jueves, 8 de noviembre de 2007

Acciones estupidas



Ayer en la tarde, esperaba verme con un amigo para un asunto como a las 6 y media, de pronto salio un grupo de jóvenes, no se de que agrupación, expresando si libre y sagrado derecho de manifestarse en contra del Tratado de Libre Comercio (TLC). Esto no esta mal, de hecho yo en lo personal sigo en contra, el problema fueron las actitudes destructivas, tirando basura dentro de “Mcdonalds” de avenida central, golpeando el letrero del nombre con una sombrilla hasta romper una de las letras y vanagloriándose como si esto hubiera sido un logro.

Afortunadamente vivo en un país donde todos los pobladores tienen derecho de expresarse libremente sin miedo a la censura, como lo establece muy claramente la constitución de la Republica de Costa Rica, en su capitulo IV de las garantías individuales. No así comparto las actividades violentas de algunos sujetos para demostrar su descontento por ser censurados o maltratados haciéndoles pasar como una minoría o ignorándolos del todo.

Para mi desgracia entre el grupo de especiales seres observe a un amigo mío que pese a que lo considero alguien de armas tomar (no es algo malo de hecho es un muy buen atributo), lo consideraba más inteligente. Los ánimos están a flor de piel, el descontento social tiene a este país consumido completamente; la fe en el poder de la democracia después del ultimo referéndum esta por lo suelo y es cierto esto saca de sus casillas a cualquier persona no lo voy a negar, pero el hecho de que algo sea molesto no es una justificación para atacarlo con ira. Lo único que se saca de actos como el que presencie ayer es que estas agrupaciones ensucien el nombre de la gente trabajadora que no apoyamos el TLC y que no deseamos caer en la ola de violencia. Es como la sarna que se le pasa de un perro a otro sin fin.

Es justo que uno se manifieste ante su descontento, es derecho de todo costarricense el reunirse con otros para compartir sus opiniones y absolutamente nadie puede oponerse a eso, así como nadie puede oponerse a que se manifieste su opinión aunque no le guste, pero este es un país pacifico y solidario, si quieren boicotear alguna gran empresa utilicen medio pacíficos como la desobediencia civil, ya ven que en México el ejercito Zapatista, no hizo más que cobrar miles de victimas y darle la excusa perfecta a su gobierno de ser dictador con mano de hierro. No es la violencia ni destruyendo la propiedad de otros que se consigue lo que se desea, es con trabajo y esfuerzo. Utilizar recursos como tira basura dentro de un establecimiento de comidas no es más que un acto de un niño mimado y malcriado que no obtuvo su chocolate, sean más inteligentes en estas estrategias de “pseudos terrorismo” (el verdadero terrorismo diezma a la población entera en el miedo, esto es solo molesto), así si piensan en el 48.3% de población que voto por el no, recuerden que el 48% es mucha gente, todos los mayores de 18 años, trabajadores y estudiantes, si se va a aprovechar algo, debe ser esta población que busca información mejor que La Nación y sus artículos plagados de propaganda neo liberal.

Ahora para ponerlo en términos de izquierda para que esa persona que observe en esos actos que no puedo clasificar más que vandálicos me entienda, cuando se ataca así a un local burgués, no es el burgués mismo el que se baja de su cómodo asiento donde consume sus alimentos a limpiar el despelote, es el pobre que trabaja que intenta mantener una familia y así mismo el que va a limpiar, no es el burgués meta de sus ataques el que va a reparar la letra que destruyeron, es un hombre parte del proletariado el que va arreglarla.
Sabiamente dijo Marx: “El hombre solo es dueño de su fuerza de trabajo”, la violencia no desencadena nada más que violencia, si esto era un ataque al orgullo de los gremios de clase alta de este país no fue más que una pésima muestra de lo débiles, mal comandados y terriblemente argumentados los que están en contra del TLC. Háganse un favor, si se van a comportar como ya dije antes, como niños malcriados, mejor no hagan nada, ahora bien si van a tomar en cuenta las sabias palabra de Marx, comprenden las de el padre del liberalismo Adamn Smith y se hacen parte del asunto como una fuerza organizada bienvenida sea.

Ya para acabar, entiendo bien este sentimiento de resentimiento y frustración ciega, pero como humanista no puedo ni concebir la idea de un altercado bélico, cierto es que el pueblo de Costa Rica esta mal acostumbrado a que mediocremente acepta lo que se viene, pero hay un 48% que no esta dispuesto, y un país que se le detiene o que no quiera ser parte de esta situación en un 48% de su población, se le detiene el mundo.

Marco "Frustrado y molesto" Barrios Piedra.

1 comentario:

Bimago dijo...

Estas muestras de violencia son síntoma innegable de una partición entre sectores sociales sensibles y las esferas de poder. Esta es una llama que antes era pequeña, pero por la misma manipulación de ciertos "líderes" ahora comienzan a desatar toda su frustración acumulada. La ironía es, que esta masa ya ni siquiera sigue a sus anteriores líderes.