miércoles, 26 de noviembre de 2008

Sintoismo y Religiosidad Japonesa.

Finalmente mi Semestre a terminado. Y ayer que fui a recoger mis promedios a la U, me dio mucho gusto ver como mi desempeño durante este periodo, a sido más que satisfactorio. Solo queda recargar pilas para el próximo año y subir más mi promedio n_n.

Bien; ahora que ya salí a vacaciones, voy a poder escribir con tranquilidad y sin apuros.

De echo, en vista que acabe mis cursos, quisiera compartir con ustedes este pequeño trabajo que presente en mi materia de Filosofía de la Religión. El tema es el Sintoismo y la religiosidad japonesa. Un pequeño acercamiento al panteón religioso del sol naciente. Obviamentte, he resumido el texto, para una lectura mejos cansada. Espero les agrade...


" La Mitología y Religión Japonesa; tal y como las demás mitologías de muchos países; nada sabe respecto a la creación del mundo por medio de un mandato especifico. Sino que postula el origen de las cosas, mediante la generación espontánea y su desarrollo por sucesión generadora.

La explicación del origen del universo, (así como su creación) es grande. Tanto como los mitos del comportamiento humano y su transformación, son consoladores. A pesar de la gran influencia por parte de la civilización china, una parte muy importante de su religiosidad es única. Llena de una gran cantidad de paralelismos con respecto a los acontecimientos de su historia Nipona.

La primera visión religiosa de los antiguos japoneses, fue monoteísta. Ya que todo depende en su creación, de la voluntad y el poder de un ser supremo y todo poderoso. La segunda visión, es hilozoísta o bien panteísta, pues todas las existencias se deben a su inherente vitalidad, así como a su capacidad de dispersarse en varias entidades.

Gracias a estos primeros conceptos, el japonés desarrollo las bases de su religiosidad animista. Y en base a esto nace el “Shinto” como religión fundamental para el desarrollo de su cultura.

Es importante destacar que Japón, ha sido una cultura de muy amplio criterio a través de su historia. Con una fuerte espiritualidad en sus costumbres, a tal punto que hoy día el misticismo de su religión no se ve opacado por el devenir de la cultura moderna.

La Religión japonesa es un sistema extremadamente complejo de creencias, donde se permite diferentes índoles, con la intención de que entre ellas siempre exista una convergencia. Así por ejemplo, tenemos que el Sintoísmo (o Shintoismo), se ve afectado por el Budismo, Cristianismo, Confucionismo. Y en menor medida por otras religiones que conviven sin problema, junto con creencias populares agrícolas.

Incluso estas creencias pueden llegan a complementarse entre sí sin dificultades; como es el caso especial del sintoísmo con el budismo.

Sin embargo, si nos referimos a la religión japonesa autóctona, tenemos que hablar del sintoísmo. El cual por sí solo, se compone de una colección de más de 8.000.000 divinidades o “kami” ("dioses", "espíritus") contenidos entre las tradiciones del budismo y las disciplinas marciales.

Los mitos japoneses convencionales se basan en dos documentos fundamentales: el Kojiki (Crónica de los acontecimientos antiguos), presentado por el emperador Temmu en el año 712; y el Nihonshoki (Crónicas del Japón), finalizado ocho años más tarde. Así como en algunos libros complementarios. Kojiki y Nihonshoki, pese a coincidir en las líneas básicas, difieren en muchos detalles. Y para poder entenderlos hay que tener en cuenta las circunstancias en que fueron escritos.

El Kojiki, escrito bajo influencia imperial, pretendía dar fuerza y solidez a las creencias de la cultura imperial, mientras que el Nihonshoki está fuertemente influenciado por la cultura budista China que empezaba a introducirse con fuerza.

Con respecto a lo establecido por el Kojiki, es importante destacar que existe un elemento vital, que resalta a lo largo de todos sus textos. El Shintoshu (libro del camino divino).

El cual explica los orígenes de las deidades japonesas desde una perspectiva budista mientras que el Hotsuma Tsutae (oración del conocimiento divino) registra una versión diferente sobre la mitología.

El sintoísmo, de "Shinto" cuyo significado es "camino de los dioses", es, como muchas de las religiones más antiguas del mundo, de origen animista. Es decir, los dioses son los espíritus y fuerzas de la naturaleza, de la tierra, los ríos, la fertilidad, etc. Estos mitos, creencias y prácticas; existieron durante siglos transmitidos solo de forma oral. Fue la influencia del budismo, introducido en Japón en el siglo VI, lo que hizo cristalizar todo eso en el actual compendio de divinidades y la creación de una mitología escrita.

Un resultado notable de la mitología japonesa es que explica el origen de la familia imperial, así como otros tantos acontecimientos, muy ligados a hechos de la historia Japonesa. Por ejemplo, según las creencias sintoístas, representa todos los emperadores tienen descendencia divina. Pues la palabra japonesa para Emperador, “tennō”, significa "rey celeste". Y el crisantemo (la flor imperial) siempre ha estado relacionado con la figura de la Diosa del Sol (Amaterasu).

En el camino del sintoísmo (como se menciono antes); se afirma la existencia de divinidades o seres espirituales que pueden encontrarse en los elementos de la naturaleza; ya sea en niveles superiores o inferiores de existencia. Este término puede aplicarse a cualquier fuerza sobrenatural que este más allá de conocimiento del hombre. Como los dioses de la naturaleza, los animales sagrados, los símbolos religiosos, hombres sobresalientes, antepasados deificados o hasta "deidades que representan ciertos ideales o simbolizan un poder abstracto".

Existen diversas formas de culto sintoísta:


- Koshitsu Shinto: Es el rito llevado a cabo por el Emperador y los miembros de la corte imperial. So objetivo es el de rogar a la Diosa Amaterasu para la larga y próspera existencia del estado. En la actualidad esta forma del Shinto, a dejado de practicarse, pues desde la restauración Meiji (Acontecimiento histórico de 1870) el emperador paso a ser el jefe de estado.

- Jinja Shinto: También llamado Sintoísmo de templo, es la adoración a los dioses profesada en templos o capillas. Es considerada como la forma original de la religión y sus orígenes se remontan a la prehistoria. Constituye la mayor secta del sintoísmo.

En este culto, las personas dejan de orar hacia una deidad en específico, y sus plegarias son hacia todos los dioses en general. Se ruega por el bienestar general del individuo y su familia. Es la forma actual de Sintoísmo, y practicada por casi toda la población en la actualidad.

- Shuha Shinto: Puede ser clasificada en dos categorías: la Secta del Shinto y la Nueva Secta del Shinto. Esta vertiente de creencias, rinde culto a las instituciones religiosas, festivales y demás actividades del Estado (Algo así como una religión de inclinación política) donde cada grupo tiene un fundador en su propia doctrina.

Aunque rinden culto a deidades tradicionales del cielo y la tierra, siguiendo las formas tradicionales de ritos y fiestas generalmente tienden a centrarse en una sola divinidad para venerar. En el caso de las Nuevas Sectas del Shinto, tienen una tendencia notable a hacer un compromiso junto al Budismo, Confucionismo y disciplinas vinculadas a las Artes Marciales.

- Minzoku Shinto: El Shinto Folclórico o popular. Es una forma de fe comúnmente practicada por personas de una región geográfica específica, (Osaka, Kyoto, Sapporo, Okinawa) sin necesidad de ser sistematizada. Tienden a resaltar las creencias de una sola región, así como sus celebraciones típicas.

Como podemos ver, existe una gran riqueza de mítica en los albores de la Religión japonesa, esto representa un papel esencial para el entendimiento de la identidad nacional y la significación dentro de esta cultura; que se mantiene presente en la idiosincrasia pura de su pueblo.

Desde la entrada del budismo en Japón; este ha ejercido una profunda influencia sobre el Shinto, aunque éste también ha modelado la tradición budista en este país hasta darle una forma característica. Ambas religiones definen la religiosidad nipona y los japoneses suelen practicar los ritos de ambas tradiciones según la naturaleza. Debido a que el sintoísmo no pretende convertir, criticar ni entrar en conflicto con otras religiones, su expansión fuera de las islas de Japón ha sido vital para el desarrollo religioso del mundo moderno, logrando así un gran aporte para la conciencia cultural de nuestro mundo.

La mente humana es inseparable de sus credos religiosos, y es por ello que pese a los escepticismos que nublan nuestra mente hoy día; La religión ha sabido enriquecer nuestra existencia. Las teorías fundamentales de la religión, lejos de ser simples palabras de enriquecimiento intelectual, deben servir como herramientas para que el ser humano vuelva a centrar su atención en la importancia que tiene su existencia, ya sea para su bien personal como para otros ámbitos tanto culturales como sociales.

Quizás si nos preocupáramos más por saber ¿quienes somos? Podríamos contribuir a un considerable mejoramiento de nuestra situación tanto histórica como humana. De ser así; el ser humano podrá (en un futuro próximo) evadir la angustia, el fracaso, el absurdo, la muerte o la culpa".


¡Saludos!

Sendoshi Kurumada

1 comentario:

JAY dijo...

El shintoismo al igual que el budismo me parecen disciplinas espirituales mas que religiones.
Interesante el articulo sendo.