lunes, 18 de mayo de 2009

¿Qué pasará por la mente de un entrevistador en un caso así?

Existen algunas preguntas que es mejor no saber la respuesta. Palabras más ciertas no conozco.

Siempre oigo a la gente comentando sobre sus experiencias insólitas y/o cómicas con personas a la hora de presentárseles la opción de responder de múltiples maneras; sin lugar a dudas, muchos, sino la mayoría de dichas anécdotas resultan extremadamente hilarantes.

Dando, en cada caso, a mostrar nuevamente la capacidad creativa, y los rangos de la estupidez humana.

Y, a pesar de saber que corremos ese riesgo de escuchar algo que no esperábamos, o incluso, no queríamos oír, seguimos preguntando.

Tal fue el caso de un joven hace un tiempo. No es secreto para nadie que los estudiantes de Ciencias Sociales de la UCR, resultan molestos a veces (mayoría de veces), con sus incesantes protestas y entrevistas/cuestionarios. Hasta en las bibliotecas lo encuentran a uno ahora para hacerle perder el tiempo. Pero eso no es importante para la historia …

Fui abordada por un estudiante X, de quién sabe que carrera de Sociales, en la Carlos Monge. Me encontraba estudiando en el momento, así que me agarró por sorpresa. Llegó a solicitar que un amigo y yo cerrásemos los ojos y practicáramos un ejercicio; mi amigo se negó, yo estaba aburrida de estudiar anatomía así que acepté seguirle el juego.

El joven dijo que el propósito de la actividad era lograr un “análisis del inconsciente colectivo”. Me dijo que mantuviese los ojos cerrados y pensara en algo bonito, eso hice, y lo primero que vino a mi mente fue: “estoy con un bisturí en la mano, diseccionando un perro; llena hasta los codos en sangre” (luego de estar estudiando cortes diseccionados de diversos animales toda la mañana, fue lo primero que me vino a la mente). No he terminado de disfrutar esta imagen, cuando seguidamente me pidió que le contase qué fue lo que pensé.

Estuve aprehensiva de relatarle mi idea de “algo bonito”, principalmente porque temía la reacción ante tal imagen macabra de agrado para mi persona (me lo imaginé llamando a los psiquiatras para que me internasen de inmediato). Insistió a tal grado, para que le dijese lo que pensé, que terminé contándoselo. Su primera reacción fue de asombro, con cara de estupefacto, y terminó alejándose lo más posible de mí.

Supongo que fue la intriga o simplemente para apaciguarse, pero volvió al cabo de unos minutos preguntando la razón de mi gusto por dichas actividades, seguido de preguntarme mi carrera. Le respondí, y dada su reacción, estoy esperando una huelga frente a Zootecnia uno de estos días, porque estoy convencida de que él creyó que en la UCR imparten Medicina Veterinaria.

Realmente no tengo ni la menor idea de qué respuestas recibió anterior y posteriormente a esto, sin embargo, puedo decir que hay frases que dejan una impresión en uno, y la mía ciertamente dejó su huella! (ojalá le hubieran visto la cara!!!).

Gracias a todo esto, me puse a pensar (sano ejercicio >o<) en todos esos individuos que, día tras día, reciben respuestas igual o mayormente desconcertantes. Y comencé a tener curiosidad sobre los pensamientos de las personas oyentes, y también de las líneas de pensamientos de los que terminan expresando las frases “peculiares”. Mi respuesta estaba inspirada en mi estudio anatómico del día, y quizá hasta de mi lectura de “El perfume: historia de un asesino”; quién sabe qué efecto tuvo, y cuales fueron las inspiraciones para todas las demás “ideales bonitos”.

Ahora, hago la pregunta (solo porque es divertido): ¿Qué es lo primero que les viene a la mente cuando piensan en algo bonito?

Simplemente quise compartir esta anécdota con ustedes, para que ser rieran un rato o al menos se entretuviesen un poco.

PS: no sé que tan relevante resulte este post, sin embargo, me tiene sin cuidado; sé que más de uno en “internet-landia” terminará riéndose o al menos causándole gracia. Y si no es así, entonces Sendo, quítelo, edítelo, no me importa, haha! Ya no puede decir que no escribo, haha...

NAYE-LI.

1 comentario:

Argen dijo...

di, yo lo lei y definitivamente me hizo gracia.

la verdad no me he topado eso (no estudio :P) pero en si es molesto que los extraños lo molesten a uno en medio de la nada, de hecho en el momento que dijo "cierren los ojos" lo primero que pense es "si los cierro me roba algo" :P

definitivamente no es algo que me gustaria hacer, andar preguntando tonteras por ahi, no va con migo. Y a su pregunta de que me hace feliz, por leer eso me iamgine una escena de Dexter y me comenze a reir internamente :P, o sea que es relativo a lo ultimo que uno estaba pensando sin duda XD