viernes, 11 de febrero de 2011

¿El Desinterés Excita? por H3dicho

Ahora que estamos de cara al 14 de Febrero y dado que los aires romanticones empalagan el ambiente; me parecio interesante y propicio compartir con ustedes este viejo articulo que encontre un día, en el blog de Hedicho.

En general la entrada me parece bastante interesante. Pues de una forma mordaz y sin pelos en la lengua, (algo muy común en el autor) el señor Ticoblogger deja plasmados puntos muy interesantes y ciertos.



"Las mujeres más guapas suelen ser víctimas del desinterés como vía para seducirlas, y aunque las mujeres son tan difíciles de entender, al parecer funciona más de lo que podríamos esperar.

Las mujeres más inteligentes son vulnerables al “desinterés” como táctica para nalguearlas a posteriori, por lo que guapa o inteligente, no importa, lo que realmente importa es no mostrarse sobrado, ya que este tipo de mujeres pueden oler la “necesidad” y están programadas para repeler cualquier acercamiento de un tipo “desesperado”.

Pero no todo es paraíso, y existe mucha mujer que no necesita un mae que juegue de interesante, sino por el contrario, que les suba la autoestima a punta de halagos, pero aún a este tipo de mujeres necesitan sentir la necesidad de seguir siendo seducidas vía desinterés, una vez el mae ya les haya levantado el autoestima

La mujer tiene un cerebro tan complejo, que busca un mae carepicha y un mae tuanis a la ves, por lo que también buscan un mae “desinteresado”, pero que les tire señales en “gotas”, pero que no las ahogue.

No podemos culpar a una persona por aspirar por algo bueno, y tienen que entender que un objetivo fácil difícilmente pueda entrar en la categoría de lo mejor, y entre más rudo el reto más lo deseamos.

Inclusive las modelillos tontas les atraen los maes que no se rinden a sus pies, por lo que inclusive a estos niveles de tan poco intelecto hay un deseo primitivo de querer algo mejor.

Mujeres, a uno como mae también le interesa una mujer interesante, y aunque nosotros somos mucho más básicos, en definitiva nos mueve más una mujer que sepa jugar de interesante, sin necesidad de que juegue de viva.

Las mujeres se quejan de los maes que no toman la iniciativa, y nosotros nos quejamos de que las mujeres se quedan con los brazos cruzados por más que vean que el mae esta interesado en ellas pero no sabe como entrarles.

Jugar de interesante no tiene nada que ver con no tomar la iniciativa, sino que se trata de que la otra persona no puede anticipar tus movimientos, y de esta forma hacer que el interés sea algo permanente y no algo pasajero.

Los divorcios están de moda, y esto es así porque las personas cuando se casan, piensan que “el juego ha terminado”, y dan por sentado a sus parejas. La realidad es que con el matrimonio el juego apenas comienza, y es el juego más difícil que se pueda jugar, ya que a pesar del mutuo conocimiento se trata de mantener el interés, y esto es imposible sin alguna que otra constante sorpresa, y esto solo puede lograrse si las partes esta en una constante conquista de lo ya “conquistado”.

Espero que esta reflexión carepicha haya sido de su interés"...


Comentario

Es curioso, pero mucho de lo que H3dicho menciona en su articulo, me a pasado con frecuencia. Y es que honestamente, siempre he creído que las mujeres son seres obsequedamente enigmáticos. Tan distantes a nuestro entendimiento, como el sol a nuestro planeta. Y creo que el principal problema de cuando uno se relaciona con una chica, es que uno; ya sea de manera directa ó indirecta; siempre anda buscando la manera de ver como le agradamos. Sin darnos cuenta de que en dicha practica muchas veces no olvidamos de quienes somos, y caemos en el tipico error de pretender ser alguién ajeno. En el peor de los casos alguién que no queremos ser. No se hasta que punto esto sea verdad ó no. Lo que sí me queda claro es que, ya sea que uno juegue de interesante ó no las mujeres sencillamente son las que deciden. Así que por más premisas que uno le ponga al asunto, esto no garantiza el exito de una relación. En otras palabras: Uno triunfa solo si a ellas les da la gana.

Cuando uno establece una relación, es normal que surjan reglas. No obstante, no entiendo porque las mujeres siempre se empeñan en hacer que el hombre, termine haciendo lo que ellas desean. Se que no todas son así, no obstante es una generalidad que en el 80% de los casos siempre pasa.

Lo más curioso de todo es el asunto del "desinterés". Aspecto que por más que me esmero, sigo sin agarrarlo.

Sí uno es atento, cortés, comprensivo y esta SIEMPRE pendiente de ellas; las chavalas se aburren. Pero sí uno las trata mal, las ignora y las lleva con indiferencia, ¿se sienten atraídas? Es que acaso ¿existe algún grado de masoquismo intrínseco en el concepto de relaciones de pareja? ó es que ¿realmente estamos mal? Lo peor de todo es ver maes que son unos perfectos imbéciles, patanes y demás; enparejados con una muchacha tuanis. Mientras que los que son buenas personas, son los que siempre andan pulseandola.

Lo más ironico de todo es que siempre llegan a un punto donde el tipo canalla les hace una perrada. Y en vez de reventarlo de una buena vez, se esperan un tiempo para volver con el idiota. La verdad no comprendo a las mujeres. Sería bueno ver sus comentarios para ver que opinan ustedes.


¡Saludos!
Sendoshi Kurumada

3 comentarios:

JAY dijo...

Interesante articulo, aunque para mi eso sea como descubrir el agua tibia. En realidad a estas edades Andres, preocupate por hacer plata y vivir bien, las mujeres vendran por añadidura.

Porque digo esto... porque si te dedicas a lo que te gusta, tienes exito, seras feliz y atraeras a la gente, en especial a las damas. Si no eres feliz solo, menos lo seras con la carga de una relacion encima.

Las mujeres no son tontas, cuando son jovenes quieren divertise y cuando maduran quieren estabilidad. Para ambas cosas se necesita plata y tiempo. Si no las tienes ni te preocupes por empezar una relacion, no va a durar.

Como hombre uno debe dedicarse a estar feliz consigo mismo, ya con el tiempo uno encontrara una mujer que comparta esa felicidad. Una de las mayores ventajas de nuestra naturaleza es que envejecemos mejor, por mas que nos quieran asustar y meter presion.

H3dicho dijo...

Amante a la Ambigua

Esa entrada puede interesarte..

Mae, lo que dice el compa arriba tiene medianamente razòn, hay que ser uno mismo, y ser feliz en lo que hace, y eso también es un imán.

Y yo creo más en la mutua conquista...pero el machismo hace que como vos decis, la mujer juegue a ser el sujeto pasivo en la caceria..

Buena nota mop

Naye dijo...

Totalmente de acuerdo con Jay . Primero enfoque sus energías en hacerse feliz, y verás que solo es cuestión de tiempo para que la mujer aparezca. Cómo esperas poder estar en una relación en donde no estas cómodo ni feliz con tu situación, y mucho menos, contigo mismo? Lo que inevitablemente sucede es que uno u otro termina cargando a la pareja con toda una gama de problemas ajenos, y alguien termina cediendo.
Lamentablemente, H3dicho no deja de tener razón ... La indiferencia juega un gran papel, somos repelidas por la desesperación (creo que es de fábrica, xq rajado que podría jurar que hasta se huele), es mero instinto, en cuanto no nos dan importancia o nos ignoran un poco, nos volvemos tontas (y la que lo niegue es xq no se ha dado cuenta de ello).
Sin embargo, en la parte en donde dice que terminamos jugando el papel de sujeto pasivo en la cacería, el problema viene a ser que cuando alguna mujer termina en papel dominante, el hombre (en su eterna lucha por demostrar quién es mas fuerte/hábil/etc) por lo general tiene una (o +) de varias reacciones:
- Lo considera/trata a uno de perra o la tacha de fácil.
- Siente que es castrado, y su masculinidad sufre.
- Se aprovecha de la situación (y no del modo en que el tipo queda como un caballero ;) hehe)
- La mujer es descartada al poco tiempo, xq para que sirve alguien que me quiere? (no crean, uds tmb lo hacen de vez en cuando)
- La mujer pierde el atractivo sexual.
- Se junta con la muchacha (y ahí desencadena una relación - recalco que en mi experiencia, este es el menor de los casos).

Por lo tanto, al final, gracias a como somos criados, la misma sociedad dificulta que uno se anime a decirles a uds nada.