lunes, 29 de octubre de 2007

Cosplay: más que un disfraz una forma de vida.


Cuando se levanta alguien como a las 6 de la mañana el día antes del evento, solo para asegurarse que el traje en el que ha invertido mucho presupuesto, tiempo y esfuerzo, eso es un cosplayer. A mi en lo personal me encanta el cosplay y sobre todo las lindas cosplayers en trajes diminutos, pero este articulo no es sobre esas lindas cosplayers a pesar de las muchas fotos de ellas, es sobre el significado de esa palabra y lo que significa “ser” un cosplayer.

La palabra “cosplay” viene de un juego de palabras del ingles: “Costume” (disfraz) y “play” o “player” (juego, jugar o jugador). En el más entendido castellano, significaría como el juego a disfrazarse. Claro que quien sea parte de esta practica les dirá que es de todo menos un juego hacer un cosplay digno.

Dentro del mundo otaku (Apreciador de la cultura oriental en occidente enfatizado en la vida de Japón) se ha vuelto una práctica común, al punto que hay concursos internacionales de Cosplay como en Brasil, Mexico, Francia, etc. De hecho en el concurso de Japón que hay cada cierto tiempo, como ya había informado en un reportaje anterior, han salido victoriosos los occidentales que han participado en el.

El fanatismo es tal, que una de la marcas para ser catalogado otaku en Japón basta con asistir a un “café cosplay” o como son llamados en su tierra natal “café meido” (por la palabra “maid” en ingles que significa sirvienta), donde hay jóvenes mujeres que te atienden vestidas de sirvientas francesas o como tus personajes de serie favorito. De hecho hay fuertes alusiones a estos cafés en animes como “Comic Party” y genshiken.

Ser cosplayer es algo más que solo ponerse un traje. Hablando como un mero espectador puesto que nunca he tenido la oportunidad de hacer un cosplay por que soy de lo que creen que si uno no va hacer algo excepcional, mejor no hacer nada, siempre he admirado quienes se nota que se esfuerzan para elegir el personaje del cual se van a vestir y no arman un mamarracho dos días antes solo para que les tomen fotos (Si son como yo las tomaran para burlarse de lo mediocres que pueden ser). De verdad es admirable observar a un chiquilla de 15 o 16 años que paso 2 meses armando y consiguiendo los materiales para vestirse de un personaje acorde a su complexión, por que hay que ser realista y verse al espejo con honestidad. En cambio están aquellas y aquellos que simplemente parece que se tragaron al personaje pero al dejar la ropa de lado hicieron el intento de ponérsela, no digo que no merezcan un premio por su esfuerzo solo que deben ser un poco más concientes de lo que desean hacer de su traje y que no a todos les queda el mismo disfraz y que el hecho de que el personaje sea popular no le da puntos extra.

En Costa Rica ha sido todo un avance con respecto a la practica del cosplay, cada vez veo más gente participar de esta actividad, buscando materiales, amigos o amigas que se ponen de acuerdo para hacer un “cosplay grupal” sobre su anime favorito. Familias que van a ver a sus hijos para aplaudirles o darles apoyo, como la mamá detrás de la muchacha haciéndole un remiendo de ultimo minuto a su hija y ni que decir los hijos de los cosplayers que los hacen hacer cosplay desde casi recién nacidos.

Debe haber algo muy místico detrás de representar a alguien más que no es uno, es esa idea de que el traje te va a dar los Súper poderes del personaje el cual representas, o tal vez es el hecho de que las máscaras le da a su portador el increíble poder del anonimato, el actuar bajo la influencia de lo que se lleva puesto, más que por la razón y el sentido común.

Ya para concluir esta breve reseña sobre el cosplay solo quiero agregar que esta practica no esta lejos de ser ancestral, la idea de ser o vestirse de un ser ancestral con poderes es más antigua de lo que somos capaces de imaginar. Desde los antiguos sacerdotes que se vestían con plumas y pieles de animales para representar sus espíritus hasta el “Día de las brujas” que hoy conocemos, ha sido popular el ser alguien más. Nunca se puede dejar de soñar con el hecho de viajar a otras galaxias con los amigos en busca de una flor que siempre estuvo en el patio de la casa, luchando contra una chicas que tienen el poder de la luna y un pobre hombre que lucha contra su alter ego maligno, pero quien no puede tener esos sueños bizarros.

Marco "Amante del Cosplay" Barrios Piedra

2 comentarios:

Animefanatik dijo...

Las fotos hablan por si solas "no hay nada mejor que una novia cosplayer !"

Omar dijo...

sep stoy deacuerdo con animefanatik y mas aun si la novia c parece al apersobaje HUAUHAHUAHUAHUAHUAHU