martes, 18 de septiembre de 2007

Un vistazo a NANA.


“Nee Nana, recuerdas la primera vez que nos conocimos”- Son las primeras líneas del volumen 2 de este memorable manga, obra maestra de Yazawa-sama, una de las mejores, sino tal vez la mejor mangaka de Japón, de acuerdo a mi pobre pero enriquecedora experiencia leyendo manga.

Si a Hachiko me dirigiera esa pregunta a mi, le diría que la primera vez que escuche el nombre de Nana fue hace 2 años en un foro sobre Do as Infinity, con motivo del estreno de la primera película, gracias a una italiana llamada Anna que es una enciclopedia sobre DAI y Nana, dos de mis pasiones. No se que fue lo que me llevo a buscar info sobre la película, y eventualmente a bajar el manga, ver la película, el anime y convertirme en otro fan de esta maravillosa historia, pero fuera lo que fuera, la verdad simplemente puedo agradecerle a la vida y a mí mismo, por la oportunidad de vivir esta maravillosa experiencia…

Y gracias también a Nana y Hachi… conocerlas ha sido en parte conocerme a mí mismo un poco mas…

Dos Chicas, dos vidas, un destino

Komatsu Nana es a simple vista la típica chica pueblerina miembro de una gran familia. Es dulce, llena de energía, inmadura, algo superficial y bastante atolondrada, que se enamora fácilmente de cualquier hombre atractivo sin medir las consecuencias de sus actos. En la secundaria ya tenia una pequeña lista de cortos romances, uno de ellos con un hombre casado llamado Asano San.

Pero al graduarse, y un poco cansada de tantas desilusiones, Nana decide ser mas seria con sus relaciones y eventualmente esto la lleva a los brazos de Shouji, un compañero en la escuela de arte. Sin embargo el tiempo pasa y Shouji decide mudarse a Tokio para continuar sus estudios, lo mismo que Junko y Kyosuke, sus mejores amigos. Nana se ve de pronto ante la posibilidad de quedarse sola en su pueblo, sin ninguna perspectiva para el futuro y decide seguir a Shouji a Tokio y convertirse en una mujer exitosa e independiente en la gran ciudad.

Entre tanto en un pueblo al norte de Japón encontramos a una chica rebelde de un aspecto un tanto intimidante llamado Oosaki Nana, vocalista de una popular banda local llamada Black Stones o Blast para abreviar, que comparte sus días con Nobu, Yasu y Ren, los restantes miembros del grupo, mientras vive un intenso romance con este último.

Pero por cuestiones del destino Ren decide ir a Tokio para unirse a un proyecto musical llamado Trapnest. El resto de la banda queda destrozado con su partida. Sin embargo, Nana decide no quedarse atrás llorando por el y decide al tiempo ir a la ciudad a buscar la fama y la fortuna, en gran parte para demostrarle a Ren que ella no lo necesita.

Fue entonces que el tren atascado por una fuerte nevada se encuentran ambas Nanas, con personalidades totalmente opuestas, pero con una meta común: llegar a Tokio a definir el resto de sus vidas. No se conocen bien todavía, es simplemente una conversación acompañada de un par de cervezas, y sin embargo ya en su corazón saben que ese encuentro va a cambiar el resto el de su existencia.

La Habitación 707

Han pasado algunos días y Komatsu Nana empieza a sentir los primeros tumbos de su vida fuera del hogar de sus padres. Shouji se encuentra un tanto aturdido con su llegada y a pesar de que esta feliz de verla, le hace saber claramente que él no puede mantenerla; si ella quiere permanecer en Tokio debe encontrar un empleo y un lugar para vivir.

Un tanto decepcionada, pero muy decidida, Nana empieza a buscar departamento y un día de tantos, visitando un viejo edificio tipo occidental el destino la pone delante de aquella misteriosa chica punk que tiene su mismo nombre. Oosaki Nana también esta interesada en el departamento 707 (una analogía interesante, dado que NANA significa 7 en japonés) y lo que parece ser una disputa llega a un feliz arreglo cuando ambas deciden compartir el departamento.

Así empiezan su vida juntas en la gran ciudad. Komatsu Nana recibe un nuevo nombre… Hachiko, o Hachi para abreviar, debido a su actitud alegre y atolondrada, muy similar a la de un cachorro (Hachiko es el nombre de un perro esculpido en Shibuya, muy popular entre los transeúntes). Para Oosaki Nana, Hachi es casi una mascota que alegra su vida… pero conforme pasa el tiempo la relación entre ellas dos se torna más y más cercana.

Nana continúa con sus sueños de ser una cantante profesional y superar el nivel de Trapnest, la banda más popular de Japón, de la cual Ren es miembro. Hachi se convierte en su principal admiradora y la apoya de todas las maneras posibles, a pesar de que también es una gran fan de Trapnest. De un momento a otro Nobu y Yasu llegan a Tokio y se reúnen con Nana con la idea de revivir a Blast y convertirse en profesionales también. Pero necesitan un bajista y gracias a Hachi encuentran a Shin, un atractivo quinceañero muy habilidoso con el bajo.

Y así tenemos la base de la historia completa: ambas Nanas están en Tokio, viviendo en el 707, compartiendo sus vidas, sus esperanzas y sus sueños, embarcadas en un destino que les deparará muchas sorpresas, algunas muy gratas y otras hondamente dolorosas.

Personajes:

Nana Kotmasu (Hachi): Una de las protagonistas de la historia. Tiene 20 años y es una chica muy bella, pero bastante inmadura, con una notoria debilidad por los hombres atractivos (y de esos abundan en los historias de Ai Yazawa). Sin ánimo de spoilearles la historia, debo decirles que la historia de Hachi es muy interesante, llena de momentos inolvidables y es quizás uno de los personajes más entrañables de NANA. Es fácil ver porque los otros personajes, especialmente Nana Oosaki la quieren tanto, es imposible no enamorarse de ella.

Nana Oosaki: La otra protagonista, con una personalidad totalmente opuesta a la de Hachi. Es sumamente agresiva, testaruda, con un carácter muy fuerte, a pesar de que en el fondo es una chica solitaria muy necesitada de amor. Su sueño es ser la mejor cantante de Japón, a su estilo claro esta, dado que nunca le ha gustado que los demás le digan qué hacer. Es un personaje genial, lleno de misterios que se van revelando poco a poco en el anime. Si te gustan las chicas con actitud posiblemente hallarás a esta Nana sumamente atractiva.

Nobu: Es el personaje masculino con el que más me identifico. Tiene 20 años y es el guitarrista de Blast. Es un chico con un gran corazón, algo tímido con las mujeres y enamorado totalmente de la música. Eventualmente logra ganarse la atención de Hachi (well done my friend!!!), pero luego… bueno, no voy a spoilear la historia. Solo puedo decirles que Nobu es genial (tan genial como Némesis y con mucho mas sex appeal). Es uno de los personajes más populares de Nana.

Yasu: para describir a Yasu en tico necesito solamente una línea: ¡¡¡Yasu es toda!!! Tiene 23 años y es el líder de Blast, toca la batería y juega el papel del serio y confiable hermano mayor de los otros miembros del grupo. Nana Oosaki tiene fuertes sentimientos hacia él, y no pocas veces ha intentado seducirlo, pero para Yasu ella es más como su hermana pequeña, y es capaz de darlo todo para protegerla. Su look es bastante particular: tiene la cabeza afeitada, siempre usa gafas oscuras y viste al estilo mod (un estilo de vida muy popular en el Londres de principios de los 60), muy elegante pero sin perder el carácter rebelde de un miembro de una banda punk.

Shin: Otro personaje que es toda… perdonen la expresión tan vulgar, pero es que Shin es lo que todo hombre quiso ser cuando era un adolescente. Es un bishounen (chico sumamente atractivo) de 15 años que derrite a cualquier mujer, al punto de que muchas de ellas le pagan por su favores sexuales (¡que envidia!). Mitad japonés, mitad sueco, es un prodigioso bajista que rápidamente se gana un lugar en Blast, a pesar del enorme hueco que dejó Ren al abandonar la banda. Sin embargo, a pesar de todas esas cualidades, Shin también es muy inmaduro y rebelde (bueno, si pueden ser considerados defectos, dado que muchas fans los hayan sumamente atractivos) es adicto al tabaco y aficionado al piercing.

Ren: sigue la lista de súper hombres, este es un manga shoujo (cuyo público primario son chicas) ¿Qué esperaban? Ren es parte de la primera generación de Blast y el amor de Nana Oosaki, aunque su relación se ha tornado un tanto ambigua con el paso del tiempo. Es huérfano y fue amigo de Yasu desde la secundaria cuando decidieron formar la banda. Eventualmente conoce a Nana y empieza a vivir con ella, es la única familia que ha conocido. Es un tipo sumamente calmado, con mucha actitud. Sin embargo parece ser adicto a las drogas y todavía está muy confundido, a pesar de haber alcanzado el estrellato con Trapnest. Su look esta basado en el legendario Sid Vicious de Sex Pistols.

Reira: Su nombre verdadero es Layla (como la famosa canción de Eric Clapton) y es mitad japonesa y mitad estadounidense. También es la vocalista de Trapnest, y es una de las mujeres más bellas del Japón, considerada como una verdadera princesa (cualquier semejanza con Ayu y otras idols es totalmente adrede). Posee una voz muy bella y es el miembro más popular de Trapnest. Tiene un fogoso romance con Shin a escondidas de todo el mundo, y a pesar de las apariencias, es una chica humilde, sencilla y de un gran corazón, muy necesitada de cariño.

Takumi: Aprovechando que este es el blog de Sendo, y que aparentemente la censura es laxa, voy a describir a Takumi con una mala palabra… es un absoluto bastardo, y sin embargo es genial. Como explicarlo, Takumi es el perfecto cabrón que uno no puede dejar de admirar, dado que siempre consigue lo que quiere y dice lo que piensa sin pelos en la lengua. Uno odia sus métodos pero no puede dejar de admitir que dan resultado. Mujeriego, frío, egoísta, calculador… Takumi es sin embargo esa persona que siempre tiene la solución para cualquier problema, y que enfrenta la vida con el mayor de los desenfados. Es el amor de Hachi, y bueno… el triangulo de Hachi, Nobu y Takumi es una de los arcos mas cautivantes de esta historia. Por cierto también es el líder de Trapnest, y algo así como el némesis de Nana Oosaki.

Otros personajes:

La historia de Nana incluye otros personajes memorables, pero por razones de espacio no voy a detallarlos mucho. Entre ellos tenemos a Shouji, el primer novio de Hachi en Tokio, a Kyosuke y Junko, sus mejores amigos y unos personajes increíbles, a la preciosa Sachiko (cuyo personaje es un spoiler), a Naoki, el baterista de Trapnest y un completo perdedor, a Sato Koichi, dueño de Jackson Burger y el único personaje de Nana basado en alguien real (si Sato Koichi es una persona de carne y hueso), A Myu y a Yuri, las guapísimas compañeras de habitación de los miembros de Blast… entre muchos otros, a los cuales solo pueden conocer a través de las paginas del manga.




Las películas:
Nana ha sido llevada a la pantalla grande en dos ocasiones, alcanzando un éxito enorme en la taquilla japonesa y asiática en general. De hecho las películas catapultaron al estrellato a Mika Nakashima, Aoi Miyazaki, Yuna Ito y el resto del elenco protagonista.

Mas adelante prometo dar un review más detallado de las películas, dado que todavía no he visto la segunda de ellas. Sin embargo debo decir a modo de opinión, que comparadas con el anime y el manga, son el derivado más flojo de esta exitosa franquicia. Sin embargo siempre las recomiendo, para que se saquen sus propias conclusiones… eso si, mejor vean las películas antes de leer el manga o ver el anime.

El anime: 

Si el manga es una obra maestra, debo decir que su adaptación al anime puede ser considerada en la misma categoría. Con un guión mucho más apegado al manga que las películas, con la participación de un elenco increíble de seiyuus y de las cantantes Olivia (interpretando las canciones de Trapnest) y Anna (haciendo lo mismo con las canciones de Black Stones)… Sé que sueno como un fan boy (bueno soy un fan boy de Nana), pero debo decir que este anime es posiblemente uno de los mejores que he visto en mi vida.

La primera temporada tiene 47 episodios y resume en forma brillante la trama del manga, sin perder el sentimiento de este (algo que muy pocas adaptaciones al anime logran). Lo recomiendo a todos los amantes de las buenas historias dramáticas.



Comentarios Finales:

Qué más podemos decir sobre Nana… hay tanto que comentar. A mí mismo me parece interesante que siendo un hombre haya encontrado tan apasionante esta historia supuestamente hecha para mujeres. No sé, creo que se debe a que esta historia va más allá de las diferencias de los géneros y toca temas universales. Además no soy el único fan masculino… si bien hay un montón de bishounen, debo decir que las protagonistas de la historia esta bien guapas. Como dice el señor R, en el caso de estas historias… uno quiere ser como el bishounen, no estar con él. (eso va para todos los homofóbicos que le huyen a shoujo).

Nana me ha dado la oportunidad de entender más a las mujeres… se que puede sonar absurdo y hasta idiota decir que he aprendido más sobre ellas con esta historia, que con cualquier conversación que haya tenido con ellas (y eso que he vivido rodeado por mujeres toda mi vida), pero así lo siento. Y es que la mujer rara vez comparte lo que realmente piensa y siente… son expertas en ponerse máscaras, a pesar de esa aparente gran sensibilidad que dicen tener… creo que los hombres somos libros abiertos comparados con ellas.

Y es que Yazawa-sama es experta en desarrollar personajes, al punto de que más que personajes, hablamos casi de personas. Uno lee el manga y siente que ha conocido a Hachi o Nobu tanto o más como a cualquier amigo. Se que es medio freak pensar así, pero vamos, eso es lo que hace que el manga y el anime sea algo que guardemos con tanto cariño.

Justamente creo que esa es la mayor virtud de Nana… cómo la historia y los personajes se van creando así mismos poco a poco, al punto que creo que ni la misma Yazawa-sama sabe a donde van a llegar. Esta es la máxima virtud de una buena historia, cuando son los personajes, y no el autor, los que guían la obra. El autor es un mero instrumento, algo así como un intermediario entre ese mundo platónico de fantasía y esta realidad. Más que un creador, es un médium, un puente entre dos mundos.

Nana es posiblemente el drama más realista que he visto. Es cierto que tiene glamour, gente atractiva y otras características de otras historias shoujo, pero definitivamente no es cliché… es muy original y fresco, aún en lo que a veces puede parecer un cliché. Y es que: ¿cuántas historias conocés que analizan el amor y la amistad a través de los ojos de una chica moderna sin caer en la hipocresía, la mojigatería o la superficialidad? En Nana los personajes tienen sexo, fuman, toman, se equivocan, dicen malas palabras… no son ciudadanos modelo… pero también aman, sufren, lloran, ríen, gritan, pelean, se lastiman y se perdonan… son como vos y yo. Nana no busca dar moralejas o explotar la violencia o la vulgaridad, llega a ese punto medio en donde solo representa la vida tal y como es: con sus lados buenos y malos.

Igual en este anime no hay héroes o villanos, blancos o negros… sólo gente que vive su día a día en grises, tomando decisiones que traen sus consecuencias… buenas para algunos, malas para otros, pero que al final terminan afectando vidas. Esta es la clase de historia que los dizque guionistas de Televisa deberían ver si alguna vez quieren hacer un buen drama y superar el cliché rebuscado (pero altamente exitoso) de la típica novelita hecha para un publico ingenuo e ignorante.

Nana es una prueba mas de que las historias que involucran el amor y la amistad no tienen que ser clichés, entúpidas o superficiales. El captar esa complejidad de las relaciones y representarla en forma entretenida pero inteligente es la clave que distingue a un buen realizador de uno mediocre. No todo lo que involucre un romance tiene que ser tachado de ser hecho para mujeres jóvenes e ingenuas… creo que cualquier espectador con una mente abierta puede encontrar ese gozo, estúpidamente culpable para algunos, en una historia bien armada.

Y para concluir solo me queda recomendarles Nana una vez más… es un viaje que vale la pena lleno de momentos memorables. Que mejor forma de romper el cliché que arriesgarte a ver algo nuevo… Digo, por ser hombre no tengo que conformarme con Gundam, Transformers, Saint Seiya, Dragon Ball y Naruto, cuando hay un universo más rico en otras obras, tanto en manga como en anime, aunque no hayan sido dirigidas específicamente para nuestro grupo de población.



JAY.

2 comentarios:

Kiba dijo...

Excelente review mae! Definitivamente toda una obra maestra, el desarrollo de personajes es tan bien logrado que parecen personas reales. El éxito de Nana es que uno puede identificarse con los personajes y su historia llevandolo a reflexionar acerca de uno mismo. La trama desborda de sentimientos sin que llegue a caer en la exageración y en lo burdo; en realidad es tan fina la línea que la separa del mundo real que resulta extremadamente fascinante.

Jane dijo...

Hol! muy wen reviw, aunque un "poco" spoileador (para el que no haya visto la serie) xD.

Y bueh, justamente eso es lo más genial de Nana, el gran reflejo de la realidad que te muestra,tanto que quien en algún momento no se sintió identificado con algun personaje?
Yo soy chica y tampoco estoy acostumbrada a ver series de amorío y tal, pero tanto como el lado "musical" como el realismo de la serie me encantó (y eso que el diseño de personajes al ver fotos no me gustaba para nada, a los 3 minutos de ver la serie eso ya se te olvida xD). En fin, yo vi el anime, y ahora sigo a medias el manga, aun no lo termino, pero vale la pena, muy recomendada, ojalá que lanzen luego la 2da temporada =D.

Salu2!