jueves, 16 de julio de 2009

Recuperando la Masculinidad

Este articulo es tomado del blog Naxo Seduccion que esta lleno de muy buenos articulos que me recomendo un buen lector en el comentario que escribi sobre las mujeres.

Me gustaria compartir con ustedes uno de estos articulos y de paso invitarlos a que lean este blog, Naxo habla de forma muy amena sobre la masculinidad y las relaciones de pareja, como una forma de ayudar a los que somos menos duchos en el arte de la seduccion, aparte de dar consejos que se aplican a las demas areas de la vida del hombre. Y aquí los dejo con:

Recuperando la Masculinidad


Nitezsche decía: "lo que no me mata me hace más fuerte".

Joker decía: "lo que no te mata te hace más extraño".


He comprobado que ambas cosas son ciertas...

Hoy quiero hablarles sobre la masculinidad. Y por el camino también tocaremos el comportamiento de buen tipo que tantas veces nos estropea las cosas. Ser un hombre es un arte y no siempre sabemos qué es lo que verdaderamente nos hace masculinos, y nos comportamos como niños o como mujercitas. Las mujeres tienen su manera de ser, y justamente eso es lo que nos atrae de ellas, su forma femenina de comportarse, sus gestos, sus movimientos, su forma de afrontar la realidad. Una mujer que no sea femenina pierde su atractivo, y entonces empezamos a elaborar toda una serie de hipótesis sobre su comportamiento e incluso sus tendencias.

Pues déjame decirte que las mujeres hacen exactamente lo mismo con un hombre que ha olvidado su masculinidad, y que se comporta de forma infantil o de forma femenina. Así que lo que deseo es que como paso fundamental en tu proceso de convertirte en un seductor empieces a revisar tus costumbres y tu manera de actuar frente a los demás hombres y, sobre todo, frente a las mujeres. La idea no es que te conviertas en una especie de hombre obrero de construcción y rudo domador de caballos, pero tampoco que estés a un paso de parecer un diseñador de modas francés.


Las causas por las cuales no somos lo suficientemente masculinos las atribuyo al menos a tres causas:


1. Las nuevas exigencias laborales han hecho que los niños estén alejados de figuras masculinas, a las cuales sólo pueden tener unas muy pocas horas al día. En general están al cuidado de figuras femeninas, algunos con sus madres, otros con tías, abuelas o niñeras/empleadas del servicio.

2. Movimientos feministas han logrado avances notables en cuando a equidad para ambos géneros, han obtenido grandes logros merecidos para las mujeres y también han impuesto necesarios límites a prácticas abusivas y discriminatorias de los hombres. Sin embargo este cambio en la mente de algunos hombres significa “se lo más femenino posible para ubicarte en un plano de igualdad”. Y acá hay dos conceptos que es necesario revisar una cosa es igualdad (ser igual a algo, A=B) y ser equitativo (tener las mismas oportunidades y condiciones. Igualdad con las mujeres implicaría que vistiéramos igual, que fuéramos idénticos en cuando a apariencia y pensamiento, lo cual es imposible, en cambio la equidad procura que no exista discriminación y que todos tengamos las mismas posibilidades de desarrollo.

3. Relacionado con lo anterior: los hombres nos estamos acostumbrando a recibir el concepto de masculinidad que nos dictan las mujeres de labios para afuera. Para algunas mujeres el hombre ideal resulta muy cercano a un ser angelical, totalmente compresivo, disponible, sincero, dedicado y varios etcéteras, sin embargo aunque eso “dicen” que les gusta, por debajo otro prototipo es el que les mueve las entrañas y les genera atracción visceral, y son los hombres más rudos, más impredecibles, los más masculinos al hablar, al moverse, al comportarse y al pensar.

Como resultado de estas dos dinámicas se ha dado un extremo: somos más conscientes de los rasgos agresivos y machistas que pueden resultar perjudiciales pero hemos caído en perder todo sentido de masculinidad, nos hemos convertido en lo que creemos que les gusta a las mujeres. Al parecer cada generación de hombres se vuelve cada vez más pasiva, cada vez más melodramática (no me quiero imaginar cómo serán aquellos adultos del mañana que hoy son emos y cosas parecidas).

En general este divorcio del hombre de su propia masculinidad conduce a que el síndrome del buen tipo se desarrolle con una extensión semejante a la de una epidemia, yo observo una serie de comportamientos que caracterizan a este buen tipo:

1. Los buenos tipos tienden a desconectarse de otros hombres: Veo un fenómeno. Los buenos tipos tienden a aislarse de sus similares hombres, se rodean de otros buenos tipos o en su defecto de sólo mujeres, por lo cual se habitúan a comportarse en un ambiente que “premia” o valida sus comportamientos. Usualmente los escucho diciendo frases como estas:

-“No me siento cómodo con otros hombres. No tengo ni idea de lo que hablan”

-“La mayoría de hombres son idiotas”

-“Antes solía salir con mis amigos, pero desde que estoy con mi mujer no volví a hacerlo”

-“Yo tiendo a ser un solitario”

Y acá va una anotación, un poco al margen. He escuchado y asesoro algunas comunidades de seducción, a nivel local y en otros países a través de los líderes que surgen espontáneamente de ella. El punto es que en el proceso muchos de los integrantes de esa comunidad van teniendo éxito y van logrando consolidar relaciones estables, ante lo cual proceden a abandonar a sus antiguos compañeros, incluso los miran como si fueran leprosos, avergonzándose de sus raíces y de aquellos que en un punto estaban igual que ellos. Bueno, en estas comunidades debería forjarse un lazo de hermandad, que lleve a que sean comunidades de apoyo para unos y para otros, donde hablen aquellos que están más avanzados y aquellos que hasta ahora inician. Pero algo que no debería pasar es que alguien sienta vergüenza por sus compañeros de comunidad una vez que empieza a tener éxito o por miedo a lo que puedan pensar sus nuevas novias.


Volviendo al punto: la mayoría de estos buenos tipos de desconectan debido a que en su infancia tuvieron experiencias negativas con figuras masculinas, con su padre por ejemplo. También es común que muchos niños que padecieron burlas por parte de sus compañeros en los colegios sufran este tipo de “desprecio” hacia las figuras masculinas, pues piensan que al igual que en la infancia cuando los sometían, los agredían o se burlaban de ellos hoy día pueden pasar por lo mismo. Lo más irónico de todo es que por su mismo miedo son víctimas de eso precisamente, cuando están en el trabajo, en la universidad siempre caen en manos del macho alfa de turno, o del pseudo macho alfa.


Y nuevamente otra nota al margen, inspirada en una pregunta al post pasado y es referida al concepto de “Pseudo macho alfa.” El prefijo “pseudo” significa “falso”, y me permite describir a aquellos personajes que aún no poseen el juego interno y sólo “simulan” comportarse como un macho alfa, imitan su postura, imitan sus frases, incluso pueden ser grandotes, hablar con voz fuerte y ademanes imponentes y crean una actuación en algunos puntos convincente, sin embargo si dan con alguien que sepa pueden quedar desenmascarados. Y te contaré un ejemplo, hace algunos años conocí a una mujer que hablaba maravillas de un tipo a quien describía como un adonis, era mi competidor natural por aquella mujer, así que en aquel momento preparé toda mi artillería para magearlo, suponiendo que era un macho alfa en toda regla. Al llegar al momento de la presentación mi olfato de psicólogo me mostro que estaba ante un embaucador, alguien que sólo simulaba ser fuerte y machito. Así que con este hice una jugada diferente…


Entendí que su posición falsa estaba inspirada por el miedo, así que se escudaba en sus músculos y en sus gestos para simular poder, el verdadero alfa no teme, realmente está relajado y confiado y si es cansón con otros hombres lo es porque es territorial y desea dejarlos a todos en su lugar, no porque les tema. En cambio el pseudo alfa basa todo su juego interno en el miedo que tiene a ser ubicado, así que es más agresivo que de costumbre y cuando es atacado directamente reacciona violentamente.

Así que use una jugada indirecta con él. Lo que hice fue aliarme con él, mostrarle aparente sumisión y admiración, me mostré dócil e inofensivo. Cuando estuve en confianza con él, y me respaldó con el grupo (era lógico pues no lo había desafiado) procedí a magearlo en escalada. Es decir, me gané el respeto del grupo porque el mismo pseudo alfa me lo había concedido y luego aproveché esa misma reputación que había validado el alfa para devolverme contra él y ponerlo en su sitio, lo que hice fue empezar de a pocos, desafiando su autoridad, tomando el liderazgo de la charla y las interacciones, y con actitudes y comentarios psicológicos en los cuales descubrí sus debilidades emocionales y le insinué mostrarlas, para evitarlo el procedió a mostrar sumisión y admisión. Y acá viene un principio psicológico importante: las personas recuerdan lo más reciente, ejemplo de ello es que puedes hacer mil cosas bien pero si haces una mal, las personas recordarán la mala, entonces las personas simplemente recordarán lo último de tus interacciones y eso respaldaba mi inicial jugada pasiva y mi final jugada agresiva. El juego es muy sutil y requiere herramientas estratégicas avanzadas de calibración (luego hablaré de estrategias con alfas).

Otra creencia común entre los buenos tipos es que son mejores que los demás hombres, son más inteligentes, refinados, más evolucionados. Y claro está el punto no está en compararte con los hombres de las cavernas, pero la idea es que tampoco te muestres lejano a la masculinidad como concepto de comportarse. La raíz de esto se encuentra en la relación con el padre (nuevamente) en la infancia, cuando ellos trataban de ser diferentes del “mal” o poco disponible padre, y se dedicaban a consolar a la figura femenina, en la adultez los buenos tipos crean una dinámica similar con los hombres en general y buscan a través de racionalizaciones convencerse de que son mejores que los demás hombres porque en general los hombres a su modo de ver:

*No se controlan


*Son agresivos

*Son violentos


*No atienden a las necesidades de las mujeres.

*No son buenos amantes

*No son buenos padres


Como ven todas esas asociaciones están hechas al “ser hombre”, por lo cual el buen tipo procede a desmarcarse e irse al extremo, su razonamiento inconsciente es: “como los hombres son malos evitaré al máximo volverme uno de ellos”, al hacer ello se están privando de los beneficios de tener una “comunidad” masculina fuerte de interacción y exigencia con otros hombres.

En el próximo post revisaré otros tres rasgos del comportamiento del buen tipo que lo alejan de la masculinidad que debe despertar, y acá te los adelanto.

2. Los buenos tipos tienen a desconectarse de su propia masculinidad.

3. Los buenos tipos tienden a tener un apego inconsciente y de carácter monógamo con su madre.

4. Los buenos tipos tienden a depender de la aprobación emocional de la mujer.

Con esto en mente estoy seguro que pronto identificarás los patrones que te impiden dar una imagen fuerte, de carácter y muy masculina.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!




Comentarios

Yo soy un hombre bueno, y eso no es bueno!!! lo he aprendido a la fuerza y luego de muchos golpes y decepciones. Primer error, escuchar a las mujeres... si... escuchar lo que ellas dicen de uno y de los hombres en general es un error. La mayoria de las mujeres hablan de forma politicamente correcta, pero lo que dicen no siempre refleja lo que piensan.Dicen que quieren un hombre sentible que no tema expresarse, pero no perdonan a un hombre que en algun momento demuestre inseguridad. No quiero decir que hay que ser un machista que tiene los sentimientos de una piedra, no hay que irse al otro extremo, pero tambien hay que saber controlar las emociones y aveces saber cuando expresar y comunicar lo que sentimos, y por sobretodo... CON QUIEN LO HACEMOS. Cuando nos abrimos demasiado a una persona tambien nos ponemos en una posicion muy vulnerable.

Dicen que quieren hombres que se preocupan por su apariencia, pero cuando uno lleva esto al extremo, mas bien puede pasar por ser poco varonil. Una adecuada higiene es parte de ser hombre, al igual que un gusto por el cuidado personal, pero aplicarse cuanto producto de belleza masculina hay en el mercado y competir con ella a nivel shampoos, cremas y tratamientos de belleza no es bien visto por ellas... aunque usted no lo crea (ojala no me demanden por los derechos de esa frase!!!).

Cambiando un poco la direccion del comentario, otro punto interesante es aprender a relacionarnos con otros hombres. Creo que vivimos en una sociedad que ataca bastante al hombre, y trata de disminuir el merito de las actividades masculinas tachandolas de primitivas. Creo que muchos de nosotros necesitamos aprender a socializar con otros hombres, y mediante el deporte o con solo una buena conversacion podemos aprender mucho a como relacionarnos con los demas. Y en esto aprender a relacionarnos con otros hombres, hablo de aquellos de los que huimos, los machos alfa, creo que el reto es aprender de ellos y ganarnos su respeto, en lugar de huirles y a sus espaldas criticarlos, generalmente solo por envidia.

Creo que el punto de articulo es aprender a aceptar nuestra masculinidad y disfrutarla, saber que como hombres somos DIFERENTES de las mujeres, y que eso es algo bueno. Ellas tiene sus ventajas y NOSOTROS TAMBIEN, y no hablo de gastarnos el salario en licor, orinar de pie y tener sexo irresponsablemente sin miedo al embarazo. Hablo de que los hombres tenemos la capacidad de amar y proteger, de construir con nuestras manos y de enseñar con autoridad y disciplina... cualidades que todos tenemos y que tenemos desarrollar.

Sin embargo hay algo que creo que Naxo omitio, y es que ante todo debemos aceptarnos a nosotros mismos. El gran peligro de emprender busquedas como esta de una masculinidad sana es justamente perder el norte, imitar o buscar la aprobación de los demas, algo que lejos de ayudar mas bien nos aleja del objetivo.

Naxo con muy buenas intenciones, al igual que muchas paginas y libros, da consejos practicos para que los hombres beta o epsilon tambien puedan conseguir pareja... pero creo que centrar nuestra masculinidad sobre eso es algo mas bien pobre. Primero que todo... vale la pena conseguir pareja? Para que te vas a joder por iniciar algo que lejos de ayudar te va a joder mas, solo demostrar tu masculinidad.

Creo que mas bien en la soledad en donde uno debe levantarse y usar esas herramientas de auto mejoramiento, y hacerlo por uno, y no por nadie mas. Sali a hacer ejercicio, aprende algo nuevo, construi algo con las manos o simplemente date el gusto de hacer algo que siempre haz querido, pero hacelo por vos mismo, no por si las chavalas te van a ver o si te van a dar su aprovacion, solo hacerlo!!! Creo que es bueno enamorarnos de nosotros mismos... si voy a repetirlo.., HAY QUE ENAMORARNOS DE NOSOTROS MISMOS.

Si una chavala viene y te acepta como lo que sos, entonces va a valer la pena... por eso no creo en cacerias. Ciertamente matar tu comida debe ser mas excitante que ir a la carniceria, pero la carniceria no deja de ser practica, mas si uno no tiene tiempo para cazar. Para salir a cazar mujeres, se adonde ir y cuanto cobran, y al igual que en la carniceria, yo escojo como quiero el corte. Eso de ser un seductor mujeriego, si bien suena muy cool, es igual que aquellos que se dedican a la caza mayor, hay que tener recursos para el safari.

Yo mas bien creo que la verdadera masculinidad esta en el automejoramiento integral constante, y no necesitas una mujer o plata para ser mejor cada dia, solo necesitas al hombre que te ve desde el espejo. Por cierto para cerrar el post con un poco de buen humor, aqui les dejo del macho alfa por excelencia, el señor Chuck Norris.


Jay "Learning the ways of the man"

3 comentarios:

MiiDő®ψ dijo...

Hey! Ola me encanto el blog, esta genial!!

Muy bueno el Post!! Que complicada es la humanidad nunca esta conforme con nada ni con los estandares de identidad... XD ahora no solo hay mujer y hombre ....

Un saludote!! y akii los andare leyendo. Pasa por mi blog

Bye bye

Alonso\*/Esteban dijo...

Bueeeeen post, hermano Jay.

Me ha gustado mucho el enfoque. Un balance entre lo mejor de lo que los hombres han sido y pueden ser. Digo, ¡No es pecado haber nacido varón!! Qué bueno este llamado a vindicarnos como tales. Gracias

Anónimo dijo...

Desde el inicio ser hombre o mujer no es facil, mas que todo por que cada uno por igual debe aprender a ser el o ella misma sin importar las circustancias, cultura, tradiciones, modelos establecidos y en fin cuanto concepto alla que no nos permita enfocarnos en nuestro desarrollo personal.
Las mujeres pasamos no por cosas iguales, pero si similares en el hecho de que tambien tenemos cosas que conseguir o hacer para ser mujeres aceptadas dentro de todos los diferntes niveles sociales.
Diria que ha sido un poco al reves que el caso masculino puesto que hoy en dia, muchas mujeres buscan rechazar parte de su femeneidad para sentirse superiores, dejando de lado cosas instintivas que tampoco son malas, pero que por alguna razon les ha dejado en el inconsiente que implica ser fragiles y sumisas, cosa que es erronea.
Esta interesante el comentario que adjuntaste, sin embargo me parece que huir de un concepto para adentrarse en otro solo por que aparenta ser mejor, no le da lugar a un pleno razonamiento y esto en cualquier tema resulta peligroso, pues nos aleja mas del espejo en donde finalmente queremos llegar a conocernos.
Como bien dijiste se trata sencillamente de ser uno mismo.