viernes, 9 de enero de 2009

Tales Of The City

-Episodio 1-
La Mañana


*Tales of the City es una nueva sección que he preparo para reírse un rato de la sociedad en la que vivimos. La sección es realizada con la idea de un humor un poco critico, pero que principalmente nos haga pasar un rato ameno con el estres de cada día.

Los relatos son parte de la vida cotidiana de mis amigos, compañeros y propios que en su momento nos ha pasado; contemplando esos días buenos o malos y que han sido para olvidar pero que a la vez nos hicieron reír; espero que disfruten la sección, y claro si alguno de los compañeros del Templo desean escribir sus Tales of The City me avisan y tienen toda la libertad para hacerlo*.

Nota: Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia. XD

“Todo empieza en el amanecer de cada día; al acostarse tarde por culpa de la televisión, Internet, PlayStation o el enorme trabajo de universidad que vale como para la tesis final y descubres que solo vale el 2% de la materia (odio cuando pasa). El cuerpo no desea moverse como dentro de 6 días para levantarse como a la 1 de la tarde para comer y luego dormir y tristemente uno se pregunta...

-Puta ya es de mañana-XD

La mañana llega con el sol calentando, las nubes impulsadas por el viento frio y fresco, el cielo tan azul como el océano mismo, y tu en la cama mandando al carajo al despertador por interrumpir tus dulces sueños de conquista mundial, pasar el juego imposible (claro perfecto al 100%) o conquistar a la güila mas reventada del mundo o el caso contrario al tipo mas galán de el planeta tierra. (En el caso de las mujeres… espero -_-).

Como no te queda de otra, intentas descifrar el laberinto intangible que representa tu cama, el cual es el santuario máximo para muchas situaciones y por ello no se debe profanar en lo absoluto, hasta que de un golpe contundente contra el piso despiertas de la manera mas brutal posible y luego de una serie de groserías, insultos y maldiciones no te queda otra cosa mas que levantarte de tu santo reducto hecho por Morfeo dios del Sueño. (Que se ríe mientras tú maldices).

Tras el épico despertar, te diriges a la ducha con la esperanza de que con la fresca agua de la mañana por fin tu cuerpo reaccione de su aletargo; al punto que tus ojos ya puedan descifrar formas y colores, y es obvió que tal maravilla es algo duro de encontrar, pues te topas con hermanos que duran el tiempo de la creación de la tierra en el baño, la ducha que no sirve, no te pones de acuerdo con la que te vas a poner (como si uno fuera a un festival de modas) ves pros y contras de tu vestimenta. Aquí estas perdiendo tiempo valioso de la mañana; que ya de por si vas tarde. Cuando logras equiparte adecuadamente como caballero a la guerra y logras entrar a los dominios de Poseidón ( tu baño).

Y cuando ya por fin te bañas aun con algunos pequeños retos como que no hay jabón o shampoo te las ingenias para solventar el problema y ves que todo es perfecto… Pero sientes un escalofrío en tu espalda; no por las pequeñas gotas de agua, no por estar desnudo, ni siquiera por el temor de llegar al trabajo o a la Universidad tarde… Es que se te olvido en mal nacido paño o la toalla por la prisa.

Pides ayuda, nadie te escucha, analizas cada espacio de tu baño y no encuentras si quiera un pañito para la nariz, entonces con el valor suficiente como para vencer al ejercito Israelí (eso si es valor) decides salir del protegido baño a la oscura casa en donde tu estas desnudo, tarde y a punto de querer que la tierra te coma.

Abres la puerta lentamente y ves la luz al final del túnel pues el paño esta ahí a menos de 2 metros, sonríes, casi lloras de la felicidad y te dispones a tomar el objeto como en un juego de RPG (el paño legendario nivel 25) tu mano lentamente se mueve hacia delante mientras tu cuerpo la sigue lo tomas y el momento de gloria cruza por tu mente y preguntas: ¿por que no hay música de victoria? … Pero como en todo buen RPG nunca las cosas se consiguen fácil y en movimiento rápido de tu cabeza ves que la ventana o puerta esta abierta y tu cara se torna de una felicidad de victoria; a una cara de desesperación mientras intentas huir de una ventisca de aire altamente frió. Corres, pero el viento es mas rápido que tu, los 2 metros parecen 2 kilómetros, tocas con tu mano la puerta del baño y al final cuando crees que has vencido, el frió aire choca con el agua de tu espalda tu rostro se torna de dolor y escalofrío a la ves que vuelves insultar, maldecís y le mentas a todo en general.

Termino el nivel del baño después de respirar profundo y decirte a ti mismo hay peores cosas en esta mundo" (como Michael Jackson, George Bush o los Emos) te vestís con menores problemas como puede ser las medias de otro color o la camisa arrugada, cosas de rápida solución; listo al fin desayunas de una manera rápida, tomas tus cosas, te despides de tus seres queridos, caminas hacia la puerta, la abres y todo un nuevo mundo se presenta ante ti. Más brutal, rudo, siniestro y sin control: Es llamado CIUDAD.”

Próximo Capitulo: Caminando hacia la parada de buses”

Abraham “Geovanni” Notto.

2 comentarios:

JAY dijo...

Muy bueno el cuento, a mi me ha pasado eso que describir muchas veces....

superior dijo...

Good Blog, I think I want to find me, I will tell my other friends, on all!
aoc power leveling