lunes, 11 de agosto de 2008

Ser algo que no eres...


Una tendencia curiosa de la mayoría de agentes Frikis en el mundo (incluyéndonos), es que en algún momento se han comparado con personajes de anime, mangas, comics o películas (no necesariamente cuando somos niños XD).

Bueno nunca falta la sesión D&D en donde también nos gusta personificar alguna criatura sobrenatural o poco común; ó bien aquellos que les gusta el cosplay; pues llevan la caracterización del personaje a mayores niveles (siempre y cuando no sea representando cetáceos marinos XD); en fin las personas amantes de este tipo de cultura, de alguna u otra forma desearían ser aunque sea por un solo momento aquel personajes que ellos quieren o imaginan.

¿Pero que personajes son los favoritos para ser representados?

Bueno deben tener algunas características bastante especiales. No cualquier personaje puede ser representado (aunque si hay mucha mediocridad en algunos casos), en verdad todo personaje admirado debe tener alguna cualidad especial: valor, amistad, humor, brutalidad o inteligencia (o en muchos casos, ignorancia por parte del que lo quiere personificar) lo que nos lleva a saber que clase de cualidades pueden ser las preferidas.

Pero esto nos pone en una encrucijada; porque lo primero que debemos ver es que la variedad de personajes en el mundo es infinita, entonces ¿que personaje queremos ser?:

Anime, Comics, Series de Televisión, Mitología ò cualquier frikada que se nos ocurra; también personajes de juegos de video (¡por Dios Kirby no más!).

Ahora que ya escogimos el personaje, nos preguntamos: ¿Que queremos hacer con el?:

¿Cosplay, Nicks?; ¿personificarlo en nuestra vida real? o simplemente adorarlo como a un Dios (y más de uno lo hace). Otras opciones como darle ese nombre de personaje a nuestra mascota o aparato eléctrico, ó en juegos de rol e Internet.

Digamos que ya hemos logrado los primeros objetivos, pero aun tenemos pasos importantes que faltan. Pongamos como ejemplo a Kamina, del Anime Tengen Toppa Gurren Lagann; un tipo idealista, valiente, convincente, compañero, luchador, un tanto hablador y con gran orgullo. Sin mencionar lo hábil que es con la espada y además piloto de un Gamen (Gurren), entonces escogiste a este personaje. (esto es solo un ejemplo de muchos, claro).

Bien el hombre cumple con todos los requerimientos de un personaje épico y…. ta-ta-ta-tannnnn... llega la pregunta: ¿CUMPLES TÚ CON ESOS REQUERIMIENTOS?.

Un minuto de silencio. Puedes ir al baño. Piensa esto minuciosamente; ve a comer, tomarte una cerveza y luego volvamos a la realidad.

Otra cruenta verdad. Porque cuando pienses esto te acordarás de que es casi imposible ser una persona diferente. Bueno, no es del todo imposible ser una persona diferente... solamente es muy difícil (Ejemplo claro es Michael Jackson).

En el mundo de personificar personajes, la idea principal no es ser 100% ese personaje. Y el problema radica en que algunas personas, lo desean tan fervientemente que a veces se lo creen. Otras les encanta alabar personajes verdaderamente inútiles y que la verdad no deberián haber nacido (Como el caso de NARUTO). Personalmente ya me cansa ver un millar de personas creyéndose “ninjas”, vistiendo trajes “ninjas”, que más parecen del Carnaval de Río. Hay otras personas, que intentan recrear personajes que no tienen nada que ver con su forma de ser, físico o temperamento. Lo cual provoca una equivocada idea de lo que la "interpretación" significa. ¡Claro! que cada uno es diferente y tiene virtudes y defectos propios; que de uno u otro modo logran superar y eso es lo importante. Esto con respecto al Cosplay...

Hay entes que sufren de la grave enfermedad del “no quiero ser yo”. Se evaden del mundo ya sea en Internet, con jueguitos, ó pierden la percepción del mundo siendo y diciendo que son Superman ó Goku. Y más de uno se da cuenta de que es imposible; por eso caen en un agujero oscuro y sin identidad.

Ahora, tampoco hagamos de esto un infierno. La habilidad de personificar a otros es variada y rescato a muchos compañeros del Templo en ese aspecto. Donde muchos tienen esa habilidad particular de hacer cosplays super rajados y apegados al tema. Hacer una suma perfecta entre ellos mismos y sus personajes, sin perder aquello que los hace únicos. También hay compañeros que logran hacer personificaciones con el habla; y otros con su forma de ser, se parecen a personajes que ellos gustan.

Debemos recordar que estas situaciones se viven en el "momento". El cual debe disfrutarse; porque después de ello vuelven a ser como son.

Muchos ven la manera de salir adelante interpretando personajes cada vez más difíciles. Se superan por mucho y no se estancan. Y no lo digo solo por mis compañeros; sino por muchas personas que lo intentan y ahí van logrando su objetivo.

Para otros la historia ya es una batalla perdida, donde por sus 15 minutos de fama se creen la última Coca-cola del desierto. Siguen de necios “personificando” al mismo personaje una y otra vez. En juegos ó nicks no es tanto el problema; pero ya en la realidad debes de alguna manera salir de esa cajita de inseguridad.

Muchos se preguntaran si lo que estoy diciendo, es por la enfermedad llamada “Naruto cosplay”.

Y si, es cierto... ya que me tienen ostinado de ver tanta mediocridad intentando ser estos personajillos tan irreales como la democracia. No solo ellos, sino el montón de personas que huyen de la realidad siendo personajes que en sus vidas no logran.

Pero, cuando logras hacer un equilibrio entre aquello que eres y lo que te gustaría ser; puedes hacer una buena y adecuada "personificación” de lo que te gusta.

La personificación, podemos verla como un arte. Los actores lo hacen todos los días. No obstante también podemos verla como una mentira visual, llena de mediocridad. Incluso una enfermedad cuando dejas de ser tu mismo...

Hay muchos casos que no quiero mencionar. Algunos que aquí en el Blog ya hemos visto. No olvidemos, que si no vas a hacer algo que vale la pena, mejor no la hagas... No te arriesgues y si lo haces, ten presente las consecuencias.

Las 10 cosas que no hay que hacer en una personificación:

10. No uses un personaje demasiado rajado, a menos que puedas ser igual de papudo ó superarlo.

9. Si no tienes los medios económicos para personificarlo bien, mejor busca otras opciones.

8. NO MÁS NARUTO Y BLEACH...

7. ¡NO MÁS KIRBY!

6. Recuerda que las críticas constructivas hay que tomarlas de buena manera. Por lo menos respetarlas.

5. Escoge bien el personaje que quieres. No solo en lo físico, sino también en su forma de ser, temperamento y forma de pensar.

4. Intentar no repetir cosplays o personajes más de una vez, aburre mucho ver lo mismo.

3. Cuando te critiquen, menospreciándote y tratándote mal; mándalos a la ¡¡$%##@!! y te vas a sentir mejor.

2. Tus amigos son tu mejor apoyo, pero a la vez tus mayores críticos.

1. Personificar un personaje es algo propio. Y tenés que disfrutarlo y hacerlo porque te gusta. Y tener en cuenta las consecuencias de ello.

Notas Extras:

Para aquellos que no tenemos habilidad, es mejor no hacer nada. Yo en eso soy muy sincero. Pues no tengo la habilidad de la "personificación" aunque si la capacidad de juzgar a aquellos que lo hacen mal y por el ridículo. Por un orgullo vació...

Este post no es para criticar a nadie, sino una realidad bastante visible. Ojalá las personas se den cuenta que los gustos van de la mano del esfuerzo, las caídas y subidas....


Geovanni, "Escribe sobre las Personificaciones” Notto...

No hay comentarios.: