martes, 31 de marzo de 2009

Amélie -una chica, asombrosa-

Liberandome un poco del tedioso quehacer universitario, el fin de semana pasado note con gusto como en Cinemax, estuvierón dando un ciclo de películas francesas. Y entre las películas trasmitidas se encontraba una de mis favoritas: Amélie.

Así que sin apuros ni compromisos; me sente comodamente en mi sillón para disfrutar nuevamente de esta película. Hoy quisiera compartir con los lectores, mi reseña sobre la misma.


FICHA TÉCNICA

Titulo original: Le fabuleux destin d'Amélie Poulain. (el fabuloso destino de Amélie Poulain).

Dirección: Jean-Pierre Jeunet.

Producción: Claudie Ossard & Jean-Marc Deschamps

Guión: Jean-Pierre Jeunet.

Música: Yann Tiersen

País: Francia y Alemania

Año: 2001 Duracción: 122 Minutos

SINOPSIS: Amélie Paulain (Audrey Tautou), fue una niña que creció aislada del resto de los niños, por decisión de su padre. Pues desde su nacimiento, sus padres creian que la pequeña tenía un padecimiento del corazón.

Éste hecho, junto con el ambiente tenso que imperaba en su hogar; género en la pequeña una extraña visión del mundo que la rodeaba. Disparando así una inusual y activa imaginación.

Poco después de que su madre muriera (producto de un turista suicida que le cayó encima desde lo alto de la iglesia de Notre Dame); las tendencias anti-sociales de su padre se agudizán. Sin embargo este hecho lejos de sumir a la pequeña en la tristeza y confusión; logra como resultado que su imaginación se vea potenciada.

Cuando Amélie cumple 22, deja su casa para instalarse en su propio apartamento. Poco después consigue trabajo como camarera del "Cafe le Deux Molins"; donde conocerá a toda una amplia gama de personajes inusuales.

Gracias a su carisma y peculiar forma de vivir, Amélie cambiará la vida de aquellos que la rodean. Y con estrategias conmovedoras y planes alocados; germinará la felicidad en sus vidas.

Comentario:

Considerada por muchos como una de las mejores películas francesas de todos los tiempos; Amélie es una obra intensa, romántica, inteligente y jocosa. De esas películas que generán amor a primera vista. Una celebración de la vida que despierta en el espectador, ese sentimiento de nostalgia y deseo de retornar a la infancia. Dejar salir a nuestro niño interior, y seguir a Alicia hasta el agujero del conejo.

Con una magnifica interpretación por parte de la hermosa Audrey Tautou (que de paso es de mis actrices favoritas) el personaje de Amélie es sencillamente brillante. Pues en un mundo donde el egoísmo se mira por doquier y a la vuelta de la esquina, nos encontramos a esta bella joven que disfruta de su existencia mientras mejora la de los demás sin que ellos lo noten.

Según Jean-Pierre Jeunet (su realizador), se trata de un film "concebido para dar felicidad a la gente".

Sin embargo, en mi opinión su planteamiento es más que eso. Pues Amélie es un relato mágico e inteligente, que invita al espectador a ser complice de una historia encantadora y llena de peculiaridades. Convertirnos en un personaje más dentro de 122 minutos de felicidad en nuestras vidas. Cine del bueno...muy bueno.

Sí desean pasar una tarde amena ó una noche placentera (de buen cine), entonces les recomiendo que vean esta película. Pues es de esas cosas que uno necesita y que están ahí sin miramientos.

Realmente no encuentro palabras para sacarle algo negativo a esta cinta. Solo les digo que la vean, y juzguen por ustedes mismos.



¡Saludos!

Sendoshi Kurumada...

1 comentario:

JAY dijo...

Una de mis peliculas favoritas, adoro a Amelie... es un cuento de hadas moderno, tan lleno de inocencia, de magia que realmente uno no puede evitar sonrier y sentirse bien, tal y como pretendia su genial director.

En un Paris de ensueño, limpio y sin delicuentes (solo unos simpaticos inmigrantes) se desarrolla la historia de esta chica que aprende lo que es el amor, luego de vivir encerrada en un mundo de fantasia.

Definitivamente esto es algo con lo que me puedo identificar plenamente. Me pregunto si alguna vez encontrare a mi Amelie... puntos extra si se parece a Audrey Tattou (si lo se, le pido demasiado a la vida).