martes, 9 de agosto de 2011

Prepararnos para el Cambio...



Bueno gente, ya estamos en la segunda semana de Agosto; y para este servidor es inevitable no pensar en lo condenadamente rápido que se a ido este año.

Y es que en cuestión de nada estaremos en Septiembre; mes de prisas en la universidad y de gastos desmesurados. Acciones que, de forma inconsciente, nos hacen creer que el tiempo durante esas fechas suele correr más a prisa. Tanto así que cuando menos lo notemos estaremos en diciembre recibiendo al 2012. Pero bueno, pasemos al tema que nos ocupa.

No hace mucho rato, mientras ojeaba el FB y veía las noticias; me percate de un curioso articulo publicado en el periódico La Nación; en donde se analiza un poco el tema de la decadente situación económica por la que esta pasando actualmente Estados Unidos.


Los que no han estado al tanto de la situación, comentarles que en los ultimos meses, la situación economica del E.U. se a tornado bastante delicada. Tanto así, que los especialistas afirman que el país esta al borde de la quiebra.


Al ser Costa Rica un país supeditado a lo que ocurra en el mercado estadounidense, es de esperar que dicha situación nos afecte de forma negativa. Por lo que no sería raro que pronto las cosas se pongan bastante dificiles para nuestra economía. De ahí que el siguiente articulo, nos ayude a reflexionar sobre como deberiamos afrontar los ticos, esta problematica:



"Preparandonos para el Cambio"



Articulo de: Maricel Sequeira para La Nación.



"A decir verdad, no me gusta ser ave de mal agüero, ni anticipar acontecimientos de los que no están seguros ni los expertos; pero, señoras y señores, creo que tenemos que irnos preparando para un gran cambio en el mundo.

No hablo de las profecías sobre el 2012, aunque quizá este próximo año sea de muchos cambios; me refiero a transformaciones económicas y sociales importantes. La crisis de la deuda que están experimentando Europa y Estados Unidos está sembrando en el panorama el temor, con fundamento, de una nueva recesión.

Estados Unidos logró un acuerdo bipartidista el pasado fin de semana para aumentar el techo de su deuda externa en 2,9 billones de dólares, que le permitiría llegar al 2013 pagando sus cuentas (financia el 40% de su gasto endeudándose). A cambio de eso, el Gobierno federal deberá reducir en una suma semejante el gasto público, en el plazo de diez años.

Para reducir ese déficit, el Gobierno no podrá contar con nuevos ingresos, porque un radicalizado partido Republicano se opuso con uñas y dientes a nuevos impuestos a los más ricos. Con ello, frenó la posibilidad de un acuerdo de mayor alcance para la solvencia del país a largo plazo, como lo señala el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman.

El presidente Obama, quizá obnubilado por la posibilidad de un segundo mandato o quizá amedrentado por la loca intransigencia que vio en sus adversarios políticos, cedió a las demandas sin recordar que cuando asumió el cargo prometió sentar las bases de un nuevo país, aunque eso le costara estar en el poder sólo cuatro años. Para cerrar el lúgubre paisaje que muestra la economía estadounidense, la más importante agencia calificadora de la deuda, Standard and Poor's, rebajó el viernes la categoría de la deuda estadounidense un escalón. La pasó de la máxima categoría AAA (muy segura) a AA+. La consecuencia probable es que, al elevarse el riesgo de los bonos de deuda, el Estado tendrá que pagar más intereses.

Frente a un panorama de re-recesión, ¿qué harán nuestros países? ¿Tenemos plan B? ¿Hacia dónde miramos y dirigimos nuestros productos? ¿Hacia China? Como comprenderán, no tengo respuestas para eso, solo preguntas. Pero creo que ya basta de creernos el cuento de que el capitalismo, tal y como se ha vivido en los últimos 20 años, genera riqueza. No, está claro que lo que ha generado es concentración.

Según un artículo publicado por The Washington Post, el 10% más rico de la población de Estados Unidos tenía en el 2008 casi los mismos ingresos que todo el resto del país junto. Los ingresos del 0,1 % más rico, unos 152.000 estadounidenses, aumentaron un 385% entre 1970 y el 2008. Por el contrario, el 90 % de los habitantes con ingresos más bajos, unos 137 millones de personas, han visto caer su poder adquisitivo en 1 % en el citado periodo. Su salario medio anual es de 31.244 dólares.

Por eso, creo que debemos exigirle a nuestros gobiernos ese plan B con un esquema más distributivo, más estímulo a la producción y al consumo nacional y un estado eficiente.

Además, cada ciudadano, cada familia, debería tener su propio plan B que debería incluir: tomar conciencia de que debemos gastar según nuestros ingresos; de que no es el consumo salvaje el que define quienes somos y que da lo mismo tener un celular de 30.000 colones que uno de 200.000 (los dos sirven para hablar, básicamente) y que es mejor pagarle a un agricultor nuestro los frijoles, aunque sean más caros que los chinos, porque así le damos de comer a uno de los nuestros. Dos conceptos: consumo responsable y comercio justo, deben empezar a ser parte de nuestro lenguaje cotidiano"...


Citando a mi buen amigo Ramírez:


"Tenemos que estar al borde del colapso para que más gente haga conciencia de lo enfermo de este sistema de producción. Pero creo, muy a mi pesar, que tendremos que estar EN el colapso para que la suficiente gente reaccione, y el cambio venga luego de eso"...


¡Saludos!


Sendoshi Kurumada

4 comentarios:

Dakuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dakuro dijo...

Parecen idiotas aqui siempre se ha sabido que estados unidos a estado endeudado hasta los dientes y aun asi seguimos "teniendo relaciones diplomaticas" con este pais y tras de eso con lo vagos que son aqui... yo breteo de domingo a domingo sin ningun incoveniente... en estos ultimos a~os las relaciones con china y japon debieron crecer mas dado que estos paises son muy productivos y como se sabe los orientales son muy trabajadores y deberian imitar ese amor o esclavitud( como lo quieran llamar) al trabajo, lo siento mucho por los vagabundos sin verguenzas que no quieran trabajar, pero para comer hay que trabajar, suerte a los vagos en estos tiempos de recesion, espero que se mueran de hambre y sus familias por vagabundos, por que los vagos solamente sirven para estorbar.

JAY dijo...

El siglo XXI es chino y marca el fin de la era anglosajona que empezo con el Imperio Britanico y siguio con la hegemonia Estadounidense. Vivimos tiempos de cambio y ante la quiebra y la caida de los Estados Unidos, tenemos que ser inteligentes y anticipar lo que viene.

dune dijo...

Solo les escribo para que mediten lo relativo a la relacion con China. Primero, las relaciones comerciales con EEUU son esenciales para la economía costarricense, siendo éste nuestro primer socio comercial, tanto por posición geopolítica como financiera mente. Decir que debemos evitar relacionarnos con uno de los potencias del sistema internacional es hecharnos la soga al cuello.
La verdad, el siglo XXI va ser el siglo de los asiáticos, pero no necesariamente Chino. La China continental basa su crecimiento en un comercio desleal y una mano de obra extremadamente barata. Por un lado, debemos recordar que la ventaja de china radica en el extremo control de su moneda, yuan, para lograr hacer sus exportaciones mas competitivas, siendo este un problema y una ventaja. No es posible que una potencia se posicione,si no abre el tipo de cambio.
Ahora, la mano de obra barata(esclava literalmente)no es tan bueno como parece, la desigualdad de China, disminuye su poder. Para demostrar una comparación; aunque los estadounidenses y los chinos son desiguales en términos económicos, los primeros poseen un mayor poder adquisitivo. Citando a Carlos Murillo, profesor de RRII de la UNA, China es un gigante de papel. Especialmente en este Estado puede ocurrir una revolución contra el modelo dominante.
Por ultimo, no crean que comerciar con China es mejor que con los EEUU, las empresas costarricenses saben que no pueden competir con el volumen de productos manufacturados que traen con China, incluso he escuchado algunos compañeros y profesores que la implicaciones del TLC con China son mayores al de los EEUU. Se me olvida Japon no esta bien, para nada bien, si mal no recuerdo no se ha recuperado del estallido de la burbuja economica de los noventa, estando en estancamiento.