sábado, 25 de octubre de 2008

La Marquesa de ¿¡Oh!?

Volvemos con otro Review (atrasado) de la Alianza Francesa.

Solo que en esta ocasión nos topamos con una de esas películas, de las que se espera mucho y se obtienen poco... poquísimo.

La Marquesa de O, es una coproducción entre Francia-Alemania; bajo el sello de Les Films du Losange. Dirigida por Éric Rohmer y basada en la novela del autor Heinrich von Kleist.

La historia nos ubica en la Rusia de finales del siglo XVII. En medio de lo que parece ser una batalla por territorios. Donde surge la figura de Juliette (Edith Clever), La marquesa de O.

El ejército ruso toma la ciudadela que defiende el padre de la marquesa. En media de la batalla, un grupo de soldados ataca a la marquesa e intenta violarla. Solo hasta que aparece en escena El Conde de F. (Bruno Ganz), valiente coronel ruso que la salva de su infortunio.

Posteriormente el soldado acompaña a la marquesa hasta sus aposentos. Y ante los ojos incrédulos de Juliette el conde se muestra como su héroe y ángel protector.


Pasan los meses y una sorpresa se avecina sobre la marquesa y su familia. El conde de F. se presenta en la casa con la firme intención de desposar a Juliette. Algo que sus padres, no toman de muy buena gana.

Juliette se muestra indecisa. Y no puede dar una respuesta pronta a la solicitud del Conde. Quién contra su voluntad, y obligado por los deseos de la familia parte de nuevo en cumplimiento de sus funciones militares, con la promesa de que la marquesa no se casará con ningún otro durante su ausencia y con el firme propósito de regresar en cuanto consiga deshacerse de sus compromisos.

La calma parece reinar dentro de la familia. Pero para la marquesa las cosas apenas comienzan a complicarse. Una mañana; Juliette descubre que está de nuevo embarazada, e ignora no sólo quién es el padre sino cómo ha sido posible el engendro, ya que ella tiene la “conciencia limpia".

De ahí en adelante el filme nos muestra toda una serie de acontecimientos dramáticos, destinados a dar con la causa del misterioso embarazo de la marquesa. Dejando en evidencia un relato cargado de ironías, buen humor y guiños a la inocencia.

Comentario:

Dentro del marco del mes de "Leer es una fiesta" nos topamos con una película curiosa, aunque para nada relevante. Que sí pretendía ser un drama, peco de ser comedia. La Marquesa de O, es un filme inspirado en el cuento de Heinrich von Kleist. Renombrado escritor Alemán del siglo XIX, caracterizado por seguir una línea de diversos relatos románticos.

En esta historia, las situaciones y los diálogos son tan inverosímiles que rozan en la caricatura. Y la forma en como se desenvuelven los acontecimientos, engañan por completo la seriedad de los espectadores. No se puede decir que sea una película buena, pero tampoco es del todo mala.

Simplemente es un filme de situaciones pintorescas y personajes inocentes. Que juega con la moral del relato y lo impregna de sátira. Algo relajante para disfrutar de un viernes por la noche.

Realmente no se las recomiendo, pero si tienen la oportunidad de verla, les aseguro que una que otra sonrisa les dibujará en el rostro.

¡Saludos!
Sendoshi Kurumada.

No hay comentarios.: