jueves, 15 de diciembre de 2011

Todo es cuestion de gustos



Saludos amigos. Hoy quiero compartir con ustedes unas ideas que me han dado vueltas en la cabeza a raíz de una interesante pero pequeña discusion que hubo en el trabajo sobre música, especialmente el reggaeton.

Como mis amigos saben yo detesto esa música y tengo mis razones, pero creo que hoy aprendí a ser mas tolerante con las opiniones ajenas, ya que todo eso que detesto del reggaeton curiosamente tambien esta presente en otras cosas que me gustan o que incluso admiro. Es un paradigma que tengo atraves del cual en el reggaeton veo todo lo que no me gusta.

Ciertamente en el mundo hay toda clase de personas y muchas veces voy a tener diferencias con los demás, incluso con mis amigos y familia, sobre multitud de temas y gustos. Cada quien tiene una forma de ser y aveces cometo el error de pensar o creer que mi forma de ser es correcta o peor aún, mejor que la de los demás.

Esto no quiere decir que debo hacer las cosas que hacen los demás o siempre buscar quedarle bien a todo el mundo, que es el otro extremo, sino que mas bien debo aprender a ser tolerante, y aveces ser tolerante consiste en aprender de todo, fiel a uno mismo, escoger lo que en serio nos atrae e ignorar o evitar lo que nos desagrada. Y si nos toca enfrentar lo que no nos gusta, tomar el desafio con una actitud positiva y humilde.

En este mundo hay muchisimas cosas que no me gustan... la religión, la delincuencia, la estupidez, la soberbia, la hipocresia... detesto sentir miedo, detesto no saber y detesto no tener el control. Creo que cuando me topo a alguien o a algo que recuerda o que asocio con alguna de esas cosas, mi tendencia natural es a evitarlas o repelerlas. Esto le sucede a todas las personas y define gran parte de lo que somos y lo que hacemos.


En el reggaeton yo veo muchas de las cosas que a las temo. Es música que automaticamente asocio con delincuentes, apesar de que curiosamente respeto generos como el punk, el metal o el goth, que mucha gente tambien asocia con delincuentes. Es música que asocio con la vulgaridad, pero en su día el rock era vulgar, igual que la musica electronica o que el hip hop. De hecho no hay mucha diferencia entre el hip hop moderno y el reggaeton, salvo el idioma. La linea entre lo sensual y lo vulgar es tan delgada y subjetiva, que para alguien un tango es sensual y el reggaeton es vulgar, olvidando que cuando salió el tango era una vulgaridad que solo se bailaba en los arrabales y los prostibulos del Rio de la Plata.

Sera el paradigma de mi generación, que nos hemos hecho viejos y que rechazamos lo que produce esta generación. Ciertamente todo tiempo pasado fue mejor, o asi parece. Nuestra música, nuestros programas de televisión, nuestra forma de vestir era mucho mejor que lo que escuchan, ven o visten los niños de ahora.

No crean que estoy defendiendo al reggaeton, igual siento que gran parte de esa música, como gran parte de la música actual, predica un estilo de vida falso y vacio. Pero tengo que aceptar que eso ha pasado en todas las generaciones, incluyendo la mía. Ciertamente prefiero un buen tango o Pearl Jam, dependiendo del animo, a la Daddy Yankee y su gasolina o cualquier cosa que saque Justin Bieber. Pero igual en mi tiempo estaban Vanilla Ice, New Kids on the Block y recuerdo a mis compañeras de colegio como locas con el General y el reggae panameño. Y en los 80's habia mucha banda mediocre de chicos bonitos que se montaron en la moda del pelo largo y que solo sacaban power ballads.

La verdad es que en cuestion de gustos no hay nada escrito y cada generación construye y deconstruye a su modo. Es facil caer en la trampa de sentirse superior por tener tal y cual gusto en música, ropa, libros, películas que los demás. Ciertamente hay que decir que existen cosas para todo el mundo y cosas para algunos cuantos. Las modas son cuestiones de masas, pero los gustos son personales. Cada quien elige si sigue una moda o no.

Yo en lo personal me siento a gusto con mis elecciones y no las cambiaria. La verdad es que cada vez entiendo mejor mi posición en el mundo y mi responsabilidad en las decisiones que he tomado. Aveces por supuesto he deseado tomar caminos diferentes o incluso ser alguien diferente, pero estoy llegando un punto donde me veo y empiezo a aceptar que asi soy y que soy resultado de mis decisiones y del ambiente donde me toco estar. Ahora empiezo a ver que los demás tambien tienen ese derecho.

Compartiré con la gente afin lo que me gusta y aprenderé de la gente que no comparte mis gustos. Aveces uno se pierde de cosas interesantes por mantener prejuicios. Yo he podido cortar varios, como el prejucio hacia los homosexuales, los nazis o los goticos. Veo sus opiniones con respeto, aunque no las comparta del todo. Incluso con mi familia evangelica, apesar de que cada vez me siento mas firme en mi ateismo, veo muchos valores dignos de emular. Creo que hay que derribar estereotipos y aprender a discriminar lo que sirve de lo que no sirve. Por esta razon creo que he podido dejar atras muchas etiquetas, aunque hay algunas que mantengo con reserva, como la de geek con todas sus variaciones (ya que tengo algo de todas).

En fin, creo que aprender a conocerse a uno mismo empieza por aprender a abrirse a los demás y tratar de entenderlos y repetarlos. Despues de todo... todo es cuestion de gustos.

Saludos...


JAY "Tomandose unas pastillas de Humildad"

1 comentario:

Jorsh dijo...

La tolerancia hace la diferencia.