jueves, 11 de septiembre de 2008

ELFOS, un vistazo a su Folklore...


Después de una larga ausencia del Blog, y con una cantidad de bretes de la Universidad concluidos (algunos XD), vuelvo de nuevo al Templo muy feliz por cierto; y con mi llegada la mitología volverá a su ritmo acostumbrado. Esta vez les tengo un articulo bastante interesante.

Muchos saben que las criauturas miticas estan a la orden del día, y en la mayor parte de los juegos con caracter epico-fantástico. Sin embargo, ninguna criatura es tan usada y tan preferida como es el caso de los ELFOS.

Origen de los Elfos

La literatura fantástica moderna ha recuperado a los duendes como una raza de seres semi-divinos, de estatura humana. Los duendes ficticios difieren de los duendes descritos por la mitología nórdica, aunque ambos se vinculan con creencias populares. Sin embargo, los personajes mitológicos tenían pocas probabilidades de entrar por la noche para ayudar a un zapatero a reparar sus zapatos atrasados…

Los duendes de austero estilo nórdico y estatura humana fueron introducidos por Paul Anderson en su novela fantástica “La espada rota”, hacia 1954.

Este autor fue uno de los precursores en recuperar la figura “duendesca” para la ficción contemporánea, aunque su obra resultó más tarde eclipsada por las criaturas de Tolkien, también durante el siglo XX.

Los duendes del irlandés fueron concebidos como una raza de seres con aspecto similar al de los humanos pero más justos y sabios, con grandes energías espirituales, sentidos más agudos y una empatía con la naturaleza.

Para Tolkien, los duendes eran maravillosos herreros y guerreros feroces, pero por una buena causa. Los elfos de la Tierra Media eran inmortales: no eran vulnerables a las enfermedades ni a los efectos de la vejez.

Aunque podían morir en batalla igual que los seres humanos o fallecer de pena, sus espíritus iban a vivir a una tierra bendita, en la región occidental, llamada Valinor. Por el contrario, las almas de los seres humanos salen del mundo enteramente.


Los Elfos según Tolkien

El arquero épico Legolas Greenleaf, cuyo personaje fue representado por el actor Orlando Bloom en la trilogía fílmica El señor de los anillos, es indiscutiblemente el mejor y más famoso elfo de Tolkien.
Tolkien no compartía la visión de los elfos diminutos que mostró William Shakespeare en “Sueño de una noche de verano” o que aparecía en la colección de los antiguos cuentos de hadas de la época victoriana.

Los duendes retratados por Tolkien fueron concebidos como una raza de seres con aspecto similar al de los humanos pero más justos y sabios, con grandes energías espirituales, sentidos más agudos y una empatía con la naturaleza.

Los elfos de Tolkien, habitantes de la Tierra Media, eran representaciones de aquello que los seres humanos podrían haber sido de no haber caído en el pecado original. Los elfos son humanos inmortales que no envejecen, aunque pueden recibir heridas de gravedad; en la obra de Tolkien, un elfo asesinado es capaz de regresar a la vida después de un corto período de tiempo.

El señor de los anillos -escrito entre 1954 y 1955- se hizo muy popular, y fue imitado también. En los años ´60 y posteriormente, elfos parecidos a los de Tolkien poblaron numerosas ficciones así como variados juegos de rol.

Los elfos de Tolkien eran adversarios de los goblins (orcos) y habían estado enemistados históricamente con la raza de los enanos; estos motivos reaparecen a menudo a partir de los trabajos inspirados por Tolkien.

Además, este prestigioso escritor irlandés es el responsable de la recuperación del antiguo vocablo “elfo”, reemplazando el acuñado por Edmund Spenser: elfin y elfish.

Tolkien probablemente prefirió la palabra “elfo” en vez de “hada” porque la primera es de neto origen anglosajón mientras que la segunda se incorporó al inglés a través del francés.

Los elfos de las ficciones fantásticas post-Tolkien han sido popularizados por el juego de rol “Calabozos y dragones”, donde estas criaturas son hermosas, justas, físicamente estilizadas y de tamaño similar al de los seres humanos.

Una característica propia de estos elfos es que sus orejas son largas y puntiagudas. Tanto dentro del juego como en la literatura fantástica, los elfos son más sabios que los hombres comunes y poseen grandes poderes mágicos gracias a las cualidades de su raza y a su longevidad extrema.
Pueden ser también diestros guerreros, expertos en arquería: después del famoso Legolas de Tolkien, el elfo de “Calabozos y dragones” llamado Deedlit es también un poderoso luchador, personaje de la importante serie de animé
“Record of Lodoss War”.

Igual que en la mitología nórdica, la unión entre humanos y elfos es posible también en la saga de Tolkien (un ejemplo notable es Elrond, el señor de Rivendell). En muchos juegos de rol, los medio-elfos constituyen una raza que pueden elegir los jugadores.

Los elfos de la ficción se dividen con frecuencia en sub-razas, tales como los “elfos altos”, los “elfos de madera” y los “elfos oscuros”, que encontramos en el juego Warhammer.

Los elfos oscuros -popularizados por TSR como los Drow- son un tema común en muchos otros juegos de fantasía, y también se extienden a la literatura. Aparte de maldad, los drow o elfos oscuros son representados con piel oscura y hábitos de vida subterránea.


El tratamiento moderno de los elfos, en “Calabozos y dragones”, los divide en varias sub-razas: los “elfos planos”, los “elfos acuáticos”, los “elfos grises”, los “elfos de madera” y los Drow.
En el juego de fantasía Warhammer, la primera civilización estuvo constituida por los “elfos planos”, en un escenario similar al Atlantis -que no se hunde- en la isla de Ulthuan. Más adelante, los elfos planos colonizaron grandes partes del mundo de Warhammer. Pero después del ascenso de los Druchii (otros elfos oscuros: un movimiento fascista de corsarios y esclavistas) los elfos planos cayeron en una guerra civil que los devastó.

Muchos elfos fueron forzados a ocultarse en los bosques, y con tiempo se hicieron conocidos como “los elfos de madera”.

Warhammer 40.000 es la versión de ciencia ficción del juego, donde existen elfos que viajan por el espacio -llamados Eldar, un nombre prestado de Tolkien-. Esto son antiguos gobernadores de la galaxia que se oponen vigorosamente a sus parientes caídos, los Eldar oscuros.

Azeroth, el mundo de fantasía de una serie de juegos de computadora conocido como Warcraft, mostró originalmente a elfos parecidos a los “elfos planos” o “elfos de madera” de Warhammer.
Comenzando con Warcraft III, los elfos enfrentan la destrucción de su reino y de su capital, Quel'Thalas. Después de esto, los sobrevivientes se hacen conocidos como “elfos de la sangre”. Los protagonistas de la serie son elfos naturalistas de piel púrpura, denominados “elfos de la noche”.


Por otra parte, la colección de juegos conocida como “The Elder Scrolls” presenta a los elfos como si fueran Mer (gente). En vez de ser tratados como individuos misteriosos, con habilidades mágicas, son definidos por sus diferencias genéticas con los hombres comunes y corrientes.

Existen diversas razas. Los elfos planos (Altmer) son altos, arrogantes, de pálida piel y cabello rubio, mientras que los elfos de madera (Bosmer) son astutos, nómades, enanos, de tez y cabellos castillos y rubios.

Los elfos oscuros (Dunmer) son una raza de piel gris azulada. Son espiritualistas, xenófobos y desconfiados de la raza humana. Sus colores de cabello incluyen el rojo, negro, plateado, blanco y ceniza. Además, los orcos (Orsimer) fueron elfos maldecidos, que habían sido maltratados y confundidos con goblins.

Los elfos tropicales (Maormer) son especies aisladas; viven en el sub-continente tropical de Pyandonea, y gozan de poderes camaleónicos.

En la edad oscura de Camelot, los elfos eran conocidos como Sidhe. El sídhe (pronunciado deenie shee) es una raza sobrenatural de la mitología irlandesa y escocesa, relacionada con los elfos de otras tradiciones. Son los remanentes del reino subterráneo, después de ser derrotados por los milesios.

El juego The Gathering también incluye elfos en su biblioteca de criaturas. Sin embargo, algunos son idénticos a los humanos, mientras otros son enanos y de color verde.
En el juego Final Fantasy XI se agregan nuevas clases de elfos. Los Elvaan son elfos planos, longevos, adeptos al combate pero no a la magia. XD

En el juego popular llamado La leyenda de Zelda, la princesa Zelda se parece a un elfo. En Wind Waker, Ganondorf quiere secuestrar a “a chicas rubias con orejas puntiagudas” y Link es confundido a menudo con un elfo, por su cabello dorado y sus orejas en punta, aunque se trata de una criatura Hylian (perteneciente a una raza similar a la de los elfos). Y por supuesto, esta Questor, el veloz arquero elfo que se volvió famoso por sus aventuras en los calabozos de los juegos legendarios Gauntlet.

Los elfos también constituyen razas para los personajes de los jugadores, en juegos como Dungeon Explorer, Everquest y D&D Calabozos y Dragones (por ejemplo, las series de “Baldur's Gate” y “Neverwinter Nights”).

En la serie del RPG Phantasy Star, Newmen es una raza artificial manipulada genéticamente por seres humanos. Tienen orejas puntiagudas a la manera de muchas razas ficticias de elfos.

Daoi-Sith

Los duendes oscuros funcionan generalmente como la contraparte malvadas o siniestra de los duendes de la luz (o de los duendes planos) en muchas mitologías y reelaboraciones ficticias. Están a menudo en guerra con otros duendes. En mitología de los nórdicos, Svartálfar (“Swartelves” o “duendes negros”) son considerados sinónimos de duergar (los “enanos”). Se trata de criaturas subterráneas que moran en el mundo de Svartálfheim.

Pueden ser criaturas benévolas o malévolas… En el Svartalfar original trabajaban en las fraguas, como herreros, bajo el árbol del mundo. Primero no eran considerados malvados, pero comenzaron a adquirir comportamientos siniestros a medida que su piel se oscurecía como resultado del trabajo en la fragua.

Los Dökkálfar (“Dark elves”) son espíritus ancestrales masculinos que protegen a los seres humanos, aunque también pueden resultar amenazadores cuando algún hombre se comporta de manera grosera con ellos. Prefieren evitar la luz del día, aunque no necesariamente habitan cuevas subterráneas.

El investigador Snorri Sturluson distingue el ljósálfar (elfo luminoso) del Álfheim, que en la mayoría de las fuentes bibliográficas es conocido simplemente como “duende”.

En la lengua irlandesa, el Daoi-Sith (o Daoine Sidhe) significa “duende oscuro”, mientras que el Du-Sith-Sith (o Erdluitle) significa “duende negro”.

Ambos términos son confusos; el último parece haber sido utilizado como nombre propio. Aparte de tratarse de una leyenda que implica a un tal sir Lachlan Mor M´Clean no existen referencias a estas criaturas en la mitología céltica, así que es imposible saber si eran duendes o si en realidad fueron trolls u otras criaturas bondadosas o malvadas.

Por último, ambos vocablos parecen estar relacionados con el Trowe y el Drow del folklore escocés, si es que no son sus precursores directos.

Con respecto al folklore de Gran Bretaña, en las islas de Orkney, los Trow o duendes negros son similares al Svartalfar, a los trolls o a los enanos escandinavos. Se trata de una criatura que habita en minas y cuevas, pudiendo ser bondadosos o malvados, aunque la inclinación hacia la maldad es más común.

El Drow o los duendes oscuros son el equivalente del Trow, oriundo de leyendas populares en la isla de Shetland. Se trata de duendes minúsculos, conocidos por sus labores mineras y de metalurgia, habilidades que comparten con los enanos. En la mitología irlandesa, un drow es un monstruo de piedra, procedente del Fomori, parecido a un troll escandinavo.

Inspiradas en el folklore europeo citado anteriormente, las historias ficticias sobre duendes oscuros son muy habituales en Irlanda y Gran Bretaña.

La ficción contemporánea sobre duendes tiene una enorme deuda con el famoso juego de rol Calabozos y Dragones (Dungeons & Dragons). También es frecuente la síntesis folklórica en Trowes y Drowes, donde se menciona la presencia de Duendes negros y de Duendes oscuros. Estas malignas criaturas son embellecidas en la versión británica, mientras que las leyendas nórdicas las retratan generalmente como seres coléricos y siniestros.

También se ha transformado la imagen antiguamente asociada con la palabra “duende”: en la actualidad se los describe como seres altos, delgados y con facciones humanas. Las criaturas de belleza extraordinaria se remontan a los Black-elves/Trow y al Dark-elves/Drow.

Geovanni "Druida Master Beast NIVEL 18" Notto...

No hay comentarios.: