domingo, 31 de marzo de 2013

Hachikō "El Perro Fiel"


¡Saludos! Después de unos días en donde la controversia llego a las tierras del Templo, hoy vengo con ganas de compartirles un relato o historia, que me conmovió bastante; pues cuando se trata de perros me siento identificado por el aprecio que les tengo a estos peludos y fieles compañeros. La historia, algunos la conocerán. Otros pues se las presento.

Es Hachiko el "Perro Fiel" un conmovedora historia de un perro, que demostró su fidelidad a su amo. Y nos recuerda por que ante cualquier animal, el perro es el mejor amigo del hombre que si importar situación económica, social, estado de animo, el va estar hay.

Hachikō (Odate, 10 de noviembre de 1923 - Tokio, 8 de marzo de 1935) fue un perro japonés de raza Akita, recordado por su lealtad a su amo, el Profesor Eisaburō Ueno, incluso varios años después de la muerte de este. 

La Vida de HACHIKO

 Hachikō nació en una granja cerca de la ciudad de Odate, en la Prefectura de Akita. A principios de 1924, Eisaburō Ueno, profesor del Departamento de Agricultura en la Universidad de Tokio, lo compró para regalárselo como mascota a su hija adolescente. Hachikō fue enviado dentro de una caja desde la prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya (un viaje de dos días en un vagón de equipaje).

Cuando los sirvientes del profesor lo fueron a retirar, creyeron que el perro estaba muerto. Sin embargo, cuando llegaron a la casa, el profesor le acercó al perro un vaso con leche y este se reanimó. 

El profesor lo recogió en su regazo y notó que las patas delanteras estaban levemente desviadas, por lo que decidió llamarlo Hachi (‘ocho’ en japonés), por la similitud con el kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho (八). La hija del profesor abandonó la casa paterna al quedar embarazada y casarse para irse a vivir a la casa paterna de su esposo. El profesor pensó en regalar a Hachi a otra persona, pero pronto se encariñó con el perro, que lo adoraba enérgicamente. 

El perro lo despedía todos los días en la puerta de su casa, cuando su dueño Ueno iba al trabajo, y al final del día volvía a la estación a recibirlo. Esta rutina, que pasó a formar parte de la vida de ambos, no fue inadvertida ni por las personas que transitaban por el lugar ni por los dueños de los comercios de los alrededores. Esta rutina continuó sin interrupciones hasta el 21 de mayo de 1925, cuando el profesor Ueno sufrió una hemorragia cerebral mientras daba sus clases en la Universidad de Tokio, y murió. Esa tarde Hachikō corrió a la estación a esperar la llegada del tren de su amo, y no volvió esa noche a su casa. Se quedó a vivir en el mismo sitio frente a la estación durante los siguientes 9 años de su vida. 

Conforme transcurría el tiempo, Hachikō comenzó a llamar la atención de propios y extraños en la estación; mucha gente que solía acudir con frecuencia a la estación habían sido testigos de cómo Hachikō acompañaba cada día al profesor Ueno antes de su muerte. Fueron estas mismas personas las que cuidaron y alimentaron a Hachi durante ese largo período.



La devoción que Hachikō sentía hacia su amo fallecido conmovió a los que lo rodeaban, quienes lo apodaron el perro fiel. 

En abril de 1934, una estatua de bronce fue erigida en su honor en la estación Shibuya, y el propio Hachikō estuvo presente el día que se inauguró. El 8 de marzo de 1935, Hachikō fue encontrado muerto frente a la estación de Shibuya, tras esperar infructuosamente a su amo durante nueve años.

 Al lado de la tumba del profesor Ueno, en el Cementerio de Aoyama, Minmi-Aoyama, Minato-Ku, Tokio se construyó un monolito con su nombre. Cuando se le hizo una autopsia (para realizar su taxidermia) en su estómago se encontraron cuatro varitas utilizadas para los yakitori (pinchos o brochetas de pollo ensartado), pero estas varitas no habían dañado la mucosa del estómago, por lo que no fueron la causa de su muerte.

 Las causas de la muerte de Hachiko se consideraron desconocidas, hasta que en marzo de 2011 se determinaron definitivamente: el perro había sufrido un cáncer terminal y una filariasis (infección de gusanos) en el corazón. El cuerpo de Hachikō fue disecado y guardado en el Museo de Ciencias Naturales del distrito de Ueno (Tokio).

 Nueve años después (1944)  en el marco de la Segunda Guerra Mundial, la estatua de bronce de Hachikō se tuvo que fundir para fabricar armas. Pero en agosto de 1947 dos años después de la finalización de la guerra, se erigió otra estatua de bronce, que aún permanece y es un lugar de encuentro extremadamente popular, tanto que en ocasiones la aglomeración de gente dificulta el encuentro.

 El 8 de marzo de cada año se conmemora a Hachikō en la plaza frente a la estación de trenes de Shibuya.

También hay una estatua similar delante de la estación de trenes de la ciudad de Odate (en cuyas cercanías nació Hachiko). Hachikō fue el protagonista de la película de 1987 Hachikō Monogatari, dirigida por Seijiro Kojama, que cuenta la historia de su vida desde su nacimiento hasta su muerte y se imaginó como un reencuentro espiritual con su amo. 

La Fama de Hachiko en el Cine, televisión y videojuegos

Considerada un éxito de taquilla, la película fue el último gran éxito para el estudio cinematográfico japonés Shochiku Kinema Kenkyû-jo.

En agosto de 2009 fue estrenada la remake estadounidense de esta película, titulada Hachiko: a dog's story (Siempre a tu lado, Hachiko). Protagonizada por el actor Richard Gere, trata la historia de Hachikō y su relación con el profesor, aunque la acción se desarrolla en Estados Unidos.

 La película fue filmada en Rhode Island, y también participan Joan Allen y Jason Alexander. Hachiko cuenta con referencias en diversos programas de televisión, en el episodio de Futurama, "Jurassic Bark", Fry encuentra los restos fosilizados de su perro, Seymour (Simuerdiera, en algunas versiones) y gracias a la alta tecnología del año 3000 le da la oportunidad de clonarlo, pero Fry detiene el proceso de clonación a medio camino y se arrepiente de hacerlo al enterarse que Seymour había vivido muchos años después de que él desapareciera y pensando que por eso, Seymour, lo había olvidado.

Cuando al final del episodio, se revela que Seymour había esperado en la entrada de la pizzería donde él trabajaba, el regreso de Fry durante 12 años, hasta su muerte. De modo similar, en el anime Ghost Sweeper Mikami, un episodio trata la historia de un perro fantasma que fue abandonado por su amo en la niñez, y que espera fielmente su regreso incluso después de la muerte. El perro, llamado Kojirô, es de raza Akita al igual que Hachikô.

 En el anime One Piece, en el episodio 6, aparece un perro llamado Shushú (Chou Chou en el doblaje español) el cual está esperando a su amo fallecido en la tienda de comida para animales de éste.

 Se cuenta en la historia que el dueño creó la tienda junto a su perro cuando éste era un cachorro, el dueño enfermó y fue al hospital, dejando a Shushú para vigilar la tienda, el dueño sin embargo falleció y Shushú se queda durante años vigilando y protegiendo la tienda esperando a su amo.

 En el episodio 28 de Fortune Dogs se hace mención a "Rikiu, el perrito frente a la estación".

El videojuego de Square Enix "Subarashiki Kono Sekai" (‘es un mundo maravilloso’), conocido en Estados Unidos como The World Ends With You, muestra la estatua de Hachikō en la estación de Shibuya.

En el videojuego roguelike Nethack, si el jugador elige el rol de samurai, el nombre preconfigurado de su perro mascota es Hachi. En el videojuego RPG Medabots, el perro del personaje Ikki se parece mucho a la raza akita, lo cual se considera una referencia a Hachikō.

Además, en la estación de tren en Medaropolis, frente a la fuente hay una estatua de un perro que contiene un pasadizo; el personaje principal menciona que se trata del «Bonaparte, el perro fiel».



 En el RPG japones online Shin Megami Tensei Imagine hay una estatua de Hachikō perfectamente conservada en las ruinas de Shibuya. Incluso en determinadas fases lunares puede verse a Hachikō junto a su estatua, ladrando, acompañado de su amo.

En el RPG de origen japonés Shin Megami Tensei Persona 3, los protagonistas adoptan a un perro llamado Koromaru, que siempre vigilaba la capilla en la cual su amo fue asesinado. Koromaru no solo es de raza akita, sino que es muy fiel tanto con su amo fallecido, como con los protagonistas, por los que fue adoptado.

Lo que puedo hacer un pequeño perro, el amor de un amo que lo trato como un ser que le daba alegria, ya la manera que este animal demostrando no solo fielididad sino cariño al humano que lo amo. Realmente una historia que hay darle un espacio para recordar que los perros y muchos animales que tenemos pueden y demuestran cariño por las personas que los tratan bien.




FRANKY "HACHIKO, UN HÉROE CANINO" CYBORG

2 comentarios:

Jay Saenz dijo...

En Nana tambien una referencia, Hachi obtiene este sobrenombre cuando es comparada por Nana con el perro de la historia.

Frank Cyborg dijo...

Cierto! Jay! hay muchas referencias.

Sobre este amigo. Hachi se convirtió en un héroe, un poco a muy similar a la historia de Baldo el mitad lobo y perro.. Que fue la base de la novela de Colmillo Blanco..