viernes, 6 de julio de 2007

Los Teutones y Cruzados

Bueno, después de tantas entradas polemicas y acaloradas en torno al tema de la mujer; en está ocasión quisiera compartir con ustedes, uno de mis tantos articulos de mitología y sociedades medieavales; y para está ocasión quisiera hablarles sobre unas de las ordenes de caballería más importantes de la Europa del Medievo. Habló de las ordén de los Teutones.

El articulo en sí es un poquito largo, así que les voy a pedir paciencia a la hora de lectura. Que lo disfruten.

Los Teutones y Cruzados

A lo largo de toda la Europa del medioevo, la historia, ha sido nuestra fiel testiga y narradora de la gran cantidad de conflictos que se suscitaron en las épocas de las Cruzadas, la cual mostró al mundo una amplia gama hombres y guerreros de distintas índoles que batallaron en el nombre de Dios. En está ocasión la bitácora nos dará una pequeña reseña de una de las órdenes más importantes de caballeros que existieron en esa época: los Teutones.

La Orden de los Caballeros Teutónicos cuyo nombre completo es Orden Teutónica del Hospital de Santa María de Jerusalén, fue una orden religiosa y militar fundada por cruzados alemanes entre los años 1190 y 1191. Los caballeros Teutónicos también como los Hospitalarios habían empezado como una orden caritativa (Actualmente lo es) y cuidaban a los peregrinos alemanes, primero en Jerusalén y luego construyendo un hospital, para los caballeros alemanes heridos, en las afueras de la ciudad de Acre (Palestina), durante el sitio por Ricardo Corazón de León en 1191.

La Orden contuvo a los caballeros, sargentos (hombres experimentados que no eran caballeros) y sacerdotes; los caballeros tenían que ser legítimo alemán, y descendiente de caballero. Luchando en Palestina, murieron caballeros Teutónicos junto a Templarios y Hospitalarios, hasta el sitio y posterior retirada de Acre en 1291. Pero ellos ya habían empezado a luchar la guerra santa en un nuevo frente, los estados bálticos de Europa nororiental. El Rey de Hungría y el Duque de Masovia estaban luchando contra los miembros de una tribu de Prusia y habían traído a los caballeros Teutónicos para su ayuda. El Gran Amo de los caballeros, von de Hermann Salza, estaba de acuerdo en luchar a cambio de la concesión sincera de un territorio a los caballeros donde pudieran radicarse permanentemente.

La Cruzada Norteña se lanzó en serio aproximadamente en 1230, aunque las campañas más pequeñas habían tenido lugar antes de esta fecha. El Caballero Teutón combinó sus fuerzas con las órdenes locales más pequeñas de los Hermanos de la Espada y el Orden de Dobrin que había estado luchando en Livonia (Ahora Letonia, Estonia, Lituania).

Las condiciones bajo las que ellos lucharon eran muy diferentes de la Tierra Santa, donde sus enemigos eran algo superior en civilización y por lo menos iguales en habilidad militar y tácticas. En la oscuridad, bosques húmedos y pantanos de la Europa norteña ellos estaban deshuesándose contra los paganos salvajes que lucharon con persistencia inquebrantable y ferocidad contra los caballeros acorazados. Los Prusianos y las tribus lituanas, eran al principio, resistentes a la Cristiandad; y la guerra se volvió de tal manera que ningún prisionero fue tomado por los caballeros.

Los caballeros eran menos numerosos, pero su tecnología era superior. El Prusiano se especializó en correrías y emboscadas pero no tenía la organización o el equipo necesario para sitiar los asentamientos fortificados del enemigo.

Después de los éxitos iniciales, se invitaron alemanes a pasar a Prusia y colonizarlo; el Prusiano que había sido convertido se volvió su siervo.

A lo largo del décimo tercer siglo, cuando los Caballeros Teutónicos. Pensaban que la región había sido conquistada, grupos restantes de resistencia Prusiano atacarían por la noche, quemarían los nuevos pagos Cristianos y matarían a sus habitantes. Los caballeros intentaron invadir al Cristianismo ortodoxo declarado en Rusia pero fueron derrotados decididamente por ejércitos rusos unidos bajo el Príncipe Alejandro Nevsky en una batalla en la superficie helada del Lago Peipus en 1242. El mismo año ocurrió un levantamiento mayor en Prusia que tomó treinta años para controlar.

En el decimocuarto siglo ellos habían establecido un mando firme de Prusia y habían estado concentrándose sus esfuerzos contra los lituanos, la ultima nación pagana en Europa. A estas alturas el prestigio de la Orden era alto y se volvió una universidad del proto-ejército, donde los nobles jóvenes y los caballeros de todos los estados de Europa podían ganar experiencia de guerra real. En 1386 Gran Duque Jagiello de Lituania se convirtió a la Cristiandad, Wladislaw II renombrado, puso a convertir a sus personas, pero a pesar de este los caballeros lo vieron con sospecha.

En el futuro, las disputas de la frontera sucesivas y hostilidades entre Polonia y Prusia llevaron a la guerra; Wladislaw organizo un enorme ejercito, incluso los polacos, bohemios, húngaros, Checos, cosacos, y tártaros así como lituanos (cualquiera que tuviera un rencor contra los caballeros o su estado de Prusia). Y en la Batalla de Tannenburg en 1410 los caballeros Teutónicos sufrieron una derrota terrible de la que nunca se pudieron recuperar totalmente, pierden su Gran Amo y cientos de sus caballeros más buenos y hombres armados. Desde aquel momento el poder de la Orden y el tamaño de sus dominios menguó. Casimir IV tomó la parte occidental de Prusia en 1466 y el Gran Amo se volvió su vasallo; se desunieron los territorios del Orden en Livonia y se volvieron un ducado secular en 1591.

La Orden continuó existiendo en el sur de Alemania hasta que fue disuelta por Napoleón en 1809. Renació en Austria en el año 1834 y mantuvo su identidad a lo largo de todo el siglo XIX pero su actividad estuvo restringida a obras de caridad. En 1918 fue encabezada por un sacerdote y en el año 1929 se restauró por completo su disciplina religiosa.
Con la excepción del periodo de la II Guerra Mundial, la Orden Teutónica se mantiene como una institución asistencial y caritativa desde 1929. Su cuartel general está en Viena, aunque posee casas en diversas zonas de Austria, Italia y Alemania. Los cristianos de Europa occidental realizaron expediciones militares, normalmente a petición del Papa, que comenzaron en 1095 y cuyo objetivo era recuperar Jerusalén y otros lugares de peregrinación en Palestina, en el territorio conocido por los Cristianos como Tierra Santa, que estaban bajo control de los musulmanes. Estas expediciones fueron llamadas Cruzadas.

Los historiadores no se ponen de acuerdo respecto a su finalización, y han propuesto fechas que van desde 1270 hasta incluso 1798, cuando Napoleón I conquistó Malta a los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, una orden militar establecida en esa isla durante las Cruzadas.


Nota de Sendoshi: El vocablo cruzada (de “cruz”, el emblema de los cruzados) se aplicó también, especialmente en el siglo XIII, a las guerras contra los pueblos paganos, contra los herejes cristianos y contra los enemigos políticos del Papado.

El origen de las Cruzadas está enraizado en el cataclismo político que resultó de la expansión de los Selyúcidas en el Oriente Próximo, a mediados del siglo XI. La conquista de Siria y Palestina llevada a cabo por los Selyúcidas islámicos alarmó a los cristianos de occidente. Otros invasores turcos también penetraron profundamente en el igualmente cristiano Imperio bizantino y sometieron a griegos, sirios y armenios cristianos a su soberanía. Las Cruzadas fueron, en parte, una reacción a todos estos sucesos. También fueron el resultado de la ambición de unos papas que buscaron ampliar su poder político y religioso. Los ejércitos cruzados fueron, en cierto sentido, el brazo armado de la política papal. Las explicaciones acerca de las Cruzadas son variadas, pero los avances en la investigación sobre el tema indican que los cruzados no pensaron encontrarse con los peligros de enfermedades, las largas marchas terrestres y la posibilidad de morir en combate en tierras lejanas.

Las familias que quedaron en Europa tuvieron que combatir en muchas ocasiones durante largos periodos de tiempo para mantener sus granjas y sus posesiones.

La idea de que los cruzados obtuvieron grandes riquezas es cada vez más difícil de justificar; la Cruzada fue un asunto extremadamente caro para un caballero que tuviera el propósito de actuar en Oriente si se costeaba por sí mismo la expedición, ya que probablemente le suponía un gasto equivalente a cuatro veces sus ingresos anuales. Sin embargo, a pesar de ser una empresa peligrosa, cara y que no daba beneficios, las Cruzadas tuvieron un amplio atractivo para la sociedad contemporánea. Su popularidad se cimentó en la comprensión de la sociedad que apoyó este fenómeno. Era una sociedad de creyentes, y muchos cruzados estaban convencidos de que su participación en la lucha contra los infieles les garantizaría su salvación espiritual. También era una sociedad militarista, en la que las esperanzas y las ambiciones estaban asociadas con hazañas militares.

Nota: Sí ustedes desean obtener más información respecto a los caballeros de las cruzadas, pueden consultar los siguientes libros:

“EL ARTE EN EL MEDITERRÁNEO EN LA ÉPOCA DE LAS CRUZADAS”
Autor: María Andaloro.

“LA HISTORIA DE LOS TEMPLARIOS ”.
Autor: Martín Walker.
Sendoshi Kurumada

1 comentario:

Marco dijo...

Muy inteersante, solo que no me quedo muy claro donde y como es que desaparecen los templarios, los hospitalarios si con Napoleon pero los otros ??