miércoles, 31 de octubre de 2012

Terror Mitológico Japones


La mitología japonesa es un sistema extremadamente complejo de creencias. El panteón Shinto por sí solo se compone de una colección de más de 8.000.000 de kami ("dioses" ó "espíritus" en japonés). Pero vamos a centrarnos en aquellos fantasmas de las que han creado terror durante miles de años y aún lo siguen haciendo.

Muchos imaginan el cine de terror Japones solo con cintas como el "Aro" que es una adaptación de un cuento japones de terror bastante antiguo, pero esta ves ir mas allá  algo que es de rescatar de los japones es esa capacidad de crear todo tipo de cuentos y leyendas muy arraigadas a sus pueblos y lugares es así como han nacido leyendas terroríficas basadas es espíritus  demonios (onis) y demás seres increíble mente bizarros pero fascinante. 

Es así como se puede tomar tal rica cantidad de elementos folkloricos japones y llevarlos a un nivel como las criaturas Griegas o Nórdicas, pero lo mas interesante de estas criaturas mitológicas son su arraiga aun hoy en día ala cultura japonesa. Pues son elementos claves en cine, anime, manga, y vídeo juegos. 

Es así que me encontré con imágenes de algunos de ellos, añadías allá por los años 70 en una revista de terror de la época  evocando a alas viejas tradiciones que tanto abundan en Japón.

Ilustraciones: Foto: Gorgon (Illustrated Book of World Monsters, 1973

::Kappa::


Kappa son criaturas mitológicas según el folclore japonés que viven en lagos. Igualmente algunos los consideran como animales que formarían parte de la criptozoología, ello debido a supuestas ocasiones en las que se dice han sido divisados.

Hay varias teorías sobre los orígenes de los kappas. Una posibilidad es que el mito apareciera a partir de la antigua tradición japonesa que consistía en introducir fetos que habían nacido muertos en pequeñas embarcaciones y lanzarlos a los ríos. 

Sobre el origen del nombre, se cree que viene de la palabra capa, que introdujeron los portugueses en Japón.

Como los kappa suelen llevar un caparazón a modo de capa para cubrirse las espalda, la palabra portuguesa-española fue japonesizada kappa y utilizada para nombrar a estos seres mitológicos (este fenómeno de préstamos lingüísticos de palabras europeas al idioma japonés ha sido y aún es frecuente desde el siglo XVI).

Los kappa suelen ser el personaje malo en los cuentos tradicionales japoneses. En las historietas suelen tirarse flatulencias muy fuertes, mirar muchachas a escondidas mientras ellas se desvisten, roban hortalizas en los huertos, raptan a niños o mujeres. De hecho una de las comidas favoritas de los kappas son los niños humanos, un manjar al que no se pueden resistir.

Los kappas se alimentan de sus víctimas arrancandoles y comiendose el shirikodama que se trata de una especie de bola que se encuentra dentro del ano, posiblemente referida a la prostata. Para asustar a los kappas se puede utilizar fuego. Aún hay muchas aldeas en Japón que utilizan fuegos artificiales cada año para asustar a los malos espíritus, entre ellos los kappa. Aun así, según la mitología, los kappa son seres muy educados que siguen a la perfección el código de conducta japonés.

Por esto, según la tradición, para poder escapar de un kappa solo es necesario hacer una reverencia. El kappa se vera obligado a devolverla, dejando caer el agua de su calva y perdiendo temporalmente sus poderes. Hasta aquí el lado malo de los kappas, pero también tienen su lado bueno. Los kappas son bastante curiosos y les gusta espiar a los humanos. Entienden y pueden hablar japonés, en ocasiones incluso se relacionan con humanos siempre y cuando obtengan beneficios a cambio.

Por ejemplo, suelen hacer encargos para humanos recibiendo pepinos a cambio, que es para los kappas la única comida que es más deliciosa que los niños humanos. Tradicionalmente, las familias japonesas lanzaban pepinos a los lagos cercanos a sus casas para evitar que los kappas se comieran a los niños. Hoy en día, existe un tipo de sushi llamado kappamaki (rollo de kappa), que es simplemente arroz con un trocito de pepino en el centro.

Algunos kappas llegan a hacerse amigos del hombre, e incluso los ayudan a regar los huertos o enseñan trucos de medicina. Según la leyenda tienen grandes poderes para eliminar los dolores de espalda. Existen templos dedicados algunos kappa mitológicos que se cree ayudaron a los pobladores de la aldea.

::Jorōgumo::



Jorōgumo  es un tipo de Yōkai, una criatura del folclore japonés. Según algunos relatos, una Jorōgumo es una araña que puede cambiar su apariencia en la de una mujer seductora. En japonés Kanji, Jorōgumo se escribe como “络 新妇” (que literalmente significa “mujer de carácter vinculante “. Jorōgumo también puede referirse a algunas especies de arañas, también en el uso ocasional puede hacer referencia a las arañas Nephila y Argiope.

 Las historias cuentan que en el periodo Edo una mujer hermosa atrae a los hombres en una choza y empiezan a tocar un Biwa, o un tipo de laúd japonés. Mientras que la víctima se distraiga con el sonido del instrumento, que se une a su víctima en hilos de seda de araña con el fin de devorar a los incautos como su próxima comida.

 Según la leyenda, cuando una araña posee 400 años de antigüedad, gana poderes mágicos. Historias de Jorōgumo se puede encontrar en el período Edo obras como “Taihei-Hyakumonogatari” (太平 百 物语) y “Tonoigusa” (宿 直 草). En muchas de estas historias, Jorōgumo cambia su apariencia en una hermosa mujer para pedir a un samurai de casarse con ella, o toma la forma de una mujer joven con un bebé. Una Jorōgumo también se conoce como la dueña de la cascada Joren (浄蓮の滝) en Izu, Shizuoka.

 La leyenda dice que un hombre estaba descansando al pie de la cascada cuando sus pies estaban atados con un gran número de hilos de araña. Para liberarse, cortó los hilos pero en vano, fue atado a un tronco, sacado de la tierra y arrastrados a las aguas. Después de este incidente en la cascada Joren, los aldeanos, temerosos de la araña, dejaron de ir a la cascada. Sin embargo, un día, un leñador de fuera de la ciudad, sin darse cuenta de la historia de la Jorōgumo Joren, comenzó a cortar madera en la zona.

 Cuando accidentalmente dejó caer el hacha en el agua, se zambulló en la piscina para encontrarlo, y apareció una mujer hermosa y le devolvió el hacha, diciéndole que no dijera a nadie sobre ella. Un día, en estado de ebriedad, le dijo su secreto y cayó en un profundo sueño de nunca despertar otra vez.

::Rokurokubi::



El Rokurokubi es un yōkai que se encuentra en el folclore japonés. Durante el día parecen seres humanos normales, pero por la noche adquieren la habilidad de estirar su cuello a grandes longitudes como una serpiente. También puede cambiar su rostro al de un espantoso oni (ogro japonés), para asustar mas a los mortales.

En su forma humana durante el día, los rokurokubi suelen vivir desapercibidos y pueden tener incluso cónyuges mortales.

Muchos rokurokubi están tan acostumbrados a llevar una vida normal que hacen lo imposible para guardar su condición sobrenatural en secreto. Pero son embaucadores por naturaleza, y tienen una necesidad de asustar y espiar a los seres humanos que les es difícil de resistir. Se dice que uno puede ser un rokurokubi sin conocer su propia naturaleza, creyendo ser seres humanos realmente, y solo se transforman en las noches mientras duermen de manera inconsciente, recordando que en sus sueños veían la habitación u otros lugares en un ángulo extraño.

A menudo, los rokurokubi son verdaderamente siniestros, ya que se comen a la gente o beben su sangre en lugar de limitarse a asustarlas. Se asemejan a los tanuki por la característica de jugarle bromas a los seres  humanos.


::Nure-onna::


Nure-onna, cuya traducción al español es mujer mojada, es un monstruo anfibio que nada muy rápido, con cabeza de mujer y el cuerpo de una serpiente gigante. Su apariencia cambia dependiendo la historia, pero usualmente se le describe como una mujer con ojos grandes, cóncavos, como de serpientes, con largas y afiladas garras y colmillos.

 Ella puede ser vista en las aguas lavando su cabello largo y lacio, en algunas historias trae consigo un niño pequeño, el cual usa para atraer a sus víctimas, cuando la persona de buenas intenciones se ofrece a cargar el bebé de Nure-onna, el niño se pesca de la mano de la víctima y se hace muy pesado, por lo que no se puede soltar, con su poderosa y larga lengua, ella le chupa la sangre a su víctima.

::Onmoraki::



 El Onmoraki es un demonio, un ser creado a partir de los espíritus inquietos de quienes no han tenido un entierro apropiado. Tiene la habilidad sobrenatural de respirar fuego, también está dotado de un rincón oscuro y espeluznante.

Cuenta la leyenda que el Onmoraki, expulsó a los que se atreven a dormir en las habitaciones de los sermones de los templos, que aparece de la nada batiendo sus alas y cantando su canción de miedo. Naturalmente lanzando fuego si se le enfrenta.   También se dice que los sacerdotes que se niegan a leer los Sutras, reciben la visita de Onmoraki que se plantea en el altar doméstico cantar el Sutra de la degeneración. Esta criatura es mencionado en un antiguo libro chino llamado Qin Lu Zun.


::Rashomon-no-oni::




Una de las leyendas más famosas sobre los Oni es sobre uno llamado Ibaraki, aunque hay otra versión en la que se dice que es una Oni (Hannya). Este atacaba a todo aquel que intentara cruzar por el puente de Rashomon, al sur del palacio imperial de Kyoto.

Un día el samurai Watanabe no Tsuna (quien aparece en muchas otras leyendas), decidió esconderse y esperar a que Ibaraki saliera para matarle, pero su plan fue interrumpido por una hermosa joven quien lo persudió a acompañarla hacia la ciudad. Cuando iban de camino Watanabe observó de reojo como la joven se transformaba en un horripilante Oni.

Este inmediatamente lo atacó, al tiempo que Watanabe desenvainó su katana (sable) y le cortó el brazo. Ibaraki se alejó dando alaridos y Watanabe guardó con cuidado el brazo en un cofre en su mansión. Por Kuniyoshi. Al pasar los años, el evento ya había sido olvidado, por lo que Ibaraki se disfrazó de la anciana tía de Watanabe, Mashiba.

Fué a visitarlo y lo convenció a mostrarle el brazo cercenado. Sin sospechar, Watanabe se lo mostró y Mashiba al verlo se transformó de inmediato en Ibaraki por lo que tomó su brazo y huyó volando de la casa de Watanabe dejándolo sorprendido. A pesar de haber escapado, Ibaraki no volvió al puente de Rashomon.
::Nekomata::



El nekomata es una variación del bakeneko (化け猫), que surge cuando a un gato doméstico se le comienza a bifurcar la cola. El nekomata surge como una leyenda urbana cuando Japón sufría una crisis en el siglo XVII. La población de ratas aumenta en el año de 1602, causando estragos en la producción del arroz y la seda. En ese tiempo se decreta que nadie podía poseer, vender ni comprar gatos, todos debían ser puestos en libertad. La raza más común era el bobtail japonés, el icónico gato callejero que no tiene cola y que ronda por las calles de Japón. Debido a que esta raza no tiene cola, comenzaron a surgir leyendas que hablaban de la razón por la cual el bobtail japonés no tenía cola.

 La que hizo que surgiera el nekomata hablaba que a los gatos que se les dejaba crecer la cola se convertirían en nekomata. Según el folklore, un gato doméstico puede convertirse en un bakeneko cuando ha vivido cierta cantidad de años, cuando ha alcanzado un kan (3.75kg) de peso o si se le permite tener cola larga; en el último caso, su cola se bifurcará (se dividirá) y se llamará nekomata.

 El nekomata es una criatura mitológica japonesa que se cree que evoluciona de los gatos domésticos. Se creía que cuando un gato llegaba a los cincuenta años de vida, su rabo empezaría a dividirse lentamente en dos, a la vez que desarrollaría poderes mágicos, principalmente aquellos relacionados con la nigromancia y chamanismo. Gesticulando con sus rabos o con sus patas delanteras (ya que caminaría erguido), los nekomata animarían y controlarían a los muertos.

Los nekomatas, en entornos salvajes, se alimentarían de carroña proveniente de cuerpos muertos. No todos los gatos se convierten en nekomatas, sino que deben producirse ciertas situaciones, generalmente relacionadas con la alimentación del gato, como beber sangre humana, alimentarse de un cadáver humano o de una serpiente, etc.

 No todos los nekomata son malvados; en algunas historias son leales y amables con sus propietarios. Una de ellas es la historia de Tama, un nekomata cuyo propietario era un sacerdote muy pobre que vivía en un ruinoso templo en Setagaya, al oeste de Tokio. Cuenta la leyenda. 

"El sacerdote le dijo a Tama: Te he cuidado a pesar de mi pobreza, ¿no podrías hacer algo por este templo?. Un día Naotaka, el señor del distrito de Hikone, se puso debajo de un árbol debajo del templo para evitar mojarse con la lluvia. Naotaka se dio cuenta de que había un gato que maullaba delante de la puerta del templo, llamándole. Mientras se dirigía hacia él, un rayo cayó sobre el árbol. 
Después del incidente, Naotaka se hizo amigo del sacerdote del templo, lo convirtió en el templo de su familia y donó grandes cantidades de dinero para repararlo. 
Cuando el gato Tama murió, el sacerdote le construyó una tumba, y finalmente sobre él se construyó un santuario sobre ella."

::Jigoku::


El concepto de castigo o gloria después de la muerte, no se conocía en Japón hasta que el budismo la introdujo. La idea de la condenación, y el infierno, en la mitología japonesa, es muy parecida a la cristiana. A donde van a parar los pecadores: el reino subterráneo de "Jigoku", que esta compuesto por ocho regiones de fuego, y ocho de hielo. El soberano de jigoku, Enma-ho, juzga a los pecadores, y les asigna una de las 16 regiones de castigo según su falta.

 La hermana de Enma-ho, juzga a las pecadoras con el mismo proceso; tras un juicio les es asignada una de las 16 regiones de castigo. En una parte del proceso, el pecador o pecadora ve reflejados sus pecados en un enorme espejo, y su alma puede salvarse mediante la intersección de los bosatsu. 


 Otros seres que pueden encontrarse en el Jigoku, además de sus soberanos, son los "Oni" ( que también se encuentran en la tierra), seres malignos que son los responsables de las desgracias. Además, pueden robar almas y hacer posesión de personas inocentes. 


Se cree que algunos oni están dotados con la capacidad de asumir forma humana, o animal, la mayoría son invisibles a la vista humana; y solo personajes como las sacerdotisas, los adivinos, y las personas virtuosas pueden detectar a los Oni en algunas ocasiones. 

FRANKY "TERROR Y MITOLOGÍA: PODEROSOS ALIADOS" CYBORG...

No hay comentarios.: