miércoles, 3 de diciembre de 2008

Sobre libros y "Clicks"

“De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.


Jorge Luis Borges.

Hace unos cuantos días, mientras me encontraba sumergido dentro los habituales deberes de limpieza en mi cuarto; me llamo mucho la atención ver como -pese a que varios de mis libros no son tan viejos- algunos de mis ejemplares favoritos ya comenzaban a mostrar el característico color marrón de la vejez en sus páginas.

Y es que un libro es algo más que un objeto. Es un cumulo de aventuras, conocimientos, anécdotas y memorias.

Mucho antes de que Internet; se convirtiera en una parte fundamental de nuestras vidas; recuerdo con jocosidad y a la vez nostalgia, lo emocionante que era una visita a una Biblioteca. Sorprendía saber que dentro de esos metros de estantes y polvo acumulado, teníamos a nuestro alcance todo el conocimiento del universo.

Antes de que todo este "Boom" tecnológico nos invadiera; los libros eran nuestros grandes compañeros de consulta. Nuestros tutores, aliados, complices, maestros y confidentes.

Sin embargo, hoy día la industria del papel; tiene cazada una pelea por la supervivencia ante las nuevas tecnologías de la información. Libros e Internet se enfrentan hoy como años atrás se enfrentaron la prensa y radio. Y más adelante la radio y televisión.

No podemos negar que Internet es una herramienta fantástica. Pues Internet, es el sueño dorado de los escritores de ciencia ficción en los tiempos de antaño.

Gracias a él nos convertimos en ciudadanos del mundo. Optimizamos nuestra información, acortamos las distancias, nos conecta con amigos y enemigos por igual; y en el peor de los casos, nos presenta al amor de nuestra vida...

Los libros, no han dejado de ser objetos de culto. Aunque el devenir de la sociedad moderna se empeñe en decir lo contrario. La sociedad ha sacralizado el libro en gratitud por su papel de siglos en la preservación y difusión del conocimiento y la cultura.

Pero hoy día esto no es más que una visión romántica. Internet es la biblioteca más grande jamás imaginada, disponible en los hogares a un click de distancia del usuario.

Es curioso ver como el tiempo y la tecnología, cambian nuestras costumbres. Antes, mi día comenzaba con una lectura al periódico. Y tras 20 minutos de lectura, ya tenía la información suficiente para salir afrontar la crueldad de este mundo.

Ahora solo espero 60 segundos a que Windows de inicio; voy a preparar una taza de café y cuando me la termino, estoy al tanto de todo lo sucedido al otro lado del continente. Más irónico aún, es el hecho de que para leer esta reflexión, tenga que estar sentado frente a una pantalla.

"¡La gente ya no lee tanto como antes!" una trillada frase que escuchamos hoy día, que alberga dentro de sí verdad y falacia. Sí bien es cierto que tecnología avanza a pasos gigantes, esto no significa que la Literatura en papel, deba ir a ritmo de tortuga. Pues considero que tanto Internet como los libros pueden darse la mano. Solo es cuestión de educarnos un poco más en la importancia de cada uno.

Yo en lo personal debo admitir de que me he dejado llevar también por este frenesí de la tecnología. Algo que por cierto me dan un tanto de vergüenza. Antes, cuando llegaba del colegio, dedicaba mis tardes a leer todo cuanto se encontrara en mi camino. Desde la más insulsa revista; hasta la enciclopedia más mohosa.

Engullía uno ó dos libros por semana. Hoy me apena ver que con costos puedo leerme un libro cada mes. Sí, yo también exclamo el "mea culpa". Por eso estoy tratando de retomar mis habitos de lectura. Desde que Internet ocupa cada vez más lugar en la sociedad, los debates de la era digital se multiplican. Y el libro en papel no es la excepción.

Sin embargo, el valor social del libro; se deriva de su función como soporte para conservar, transmitir información y conocimiento. No podemos negar que la tecnología ofrece nuevos soportes y facilitan el acceso de las grandes masas de texto. La frialdad de la maquina, no es capaz de superar, la calidez del libro. Si la batalla fuera por las "formas", los modernos medios audiovisuales tendrían la ventaja. Pero en materia de contenidos es el papel; quien tiene la última palabra (literalmente).

Llegados a este punto, seria justo preguntarnos: ¿Que medio de comunicación es mejor? ¿A desplazado Internet a los libros? Una única y definitiva respuesta, seria pecar de presuntuoso.

Leer no es lo mismo que lectura. No sólo se lee en los libros, también se lee en revistas y periódicos, se leen las traducciones, de un manuscrito, se leen Blogs en la Internet.

No importa dónde se lea un ensayo o una novela, o por qué medios se acceda al conocimiento, lo importante es que el conocimiento circule, se masifique y que la sociedad se apropie de él. Es ahí cuando hablamos de Lectura.

La autoridad que ejercen los medios ce comunicación en nosotros; no tienen la culpa de haber desencadenado esta extraña batalla. La computadora no nació para destronar a los libreros. Solo busca agilizar el proceso de información.

Sí establecemos un balance entre esa información inútil, ociosa que día a día tragamos en horas aparato; con relación con aquella del papel y la tinta; descubriremos que los medios de comunicación modernos no son una amenaza. Sino otra forma más de agilizar ese proceso de formación del individuo. No confundamos ni tergiversemos.

Hacer Click o pasar una página no son cosas pecaminosas ni diferentes. La diferencia esta en como lo enfoquemos y lo pecaminoso en para que lo utilicemos. Retomar los habitos de la "buena Lectura" no significa renunciar a ese frenesí tecnológico que tanta comodidad nos a dado. Si no recordar la importancia y legado de la tinta.

Escribimos por el placer de leer, leernos y ser leídos...

¡Saludos!

Sendoshi Kurumada

4 comentarios:

Gurdiak Tinar dijo...

Muy interesante el artículo. Me gusto especialmente el final. La verdad tomar en cuenta que son medios diferentes es importante paro no satanizar uno u otro. En lo personal la computadora termina siendo una herramienta de trabajo y el libro de placer, puesto que no ha nada mejor que sentarse en cualyquier lado, u acostarse un rato a LEER UN LIBRO, lo cual es casi imposible en una computadora por la incomodidad, por el hecho de que uno rara vez hace una sola cosa en una computadora y por el hecho que cansa más la vista. Además nada más agradable que desconectarse del mundo un rato sumergido en un buen texto. Finalmente no sé si les pasa pero yo usualmente solo siento el efecto de perderme completamente una lectura (ese momento en el cual uno no se da cuenta de que sigue leyendo y simplemente absorbe todo el contenido de lo que lee, ni siquiera se da cuenta de que pasa páginas y el tiempo desparece)al leer un libro.

JAY dijo...

Yo opino lo mismo de Guardiak, tengo muchos e-books, pero nada se compara al papel, el sentir de las hojas cuando uno las pasa y perderse en una buena lectura en el autobus o en cualquier momento libre, leer un libro es lo maximo.h

Abraham "Giovanni" dijo...

Sentarse y leer un buen libro en una tarde fresca de vacaciones con buena musica y un buen vaso de cafe caliente o en su defecto una copa de vino....GENTE!!!!! no tiene presio!!! los libros seran por siempre una infinita rama de posibilidades, fantasias, luchas, poder, ciencia, religion y ademas busqueda de la verdad...Mae en verdad un buen articulo mi amigo de Sendo...!!!

Alonso\*/Esteban dijo...

Acuerdo total con mis compañeros acá. El placer de leer, de deslizar páginas, el modo en que uno hasta puede asociar pasajes, páginas, con lugares y momentos significativos... dioses, que cosa placentera y genial
Salve para siempre el libro en papel!