conocer una mujer atractiva, inteligente, creativa y abierta a experimentar con su sexualidad, que jamás te permitirá establecer una relación afectiva con ella que no vaya más allá de una simple amistad. Aunque se sabe de lesbianas que incurren en relaciones heterosexuales o de chicas abiertamente bisexuales, esto es algo que cada mujer decide libremente y no puede ser forzado o impuesto de ninguna forma.

Otro tema que se me escapa es el de la pornografía. Para muchos hombres y no pocas mujeres es su principal fuente de aprendizaje sobre la sexualidad lesbica. Desgraciadamente la mayoría de este material es hecho por hombres y es dirigido a un público heterosexual masculino, que solo busca excitarse fácilmente.

Lo que se ve en esas películas y otros contenidos no es enteramente cierto. Si bien muchas actrices porno se confiesan bisexuales, muchas también participan en estas películas simplemente por ganar un dinero extra, algo que en ingles se conoce como “Gay for the Money”. Los actos sexuales son coreografiados y los orgasmos muchas veces son fingidos también.

Hasta hace pocos años las lesbianas han empezado a participar activamente en la creación de contenido erótico hecho por lesbianas para lesbianas, pero este sigue siendo muy escaso. Posiblemente esto se deba a que dentro de la comunidad LGBT todavía hay posiciones encontradas sobre el rol de la mujer en la pornografía, y su impacto en la educación sexual.

Y es que contrario a lo que vemos en las películas, NO todas las lesbianas son ninfomanas caza mujeres. Varias de mis amigas me han contado que uno de los principales retos del lesbianismo es abandonar el papel pasivo que usualmente juega la mujer a la hora de buscar y empezar relaciones de pareja, y aprender a arriesgarse y tomar la iniciativa. No todas lo logran.

Otro reto esta en poder mantener una relación estable, especialmente si las involucradas son jóvenes. Como cualquier otra relación de pareja, las parejas de lesbianas afrontan problemas económicos, emocionales, sexuales y esto a veces se une a un ambiente general de rechazo en sus familias, trabajos u otros círculos sociales.

En fin… el lesbianismo, más que un género porno, una moda o una ideología política, es un estilo de vida, que un porcentaje importante de la población femenina tiene la de posibilidad de elegir y es parte integral de su ser. A nosotros, amig@ lector@, solo nos queda apoyar y respetar esa decisión y esperar que esa mujer sea feliz y que viva tranquila y plena.

Aqui les dejo unos interesantes videos sobre el tema... (lo siento, no son porno)...

Saludos Cordiales





Jay “I am in lesbians with you”

No hay comentarios.: