domingo, 4 de noviembre de 2012

Enanos Nórdicos: "Los Dvergar"




Enanos nórdicos Los Dvergar o ‘enanos nórdicos’ son personajes importantes en la mitología nórdica, y están asociados a las rocas, lo subterráneo, la muerte, la suerte, la tecnología y la fragua.

Están relacionados con los Svartálfar (‘duendes negros’) y los Dokkálfar (‘elfos negros’) a causa del uso indistinto de sus nombres en textos antiguos como los Eddas. Aunque ‘Dvergar’ se relaciona etimológicamente con ‘enanos’ (‘dwarves’), el concepto nórdico de Dvergar no coincide con el de enanos en otras culturas.

Hasta el siglo XIII no son retratados como seres de baja estatura, pero desde entonces comenzaron a aparecer en las sagas como elemento cómico. 

En el folclore escandinavo posterior, otro tipo de espíritus de la naturaleza (Vaettir), como los Troll y los Nisse, tomaron muchas de las funciones de los Dvergar. En la sección Dvergatal, los Voluspá dividen a los enanos en tres tribus lideradas por los Mótsognir, secundadas por los Durinn, y en último lugar los Dvalinn. Hávamál menciona que los Dvalinn llevaron la escritura rúnica a los Dvergar. Altura Ninguna de las antiguas fuentes nórdicas describe a los enanos como seres pequeños. En obras artísticas hechas durante la Era Vikinga e incluso posteriores, los enanos y los humanos tienen la misma altura. Varias imágenes describen escenas de la saga del héroe Siguror, quien era humano aunque su padre adoptivo era un duende nórdico.

 La Edda en Prosa afirma que ‘los enanos tenían la apariencia de un humano, aunque vivían en la tierra y las rocas’. Sólo en fuentes posteriores, como las sagas legendarias de los siglos XIII a XV, que tienen una notable influencia de la literatura germánica medieval, los enanos son descritos como seres bajos, y a menudo horribles. En estas sagas suelen jugar el rol cómico. 




El mismo término 'enanos' se opone a la teoría de que estas criaturas tienen la misma altura que los hombres, ya que se cree que deriva del proto-germano ‘dwergaz’ que a su vez viene del proto-indoeuropeo ‘dhwergwhos’, que significa ‘algo pequeño’, lo cual sugiere que los enanos eran pensados como criaturas pequeñas desde el principio. Quizás los poetas nórdicos asumieron que el mismo nombre no necesitaba explicación ulterior. Color de la piel y del cabello Los textos nórdicos describen el color de la piel de un Dvergar como ‘pálido’, semejante al de un cadáver. El color de su cabello es negro. 

En los Eddas, el poema Alvíssmál cuenta cómo ‘Pórr’ se burla de la pálida piel de un Dvergr. Pórr se enfurece al descubrir que su hija se había comprometido con un Dvegr llamado Alvís y lo insulta: ¿Qué clase de hombre es este? ¿Por qué tienes la nariz tan pálida? ¿Estuviste pasando tiempo con los muertos de noche? Para mí, tienes la apariencia de un gigante. (Purs) No naciste para que mi hija fuera tu novia. El insulto resume varios conceptos relacionados con la apariencia de un Dvergar. Este Dvergr tiene una nariz ‘pálida’. En otras palabras, posee cabello negro y una barba frondosa, en la cual resalta su nariz. la cultura nórdica aprecia la piel 'color leche', pero la complexión de un Dvergr es enfermiza, por lo cual Pórr lo acusa de ser un cadáver que pasa tiempo con ‘los muertos’. 

Los Dvergar son pálidos porque la luz solar es letal para ellos. De la misma manera en que los cadáveres eran enterrados en lugares donde la luz no tocaba sus tumbas, los Dvergr viven bajo tierra y evitan el contacto con el sol por miedo a morir. Este Dvergr visita a Pórr sólo de noche, pero en el final del poema el amanecer lo mata.

De esta manera, el Dvergr no logra casarse con su hija. Pórr también dice que el Dvergr tiene el cuerpo de un gigante, un Purs por su monstruosa pigmentación. Obviamente, Pórr es famoso por haber matado a Pursar, por lo cual llamar a Dvergr de esa manera es una gran amenaza. Un Dvergr simplemente no encaja con la hija de Pórr. Aunque Pórr parezca cruel, su preocupación tiene que ver con el estilo de vida cadavérico que su hija hubiera tenido que llevar.

Dvergar vive en la oscuridad total, y, al igual que las piedras y los cadáveres, pasa mucha parte de su vida sin moverse. Pórr salva a su hija de un matrimonio terrible. Aunque los Dvergar suelen ser llamados ‘negros’, el nórdico antiguo el término ‘negro’ se refiere al color del cabello y no al de la piel. Para describir el color de la piel, el nórdico usa el término ‘azul’, lo cual tiene relación con la apariencia de un cadáver. Cuando la sangre deja de fluir, la gravedad envía la sangre hacia el área inferior del cadáver. 

Así, un cadáver puede ser ‘pálido’ si se lo describe en su parte superior, o ‘azul’ si se habla de su parte inferior. Los Eddas describen a Hel, deidad de la muerte, como una diosa cuyo rostro era mitad ‘pálido’ y mitad ‘azul. 

Por extensión, cuando las sagas se refieren a un africano de Nigeria, lo llaman ‘hombre azul’, en referencia a su piel. El Dvergatal menciona el nombre personal, ‘El Azulado’ (Bláinn), que es un apodo del gigante Ymir asesinado por Odinny sus dos hermanos. Algunos sugieren que el nombre 'El Azulado' se refiere a un Dvergr, lo cual es poco probable, ya que, si así fuera, tendría cabello negro.

::La creación de los Dvergar::

En la Edda Poética, Voluspá transmite un pasaje difícil pero importante, ya que involucra la creación de los Dvergar. Sin embargo, las palabras son ambiguas: los Dvergar fueron creados con formas humanas, o estaban creando formas humanas. 

Interpretación posible: los Dvergar fueron creados a semejanza de los humanos.  En este sentido, el pasaje podría traducirse de la siguiente manera: Voluspá. Entonces todos los gobernadores –los dioses sagrados- tomaron asiento en sus sitios del juicio. Preguntaron: ‘¿Quién daría forma a las tropas de los Dvergar a partir de la sangre de Brimir y de las piernas de Bláinn?’. 


Allí estaba Mótsognir, el amo de la palabra, el más famoso de todo los Dvergar. Pero Durinn era otro. Construyeron muchas formas humanas –los Dvergar fuera de la tierra- como dijo Durinn. Los apodos Brimir y Bláinn se refieren al cadáver del gigante cósmico Ymir, a quien Odín y sus hermanos mataron, tras lo cual crearon el universo a partir de su cuerpo. Brimir (´brim’) describió el agua sangrienta que llenó el océano hasta el borde de las costas. Bláinn (el cadáver ‘azul’) incluye las piernas rocosas que forman la tierra sólida. Snorri Sturluson en su Edda en prosa (Gylfaginning) interpretó el pasaje de manera que Aesir realizaba una pregunta retórica (¿Quién crearía a los Dvergar?), ya que los Dvergar habían llegado a existir por su cuenta.

Sin embargo, el Aesir luego 'construyó' estos gusanos en los cuerpos de los humanos, y así formó muchos Dvergar. Snorri explica esto en su interpretación: Gylfaginnin:. Entonces, los dioses se sentaron en sus tronos y dieron su juicio y mencionaron el momento en que los Dvergar vinieron a la vida, en el suelo y bajo la tierra, como los gusanos en la carne.

Primero los Dvergar tomaron forma y vivieron en la carne de Ymir como gusanos. Pero por decisión de los dioses, adquirieron conocimientos y consciencia y apariencia humanas, aunque seguían viviendo en la tierra y las rocas. 


::La creación de los Dvergar (La interpretación de Snorri)::

La interpretación de Snorri da por sentado que los Dvergar se parecen a los humanos y tienen su misma altura. Su ‘apariencia’, es decir, su cuerpo, es como el de un humano. En cualquier caso, Snorri asume que el Aesir creó a los Dvergar, y no que los Dvergar crearon a los humanos, pero tiene que dar muchas vueltas intelectuales para explicar la preexistencia de los Dvergar como gusanos y así poner en claro lo que para él era ambiguo en Voluspá. 

Cuando los dioses crearon el domo de los cielos a partir de la calavera de Ymir, pusieron un enano en cada uno de los cuatro puntos cardinales para sostenerlo sobre la tierra. 

Segunda interpretación posible: los Dvergar crearon la apariencia de los humanos.  Posiblemente Snorri haya malinterpretado el texto de Voluspá. Los Dvergar no fueron creados, sino que crearon la apariencia de los humanos. Inmediatamente después, Voluspá dijo que el Aesir encontró estos cuerpos y les dio vida. 

Según esta interpretación, la traducción del nórdico debería ser como sigue: Voluspá. Entonces todos los amos –los sagrados dioses- tomaron asiento en sus sillas del juicio y preguntaron ‘¿Cuál de los Dvergar podría dar forma a las tropas de humanos a partir de la sangre de Brimir y de las piernas de Bláinn?’. Allí estaba Mótsognir, el maestro de la palabra de todos los Dvergar. Ellos, los Dvergar, construyeron los cuerpos de muchos humanos a partir de la tierra, como Durinn había dicho. 

Hasta entonces, salieron tres generaciones de Aesir, potentes y misericordiosos. Ellos encontraron el cuerpo de un hombre y pidieron que se hiciera uno de mujer, Embla.. 


Ellos no tenían el aliento del espíritu. No tenían la furia de la inspiración, ni la sangre caliente, voces o una buena complexión. Odinn les dio el aliento del espíritu. Hoenir les dio la furia de la inspiración. lodurr les dio sangre caliente y una buena complexión. Así, Voluspá no menciona el origen de los Dvergar, que permanece desconocido. Como los Vanir y los Álfar, los Dvergar simplemente existen. 

Son maestros artesanos, por lo cual el Aesir les preguntó a ellos si podían moldear la forma de las tropas para que luchen en su nombre. Al parecer, el Aesir inició una competencia para ver cuál de los Dvergar podía construir el mejor soldado. En esta competencia se realizaron muchas formas, pero Mótsognir fue el que construyó la mejor forma masculina (Ask), y Durinn, la mejor femenina (Embla).
 Los Aesir aceptaron el trabajo de los dos participantes, fue un empate. Los humanos fueron en un principio estatuas hechas a partir de madera, y luego les insuflaron vida. El nombre del hombre es 'Ask', y el de la mujer es 'Embla'. La madera vino de los árboles que conformaban el cabello del cadáver de Ymir. La habilidad de los Dvergar produjo estas estatuas, por lo que tienen la sangre y los huesos fuertes de Ymir. 


Pero no tienen vida consciente, por lo cual los tres Aesir les dieron estas cualidades, y así nacieron los primeros seres humanos. Hereon, Odinn y Freyja reunieron a sus mejores guerreros entre los humanos para luchar en la guerra final durante Ragnarok. Tanto los Aesir como los Dvergar son criaturas divinas.

La historia que aparece en el Voluspá es la de la creación de los humanos, y pone el énfasis sobre la capacidad y limitaciones de las dos familias. Los Dvergar pueden crear artefactos de poderes y complejidad milagrosas, pero no pueden dar vida. En cambio, los Aesir no pueden crear estos artefactos, pero pueden insuflar vida. Los Dvergar gobiernan la tecnología, mientras que los Aesir reinan sobre el espíritu.

::Magia y tecnología de los enanos Dvergar::

 Trabajo metalúrgico Los Dvergar son muy habilidosos con el metal, y son los creadores de la mayoría de los artefactos de los dioses, tanto de los Aesir como de los Vanir.

Entre sus creaciones más famosas se cuentan:

-La nave Skioblaonir de Freyr. 
-El cabello dorado de Sif.
-La lanza Gungnir de Odín. 
-El anillo dorado Draupnir de Odín, que puede generar otros anillos de oro. 
-El martillo Mjolnir de Thor.
-El collar Brísingamen de Freyja. 
-Los jabalíes de oro Gullinbrusti y Slidrungtanni hechos por el enano Brokk. 
-El casco Hulioshjaálmr, que hacía invisible a aquel que lo usara.


La Saga Hervarar cuenta la historia del rey Svafrlami. Cuando el rey forzó a los dos Dvergar –Dvalinn y Durinn- a forjar la espada mágica Tyrfing, los enanos se vengaron maldiciéndola de manera tal que terminara con la vida de Svafrlami. Ynglingatal cuenta cómo un Dvergar atrapó al rey Sveidger dentro de una roca.

::Los Dvergar famosos::

 Andvari Andvari es un personaje importante de la historia de Sigurd el Volsung. Cuando Loki se ve obligado a pagar un rescate al hechicero Hriedmar por el asesinato de su hijo Otr, decide robar el oro de Andvari. Éste estaba escondido en una cascada, y había tomado la forma de un pez. 

Loki lo atrapa y le pide el oro. Andvari le da todo lo que tiene, excepto un anillo. Loki termina llevándoselo igual, a pesar de la maldición que Andvari había echado sobre ese objeto. 

Con el oro cubrió todo el cuero de Otr, y usó el anillo para tapar el último hueco. Este anillo era la llave del tesoro de Andvari, ya que generaba continuamente más oro para aquel que lo tuviera. El hijo mayor de Hreidmar ,Fafnir, se obsesionó con el tesoro, mató a su padre y se convirtió en un dragón para vigilar el tesoro de su hermano Regin. Años después, Regin le enseña a Sigurd cómo matar a Fafnir y así quedarse con su tesoro. Sigurd lo mata y luego asesina a su hermano, pero el tesoro termina con su vida al final. En la saga de los Nibelungos, el nombre de Andvari es Alberich. Posiblemente es la fuente del personaje ‘Oberón’ de ‘Sueño de una noche de verano’ de Shakespeare. 

::Dvalinn como ancestro de todos los Dvergar:: 

Los textos nórdicos dicen implícitamente que Dvalinn es el ancestro de todos los Dvergar. En poesía, su nombre se usa ara llamar a cualquier Dvergr.

Por ejemplo, en el Edda Poético se llama a las Dvergar 'hijas de Dvalinn', y el sol es 'el juego de Dvalinn' (en el sentido de que es mortal para cualquier Dvergr). El Dvergatal muestra una lista del linaje de descendientes desde Dvalinn hasta Lofarr. La Edda en Prosa reitera la expresión 'hijas de Dvalinn' y llama a la 'Mead' de la POesía, 'el trago de Dvalinn' porque dos Dvergar bebieron de allí (Fja‘arr y Galarrr).

Como progenitor primordial de todos los Dvergar, las cualidades atribuidas a Dvalinn pueden representar a todos los Dvergar. Los dvergar famosos Dvalinn como descubridor de runas En la Edda Poética, la sección Rúnatal del poema ‘Hávamál’ identifica a Dvalinn como el descubridor de la escritura rúnica. 

El dominio de las runas sugiere conocimiento y poder mágico. Así como Odín descubrió las runas y transmitió el arte de la escritura a los Aesir, Dvalinn hizo lo mismo con los Dvergar. Hávamál 142-143.

 Encontrarán runas que el inmenso orador marcó y los señores sagrados hicieron, y Hroftr (Odinn) grabaron y transmitieron. Odín para los Aesir, DIAN para los Alfar, Dvalinn para los Dvergar, Aviòr para los Jotnar. Al parecer, el descubrimiento de las runas por los Dvalinn fue independiente del de Odín. En todas las partes del Hávamál, Odín describe cómo pasó a ser la víctima y el beneficiario del sacrificio humano, para lograr el poder del lenguaje sobre la misma realidad. Odín consigue el poder de las runas a través de una suerte de trance mortal. Probablemente Dvalinn también lo hizo de la misma manera. Se puede establecer otra analogía entre ambos: el nobre de Odín significa ‘el poseído’ y se refiere a un trance extático, y el nombre Dvalinn significa ‘el inconsciente’, lo cual también se refiere a un trance de muerte. 

El término nórdico ‘runar’ significa literalmente ‘secretos’, y por extensión, ‘alfabeto rúnico’ en el sentido de que sus letras transmiten conocimiento que requiere decodificación. Pero ‘runar’ también puede significar ‘secretos’ de magia, en el sentido de conocimiento guardado. El poema Hávamál juega con ambos sentidos. Aunque las runas son el alfabeto nórdico y no son mágicas en sí, pueden crear un poder lingüístico sobre la realidad. El poema ve a las runas escritas como un aspecto que deriva de la última realidad trascendente, que sobrepasa a la vida y la muerte. La magia nórdica solía usar runas como parte de sus ritos de inducción de trances. Según la magia nórdica, la oralización de ‘encanto’ describe la realidad actual que un mago intenta cambiar. 

Por extensión, las runas pueden registrar esta oralización y convertirse así en un vehículo de hechicería. En suma, el dominio de las runas por Dvalinn sugiere el dominio del conocimiento escrito y de los encantos, lo cual sugiere el dominio por parte de todos los Dvergar, que son sus descendientes.

 ::Dvergatal- la lista de los Dvergar:: 

 Los escribas interpolaron una lista de enanos nórdicos en la historia de la creación de los humanos en el Voluspá. La lista siguiente traduce un texto reconstruido basado en dos manuscritos antiguos que tiene pequeñas diferencias; uno es el ‘Konungsbók’ del siglo XIII, y el otro es el Hauksbók, del siglo XIV. El Voluspá menciona los nombres Mótsognir y Durinn, y el Dvergatal añade otros más.

 El manuscrito Konungsbók no tiene los nombres en listas de honor; éstos se añadieron al Hauksbók luego. Voluspá 11-12. Nýi y Nioi, Norori y Suori, Austri y Vestir, Albjófr, Dvalinn, Bifurr, Báfurr, Bomburr, Nóri, Án y Ánarr, Ái, Mjoovitnir, Veigr y Gandalfr, Vindalfr, Práinn, Pekkr y Porinn, Prór, Litr y Vitr, Nár y Nýráor, Reginn y Ráosvior; ahora he contado la lista de los Dvergar correctamente. 


"Fili, Kili, Fundinn, Náli, Hepti, Vili, Hanarr, Fraegr, Sviorr, Nár y Náinn, Nipingr, Dáinn, Billingr, Brúni, Bíldr y Búri, Frár, Hornbori, Fraegr y Lóni, Aurvangr, Jari, Eikinskjaldi". 
Los Dvergar de la generación de los Dvalinn fueron una raza de leones conquistadores hasta la generación de Lofarr. Hicieron sus viviendas desde los pasillos de piedra hasta Aurvangr y Joruvollr. 

Allí estaban Draupnir y Dolgbrasir, Hár, haugspori, Hlévangr, Glóinn, Dóri, Óri, Dúfr, Andvari, Skirvir, Virvir, Skáfior, Ái, Álfr e Yngvi, Eikinskjaldi, Fjalarr y Frosti, Finnr y Guiñar. Ellos recordarán mientras dure la era de los humanos, la lista de los ancestros de Lofarr. La lista de Dvergar se divide en tres interpolaciones separadas. 

La primera va desde Nýi y Nioi hasta Reginn y Ráosvior, que quizás están involucrados en la creación. 

Una segunda lista va desde Fili hasta Eikinskjaldi. Finalmente, la tercera lista registra la línea ancestral que va desde Dvalinn hasta Lofarr. Eikinskjaldi aparece en la segunda lista y también en la tercera como descendientes de Dvalinn. Posteriormente los escribas añadieron más nombres, desde Nár hasta Dian en la primera lista, desde Billingr hasta Búri en la segunda, y desde Dóri hasta Andvari en la tercera.


FRANKY "EN LOS SALONES, CON DVALINN APRENDIENDO EL ARTE DE LAS RUNAS" CYBORG

No hay comentarios.: