jueves, 5 de junio de 2008

Seven Ages of Rock: Heavy Metal

Empiezo la cuarta reseña del documental Seven Ages of Rock con la amarga impresión de que voy a quedarme corto, ya que el Heavy Metal, o Metal solamente, es uno de los géneros de rock más ricos y variados, aunque no sea del gusto de muchos críticos de música.

Creo importante mencionar que no soy un metalero, no tengo camisas negras de Judas Priest, Iron Maiden o Cradle of Filth, no tengo botas altas llenas de cromo, o pantalones con huecos en la rodilla o un pelo largo que me llegue a la mitad de la espalda. Me gustan ciertas bandas que se pueden incluir en el género del metal, que es sumamente amplio. Desde las bandas más conocidas como Metallica, Black Sabbath o Pantera a otras que he tenido la suerte de escuchar como Tristania, Helloween, Lacuna Coil, After Forever, Soulfly o Opeth.

Ahora, tal vez muchos metaleros tengan su propia definición de metal y es aquí donde les pido que me ayuden, porque al haber tantos géneros que afirman tener raíces en el heavy metal, solo para mencionar los principales: black metal, death metal, trash metal, power metal, el doom metal y el goth metal… además de algunos otros subgéneros que han nacido de fusiones del metal con otros géneros como el metalcore (metal y hardcore), el nu metal (metal y hip hop) o el metal progresivo (también un subgénero del rock progresivo) o el glam metal (metal y pop).

En esa maraña de géneros y sonidos, parece que existen ciertos lazos comunes que emparientan a todos estos géneros con el sonido que bandas como Black Sabbath empezaron a mediados de los 60’s en Inglaterra. Según algunos el metal se caracteriza por un sonido fuerte y pesado, con un volumen alto, centrado alrededor de las guitarras y la batería, altamente distorsionado, con rápidos solos de guitarra y un vocalista con una voz profunda y brillante, con la versatilidad que le permita desde gruñir ferozmente hasta dar potentes alaridos (dependiendo del genero).

Curiosamente esta combinación de elementos musicales da como resultado una sensación de energía, de agresividad y de poder. Hay gente que compara al metal con el sonido de un himno de guerra, el rugido de todo un ejército listo para la batalla. Por supuesto todos los géneros toman y pierden elementos del sonido metal, pero parece ser que la norma del genero esta en lograr una forma de rock que se distingue por su alto volumen, una alta dosis de testosterona y un interesante carácter teatral.

Never Say Die

El sonido del metal tiene sus raíces en las ciudades industriales de Gran Bretaña. En Birmingham, el corazón siderúrgico del país y la cuna de Black Sabbath, un accidente cambiaria la historia del rock. Un joven y prometedor guitarrista, Tony Iommi, se corto las yemas de los dedos cuando trabajaba en una fábrica de acero. Lo que seria un desastre para cualquier guitarrista, se convirtió por el azar en la clave del sonido metal. Iommi improviso dos yemas hechas de metal, y descubrió que afinando su guitarra tres tonos menos (#C), el podía tocar mas fácilmente, logrando un sonido más oscuro y muy diferente al que se escuchaba habitualmente.

Cuando se unió a Ozzy Osborne, vio la posibilidad de crear algo totalmente nuevo. La inspiración vino del un cine local, en donde Ozzy sugirió la idea de que si la gente pagaba por ver películas que los asustaban, porque no componer música que asuste a la gente.

Iommi y Black Sabbath sin saberlo habían concebido el genero que mas tiempo ha sobrevivido en la historia del rock: el heavy metal e inspirarían a varias generaciones de músicos. El metal nunca va a morir, alguien lo puso así: “Si algún día sueltan todas las bombas (atómicas), algunas cucarachas quedarán tocando un fraseo en alguna parte”.

Mientras Black Sabbath afinaba este nuevo sonido, otra banda, Deep Purple, tambien empezaria a experimentar con sonidos mas fuertes. En Montreux, Suiza, fueron invitados a grabar su segundo álbum, cuando un tragico incendio en el concierto de Frank Zappa and the Mothers of Invention, destruyo por completo el lugar de grabación. Sin embargo esta seria la inspiración para la cancion Smoke on the Water y su clásico fraseo.

Judas Priest introduciría las guitarras gemelas en el metal. En 1976, durante la hegemonía del punk, Rob Halford (vocalista de Judas Priest) adoptaría el cuero y los accesorios con púas de metal, lo que se convertiría en parte del uniforme de los seguidores del metal. Lo que muchos no sabían en ese entonces es que Halford era homosexual y que la idea de los accesorios había salido de un conocido sex shop en el centro de Londres.

Finalmente llegaron los 80, y Judas Priest recibió su premio por mantener el metal vivo. El album British Steel fue éxito de ventas y la cultura metal se extendió por el mundo, en especial en los Estados Unidos. La segunda ola del Metal Ingles empezaba a despegar con Iron Maiden a la cabeza. Habían cosechado algún éxito en los 70, pero con la inclusión de Bruce Dickinson alcanzaron la cima y su álbum The Number of the Beast los convirtió en figuras internacionales.

Mientras tanto, en Los Ángeles, nacería el Glam metal, caracterizado por un sonido más pop, tacones altos, spandex y unos ridículos cortes de cabello, llenos de spray. El Glam Metal fue la respuesta americana al metal, y las canciones hablaban de mujeres fáciles, autos caros y una vida superficial y opulenta, totalmente ajena a la que tuvieron los fundadores del movimiento en las grises ciudades industriales de Inglaterra.

El Glam Metal fue el género más popular de rock durante los 80 en los Estados Unidos y buena parte del mundo. Mötley Crüe fue quien lo creo y MTV se encargo de difundirlo por el mundo entero. El éxito de esta unión motivo a que muchas bandas siguieran los pasos de Mötley Crüe, incluyendo uno de los fundadores, Ozzy Osbourne, quien hizo uno de los regresos más inesperados de la historia del rock.

Pero el éxito masivo del rock no estuvo exento de problemas. En los Estados Unidos varios grupos de derecha religiosa empezaron a luchar contra el metal. Un grupo de mujeres de Washington, encabezadas por Tipper Gore, esposa del entonces senador Al Gore, estaban al frente de la batalla. A mediados de los 80, Judas Priest tuvo que ir a la corte para defenderse de las acusaciones de poner mensajes subliminales en sus canciones, lo que podría influenciar negativamente a sus fans, como sucedió con dos adolescentes, uno se suicido y otro quedo desfigurado luego de haberse disparado con una escopeta. La corte no halló pruebas y los grupos religiosos y conservadores recibieron un duro golpe. Parecía que el metal podia sobrevivir lo que fuera, a excepción de la mediocridad en la que empezó a caer.

No solo los cristianos estaban en contra de la moda metalera de ese entonces, algunos rockeros tampoco estaban contentos con el metal hair y el sonido pop de Mötley Crüe. Una banda indie del área de la bahía de San Francisco se había propuesto devolverle al metal el carácter salvaje y rebelde con el trash metal. Pero Metallica tendría que cambiar también para llevar al metal a los 90’s. Probaron con un sonido mas limpio y depurado, mas suave y pesado que el acostumbrado y lograron el Black Album, que vendería 15 millones de copias y de paso probaron que el metal está más allá de las modas y que nunca morirá.

Bandas que aparecieron el documental:


Más allá del documental

Me gustaría dejar este artículo abierto para que los metaleros aporten sus ideas con mas justicia de lo que yo puedo hacerlo y los invito a dejar sus opiniones o aportes sobre la historia del metal, que obviamente no termino con Metallica y el Black Album, que todavía genera controversia, ya que para unos es una obra maestra y para otros es el álbum que mato a Metallica, artísticamente hablando.

En esta ocasión me voy a limitar a unas cuantas observaciones con respecto al metal. Creo que es un género de música que se ha estereotipado mucho y que la gente tiene a encasillar por mera ignorancia. No todos los grupos de metal son satánicos o incitan a actos violentos, de hecho algunas canciones de metal tocan temas filosóficos o incluso pretenden rescatar temas paganos o mitológicos, invitando a los fans a investigar y estudiar sobre estas culturas pasadas. Algunas veces también tocan temas políticos. Creo que la cualidad que le permite al metal trascender es su versatilidad. El metal se reinventa a si mismo constantemente y esto se presta para cosas muy interesantes.

De hecho el metal comparte con el punk, y con el rock en general, la idea de ser contestatario. Claro que tiene sus ovejas negras, y espero que me perdonen los fans del Glam Metal, pero realmente esas bandas de los 80 están sobrevaloradas, y no tienen nada de diferente a las banditas emo mediocres que tanto critican muchos metaleros hoy en día.


Mötley Crüe desfiguró el metal y lo convirtió en un producto desechable de consumo masivo, y es casi un bofetón en la cara que imbéciles como Tommy Lee, Gene Simmons o Jon Bon Jovi se consideren iconos del rock, y para alguno que otro ignorante incluso iconos del metal. De Simmons y la cochinada de Kiss voy a hablar más en el siguiente artículo, pero honestamente parece que Kiss es la primera banda de Glam Metal, que se centraba más en “hacer feo” que hacer música. Por supuesto no faltaba el mocoso gringo enajenado que salía cargado de cuanta porquería vendieran con el logo de Kiss y que hoy, siendo un viejo, jura y perjura que Kiss es una gran banda de rock. Lo mismo pasaba con el resto de esos grupitos de Glam Rock, incluyendo adefesios nuevos como Moderato, que con sus payasadas no hacen más que denigrar al rock (malditos, ojala existiera Satanás para que les partiera el ano con el tridente más grande que tenga).

Otro payaso es Ozzy Osborne, que tuvo sus buenos momentos cuando tocaba con Black Sabbath, pero cuando empezó como solista en Estados Unidos, ya hecho mierda por las drogas, no era mas que un pobre bufón acabado… y al pobre hombre, no le quedó mas que terminar exhibirse a sí mismo y a su familia en un reality show en MTV. Pero creo que a Ozzy no le importa, ya con costos habla y la que maneja todo es su esposa Sharon, a quien solo le importa contar plata.

Solo un fanático religioso con mierda en la cabeza puede ver en Ozzy Osborne a la encarnación del mal. Nuevamente, sí Satanás en realidad existiera creo que se sentiría realmente ofendido, pero al menos Ozzy es más simpático que ese patético puertorriqueño que se hace llamar el anticristo. Creo que si el anticristo fuera real, definitivamente no seria puertorriqueño, ya que supuestamente es un hombre sumamente inteligente, culto y con una gran influencia sobre la política y la economía mundial.

Para concluir y dejar de escribir más estupideces, hay que decir la verdad: el verdadero metal esta en Europa. Los supuestos metaleros estadounidenses no son más que payasos, por lo menos esos que vemos ahora haciendo reality shows. Puede que hayan unas cuantas bandas buenas de metal en Estados Unidos, pero estas tocan en el circuito underground y difícilmente las verán por televisión. El buen metal esta en Escandinavia, que es una grave omisión de este documental. También hay algunas buenas bandas en países como Italia u Holanda. Curiosamente la cuna del metal, Inglaterra, se ha quedado atrás en relación a sus vecinos europeos, sin embargo no dudo que también hayan buenas bandas inglesas por ahí.




Saludos y Larga vida al metal…
Jay, the Iron Man.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

calla imbecil motley es ua banda d ptmr
no son basura y kiss nadie dic q su musik fuera tan buena pero la gnt compraba sus discos y fueron exitosos
asi q si son iconos dl rock
igual q bon jovi aunq no m guste tanto

asshole!
gn'r for life!

thraserhastalamuerte dijo...

amigo eres un imbecil que solo quieres impresionar con tus comentarios estupidos se te ovlvido que e escibre thrash estupido inculto y segundo slayer megadeth exodus anthrax overkill son bandas que tragron vida atal todas elas americanas otra cosa por escuchar t mtalescandinavo noes ni por mucho el mejor el emjor es elthrash americano y elclasico ingles no sabes de mtal mejor elimina tu blog pesimo trabajo pero tuviste un acierto el glamsi e infravalorar a esas bands comercils lo unico bueno.

Sendoshi Kurumada dijo...

Mira muchacho, primero que todo; antes de llamar inculto a alguien por lo que sabe o no sabe, cerciórate primero de escribir como la gente. Porque tu comentario rebosa de faltas de ortografía.
En segundo lugar, mi compañero JAY lo que hizo es una visión general de los géneros musicales. No estamos para entrar en tecnicismos cuando se trata de un análisis general de dicho tema.
Y por último deja de ser un fanático arrogante, que tampoco es que el Heavy Metal sea la mejor música que existe. Comentarios como estos solo demuestran lo superficial de tu pensamiento.

JAY dijo...

Gracias por los comentarios. Para anonimo... respeto tus gustos musicales, pero calificar a Bon Jovi, Kiss o Motley Crue de metal puede ser ofensivo para ciertos fans. Son actos de rock pop, no metal. No tengo nada contra el rock pop, a mi me gustan bandas de ese genero, pero al cesar lo que es del cesar. No eres metal por escuchar Bon Jovi... give me a break!!! Esa banda es para nenas y por eso vendian discos. GNR me gustaba y Motley nunca me gusto, malas letras y malas canciones con mucho mercadeo. Disfruto mas los videos pornos de Pamela con Tommy Lee.

Thaser gracias por la correccion en THRASH, maldita H no se como olvide ponerla. Si hubo y hay buenas bandas estadounidenses, pero a nivel comercial solo nos llega la basura, ese es mi punto. Me hubiera gustado hablar mas de Slayer, Megadeath y esas otras, pero el documental se centro el glam metal y del thrash solo hablaron de Metallica. Aun asi acepto que fue una grave omision. Igual por mi error no vamos a borrar el blog, ni siquiera es mio.

Saludos.