miércoles, 24 de octubre de 2012

Diez curiosas anécdotas de famosos filósofos


Portada del libro: "Los superhéroes y la filosofía". Que aunque no viene el caso, no se puede negar que  la imagen es bastante comica. Especialmente por Marx-Thor y Super Nietzsche.


Para todos aquellos que gustamos de la Filosofía; (ó bien queremos despertar interés en ella), les quiero compartir esta divertida nota con 10 anécdotas singulares sobre famosos filósofos. 

Es de esperar que, para aquellos que estamos más versados en dicha disciplina, el resultado sea por mucho más hilarante. No obstante,  la extravagancia de las mismas es tal, que igual las risas estarán grarantizadas aún para aquellos que no esten empapados del tema.


Precaución ante los bandidos

El filósofo francés, Ernest Renan andaba con los preparativos de su próximo viaje a Palestina, cuando un buen amigo le advirtió de los peligros del lugar:

- Cuidado Ernest, hay muchos bandidos por allí. Creo que deberías llevar contigo un fusil, por si acaso.
- ¿Para qué? ¡Los bandidos me lo robarían!


Valery y las musas

El filósofo y poeta francés, Paul Valery, era una persona bastante desgarbada y que no le prestaba mucha atención especial a su imagen.

Cierto día, se le acercó una joven que le dijo:

- Su aspecto no hace pensar para nada que usted sea un elegido por las musas.

- Tiene usted razón, señorita- replicó en voz baja y con tono misterioso -Es que yo soy de la poesía secreta.


Diógenes y la hora de comer

Conocido era el desprecio que sentía Diógenes de Sínope por las convenciones sociales. Tanto que, ello le llevó a vivir en el interior de un tonel.

En cierta ocasión, uno de sus discípulos le preguntó:

- Maestro, dinos ¿a qué hora se debe poner uno a comer?

- Depende, si eres rico puedes comer cuando quieras y, si eres pobre, siempre que puedas.


Accidentada conferencia

El filósofo y matemático británico Bertrand Russel fue invitado a exponer una conferencia política en un club de mujeres conservadoras. Debido al discurso izquierdista de Bertrand, las damas comenzaron a arrojarle todo lo que caía en sus manos. Para evitar males mayores y rescatar al filósofo, un guardia intentó apaciguar a la masa enfurecida:

- ¡Señoras, pero es un gran matemático!- exclamó.-¡Pero es un gran filósofo!- insistió sin ningún éxito.

Finalmente, el guarda gritó:

- ¡Pero su hermano es conde!

La calma volvió a la sala y Bertrand pudo salvar el pellejo.


Incredulidad religiosa

Paseaba junto a un amigo por la calle cuando se cruzarón con una procesión precedida por un Cristo crucificado, motivo por el cual Voltaire se quitó el sombrero en señal de respeto.

- Os creía incrédulo en materia de religión- le dijo su acompañante, sorprendido por el gesto.

- Y lo soy- matizó Voltaire -Aunque Cristo y yo nos saludamos, no nos hablamos.


Wittgenstein y el tren

Se cuenta que el filósofo Ludwig Wittgenstein se encontraba en la estación de Cambridge esperando el tren con una colega. Mientras esperaban se enfrascaron en una discusión de tal manera que no se dieron cuenta de la salida del tren. Al ver que el tren comenzaba a alejarse Wittgenstein echó a correr en su persecución y su colega detrás de él. Wittgenstein consiguió subirse al tren pero no así su colega.

Al ver su cara de desconsuelo, un mozo que estaba en el andén le dijo:

- No se preocupe, dentro de diez minutos sale otro.

- Ud. no lo entiende- le contestó ella -él había venido a despedirme.-


Los honorarios de Sócrates

Cierto día, un rico ateniense encargó a Sócrates la educación de su hijo. El filósofo le pidió por aquel trabajo quinientos dracmas, pero al hombre le pareció un precio excesivo.

- Por ese dinero puedo comprarme un asno.

- Tiene razón. Le aconsejo que lo compre y así tendrá dos.


El hombre según Platón

Tras oír que Platón definía al hombre como “Un animal de dos patas sin plumas”, el filósofo Diógenes le envió a su academia un gallo desplumado comentando:

-  Aquí está el hombre de Platón.

Platón tuvo que añadir a su definición: “…con uñas anchas y planas”


Única intervención parlamentaria

Desde 1687 a 1690, Isaac Newton fue miembro del Parlamento británico en representación de la Universidad de Cambridge. Durante el tiempo que ostentó el cargo sólo pidió la palabra en una ocasión y fue para decir lo siguiente:

- Propongo cerrar esa ventana porque aquí hace un frío considerable.


Yo soy el Papa

En cierta ocasión Bertrand Russel estaba especulando sobre enunciados condicionales del tipo :“Si llueve las calles están mojadas” y afirmaba que de un enunciado falso se puede deducir cualquier cosa.

Alguien que le escuchaba le interrumpió con la siguiente pregunta :

- “Quiere usted decir que si 2 + 2 = 5 entonces usted es el Papa”.

Russel contestó afirmativamente y procedió a demostrarlo de la siguiente manera:

- “Si suponemos que 2 + 2 = 5, entonces estará de acuerdo que si restamos 2 de cada lado obtenemos 2 = 3. Invirtiendo la igualdad y restando 1 de cada lado, da 2 = 1. Como el Papa y yo somos dos personas y 2 = 1 entonces el Papa y yo somos uno, luego yo soy el Papa”


Como pueden ver el cinisimo y el buen humor (y claro esta, el sarcasmo oportuno) es una seña indiscutible de nosotros los Filósofos.

Fuente: Blog 20 minutos

¡Saludos!
Sendoshi Kurumada

2 comentarios:

Alfred López dijo...

Hola, olvidaste indicar la fuente de dónde has copiado todo el texto de este post: http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/diez-curiosas-anecdotas-de-famosos-filosofos
El blog se publica bajo una licencia Creative Commons por lo que si copias textos de él debes incluir obligatoriamente un enlace con la autoría del mismo.
Un saludo

Sendoshi Kurumada dijo...

Es cierto, olvide poner la fuente. Ya mismo la agrego. ¡Gracias por el detalle!