jueves, 8 de mayo de 2008

Tasuma (El Fuego)

"Dedicada a los olvidados de la Tierra"...


Con estas palabras da comienzo una de las películas más hermosas que hayamos tenido la oportunidad de ver en nuestras noches de Alianza Francesa. Me refiero a Tasuma (El Fuego). Conmovedor relato que nos habla de como la Esperanza puede arribar cuando menos se espera...

Bajo la realización del director Kollo Sanou, Tasuma nos cuenta la historia de Sogo Sanou (Mamadou Zerbo), generoso y jovial hombre, ex-combatiente del ejército Frances durante los conflictos de Indochina y Argelia.

Al enontrarse retirado de las filas militares, Sogo espera cobrar su pensión de jubilación después de varios años de espera. Y de esa forma ayudar a su familia y a los miembros de su pequeña pero humilde aldea.

Cuando se dirige a la ciudad de Bobo, tropieza con su amigo Khalil, comerciante libanés, que a base de regateo convence a Sogo de comprar un molino para la aldea teniendo la certeza de que pronto cobrará su pensión. A su regreso, se festeja a Tasuma (el apodo de Sogo) como un héroe; pero la pensión prometida sigue sin llegar y Tasuma multiplica los trámites en vano.

No obstante, aún cuando la burocracia sea el obstáculo, Sogo demostrará que su fe y convicción son inquebrantables. Y con una sonrisa en el rostro las cosas siempre pueden solucionarse.

-Comentario-

Tasuma es un filme lleno de encanto; que nos muestra la cotidianidad de un pueblo que si bien es cierto que no gozá de las mejores condiciones, esto no es excusa para no tomar las cosas con Alegría. Las actuaciones y la puesta en escena, no son de lo mejor (África no comenzó a hacer cine si no hasta finales de los años 60's), sin embargo hay que destacar que la naturalidad con la que se desenvuelven los personajes es asombrosa, pues despliegan incontables dejos de humildad y sinceridad narrativa.

A manera de homenaje, este filme es una oda al despertar de los países tercermundistas. Quienes día a día ven como las grandes naciones los miman con atisbos de hipocresía. Sin muchas pretensiones, se nos presenta como una pieza firme, honesta y con un mensaje político transparente. Poniendo en evidencia la solidaridad de las clases poco privilegiadas (algo que sería digno de imitar para con los altos estratos).

"Los mañanas que no llegan no tienen que ser solo para nosotros" sabias palabras por parte de Sogo.

En conclusión cine para recomendar y disfrutar...
Sendoshi Kurumada

No hay comentarios.: