jueves, 23 de agosto de 2007

Viernes de Alianza Francesa, un poco atrasado, pero cumpliedo

Y como dijo un buen amigo hace un tiempo: ¡NO ESTOY MUERTO!

Tampoco es que haya estado de vago ni nada por el estilo, es solo que en estos días he estado un poquitito ocupado, y no había tenido chance de postear; aunque como bien se dice, mejor tarde que nunca. Jejeje.

El viernes pasado en nuestras ya acostumbradas noches de cine francés, tuvimos la oportunidad de ver "El amor por la tarde" (L' amour l' apres-midi) singular filme de 1972, a cargo del realizador Eric Rohmer.

Sinopsis:

La trama gira en torno a Frédéric, hombre aburguesado y lascivo de carácter orgulloso, ególatra y bastante repelente. Esta casado con Hélène, esposa estupenda, y de carácter llevadero. Frédéric vive una vida estable al lado de su mujer. Trabaja en una oficina en el centro de París y endulza su cómoda rutina matrimonial fantaseando con las mujeres que ve por la calle.

Un día, reaparece en su vida Chloe, mujer hermosa he independiente; ex-novia de un antiguo amigo. La entrada de Chloe, en su vida causara un notable desequilibrio en su rutina de armonía y comodidad, generando así una relación que lejos de provocarle la ilusión típica de una aventura adultera, traerá consigo una serie de problemas y dilemas.

"El amor por la tarde" es el sexto y último de los cuentos morales, de una saga de películas dirigidas por Eric Rohmer y producidas por el también director Barbet Schroeder.

Personalmente esta película me pareció muy atractiva, puesto que en muchos momentos de la misma me sentí identificado con muchos de mis recuerdos del pasado, aspecto que siempre me atrapa cuando disfruto de un filme. Y es que la ficción de la pantalla en ocasiones puede llegar a contrastar con lo humano de la cotidianidad, algo que el cine alternativo lleva a cabo de forma impecable.

En este filme encontramos una trama tensa, picara, pero bien elaborada. Llena de imagenes hipnóticas con un guión que indaga hondamente en los sentimientos. Ya era hora de ver algo así de nuevo en la Alianza. Se las recomiendo.

Una vez terminada la película, nuestro selecto grupo -que en está ocasión estubo formado por Kiba, Mesias, Pold, Marie, Lyss (amiga de Kiba) y Edwin (Valcristh)- dispusimos ir a comer una vez más a Goyi, a disfrutar de una bien merecida y deliciosa cena japonesa.

Finalizada la comida, topamos a Ramírez en el centro, y de ahí tomamos camino a la estación del Atlántico. Así como el viernes antepasado andábamos en quiebra, para esta ocasión no fue así, por lo que de muy buena gana nos tomamos nuestras anelahadas cervezas.

Luego, cuando ya ibamos de camino a la estación de buses, nos topamos con otro de esos momentos bizarros que cada vez son más comunes en nuestras aventuras nocturnas.

En medio de la calle, y haciendo gala de una cuestionable "Destreza" topamos con otro de esos locos drogadictos; que bajo efectos barbitúricos, andaba tirandosele a cuanto carro le pasaba cerca. Realmente fue una escena bastante "espesa", cosa que lamentablemente se esta volviendo pan de cada día en nuestra pobre capital josefina -_-.

Una vez en Heredia, Kiba y Pold hicierón una pequeña parada en mi casa para llevarse más del Manga de Air Gear. Y luego a la cama.

Bueno, eso fue parte de lo acontecido el viernes de la semana pasada. Entre mañana y el Sábado, estare escribiendo más entries un pelín atrasadas sobre varias cosas que quiero cmentarles. Hasta entonces n_n.

Sendoshi Kurumada

2 comentarios:

Kiba dijo...

yo no fui para su casa anormal >_< o si?

Polderong dijo...

Pos no, pero como simepre la memoria de Sendo no es de fiar >P