miércoles, 27 de junio de 2007

Una Fragancia para Dominar al Mundo, o la fascinante historia de un asesino en serie

He lived to find beauty. He killed to possess it.

Bien, como lo prometido es deuda, acá va la reseña acerca de la para nosotros excelente película El perfume: historia de un asesino, de 2006, basada en la fascinante novela homónima de Patrik Süskind.

Sinopsis

En el sitio más pestilente de la Francia en pricipios del siglo XVIII, nace Jean-Baptiste Grenouille para ser pronto dejado a su suerte por su madre. Pero desde ese mismo día, por primera vez, demuestra su facultad para desgraciar a todo aquel que entre en contacto con él, comenzando por la ejecución de su madre.

Extraño y taciturno, rechazado y en parte temido por todos, este niño crece para descubrir que posee el olfato más extraordinario que hombre alguno haya tenido sobre la faz de la tierra, y llevarlo hasta sus más sorprendentes límites. Tras de sobrevivir a precarias condiciones y descubrir cual es la más poderosa fragancia en el mundo, Grenouille se pone al servicio de Giuseppe Baldini, un famoso perfumista venido a menos. Ahí aprende lo más básico del arte de la perfumería, y comienza su obsesión con crear el perfume más perfecto del mundo. Para lograrlo, Grenouille está dispuesto a cualquier cosa; la primera de ella es el homicidio, necesario para extraer esta esencia perfecta que él desea captar con su genio, mientras carga con la dolorosa paradoja de no poseer él mismo un olor propio.

Aventura, fantasía, y una mordaz visión del mundo a través de las fragancias: “El perfume” es cine total, que de seguro abrirá los sentidos del observador.


Comentario

¿A quién de nosotros no le ha cambiado el estado de ánimo ante la repentina presencia de un olor, sea para bien o para mal? ¿A cuántos nos ha pasado que de pronto nos sentimos atraídos por alguien, sin motivo aparente, y luego descubrimos que era por causa de su perfume?

El olfato es, por mucho, el más abandonado y subestimado de nuestro cinco sentidos exteriores en la civilización occidental. Pero es a la vez, tengamos consciencia de ello o no, uno de los más determinantes en nuestra cotidianidad. Elección de parejas, quiénes nos caen bien o mal de primera entrada, gustos a la hora de comer, afinidad con ciertos sitios, estados de estrés o bienestar… Todos está ligados con la actividad “inconsciente” de nuestro olfato. En ese sentido, “El Perfume”, ya sea el libro o el filme, nos abren una puerta al abandonado mundo de lo olores, el cual es tan omnipresente como nuestros saturados vista y oído.
La historia del protagonista es atractiva: Jean Batiste Grenouille (se pronuncia grre-nuíl) tiene todos los elementos del héroe trágico, desde su incapacidad de ajustarse al mundo de la gente común o su inexplicable “monstruosidad”, hasta el ver su ascenso como genio incomparable que está marcado, desde el principio, por un aura de fatalidad. Es a su vez un antihéroe completo, amoral e indiferente ante el dolor ajeno: todo lo que importa es su objetivo, los demás son sólo aportes o estorbos para su misión. Y, como todo anti héroe amoral y cruel que se respete, es un genio.

Esto es sólo una parte de lo que hace de “El perfume” algo tan atractivo. Es una historia que combina la sólida trama del protagonista, y a los no menos formidables personajes secundarios, con una crítica social aguda a la vez que elegante y la invitación a salir y oler el mundo, siendo el conjunto una obra tan amena como profunda.

Quienes ya habíamos leído la novela (sí, inevitablemente superior como en nueve y medio de cada diez casos de adaptación al cine), nos preguntábamos cómo un libro tan definitivamente escrito para la nariz iba a ser adaptado a los lenguajes de la imagen y el sonido. Como se indica más abajo, Stanley Kubrick y Martin Scorsese consideraron que era una tarea imposible. Pero, una vez confrontados con la película y con el libro siempre presente, se llega a la conclusión de que es una adaptación tan asombrosa como afortunada, dentro de lo posible.

Tom Tykwer, ya famoso por Corre Lola, corre, nos regala una excelente película: fotografía exquisita, música acertada y rica en matices que complementan a la trama, actuaciones excelentes hasta en los personajes más triviales, síntesis narrativa que, sin embargo, nunca da la impresión de precipitarse. En fin, balance y rigor en un filme que se disfruta de principio a fin.

Hago sólo mención aparte de las actuaciones. Ben Whishaw logra un Grenuoille creíble, pese a que es mucho menos feo que su contraparte del libro. Dustin Hoffman nos regala a un Baldini perfecto, Alan Rickman a un Richis tan agudo y ambiguamente apasionado por su hija como en el libro… Y la jovencísima Rachel Hurd-Wood (cumplirá 17 años en agosto) nos demuestra, tanto con su belleza como con su papel eficaz, lo equivocados que estábamos quienes nos dijimos que no se podría encontrar a alguien los suficientemente hermosa como para representar a Laura.

En fin: este filme, espero, ha de quedar más que recomendado. Y el libro con él, si aún no lo han leído. Es redescubrirnos un poco a nosotros y al mundo en esa fundamental –tan desconocida- dimensión de los olores. ¡A respirar se ha dicho!

Ficha Técnica
Duración: 147 minutos.
Dirección: Tom Tykwer
Producida por: Bernd Eichinger
Guión de: Andrew Birkin, Bernd Eichinger Tom Tykwer, con base en la novela homónima de Patrick Süskind.
Narrada por John Hurt
Reparto:
Ben Whishaw – Jean-Baptiste Grenouille
Dustin Hoffman - Giuseppe BaldiniAlan Rickman - Antoine Richis, Laure's fatherRachel Hurd-Wood - Laure RichisKaroline Herfurth – La chica de las ciruelasJohn Hurt - Narrador
Otros detalles:
Música por Tom Tykwer,Johnny Klimek, Reinhold Heil, interpretada por la Filármonica de Berlín, conducida por Simon Rattle.
Cinematografía por Frank Griebe
Editada por Alexander Berner
Estrenada en Alemania el 14 de septiembre de 2006, 27 de diciembre en los Estados Unidos
Lenguaje original: Inglés.
Costo. $63,700,000 (estimado)

Algunas curiosidades
· Stanley Kubrick dijo una vez que la novela era infilmable.
· Ridley Scott estuvo vinculado al proyecto años antes de que la producción finalmente empezara. Tim Burton también fue considerado como director.
· Martin Scorsese consideró filmar el proyecto, pero llegó a la misma conclusion que Kubrik: era imposible de adaptar.
· Esta es la más cara película alemana de la historia.
· Ya que la composición de la música empezó al mismo timepo que la escritura del guión, las versions iniciales de la música estaban disponibles desde temprano en el proceso de producción. Eso permitió la posibilidad, casi sin precedentes, de tocar el soundtrack en el set mientras se filmaba la película.
· La Plaça Major del Museo al Aire Libre Poble Espanyol, en Barcelona, representa a la plaza del pueblo de Grasse, en la cual se da la orgía.
· El apellido del protagonista, “Grenouille”, significa rana en francés.

Bien, espero de corazón que esta reseña les invite a disfrutar de esta excelente película.

2 comentarios:

Sendoshi Kurumada dijo...

Mis más sinceras felicitaciones a R, por está excelente reseña, con respecto a este Filme, digno de Culto.

"El Perfume" ya sea la novela o la pelicula, es un embriagante aroma de belleza y elegancia... sobre como se debe relatar una historia y como plasmarla como una esencia.

¡Un Acierto total!

Kiba dijo...

El estigma que cargan los genios, no poder encajar en la sociedad que los vio nacer...