sábado, 27 de abril de 2013

Tales of the City: "La invasión de los zombies atómicos. Zombies con ametralladoras Oh yeah!!"


En un ataque de nostalgia por las películas surgidas en plena explotación del cine zombie en la década de los 70's  y 80's (y recordando que tengo una sección en el Blog cuando ando con ganas de vagancia y reírnos un rato); vuelvo con Tales of The City un espacio dedicado a cualquier cosa; ojala jocosa de la vida diaria y esta vez con las Nostalgia del cine viejuno). He resuelto dedicar esta entrada a uno de aquellos títulos que denomino "pecados culposos". Una de  película de zombies bastante mala; pero de esas que uno ve por alguna razón extraña. Hoy por hoy, sigue alegrándonos la vida en sesiones cerveceras y palmadas.

 Recuerdo bien que esta película la ví apenas cuando era un mosalvete de si acaso 10 años, en el canal 38 (su canal de películas si recuerdan). 

 Ademas la invasión de los zombies atómicos -¿Quién puede resistirse al encanto de semejante título?-, fue una coproducción ítalo-española-mexicana. 

El "antropófago" Umberto Lenzi fue el encargado de dirigir este pequeño clásico de zombies depredadores, descerebrados, cabrones e invasores donde los haya. 

 La invasión de los zombies atómicos es una producción hispano-italiana de 1980. En inglés es denominada "Nightmare City" ó "City of the Walking Dead" y en italiano "Incubo Sulla Cittá Contaminata".

 La trama (si a esto se le llama trama) gira en torno a una infección zombie provocada por una Fuga Nuclear. Un reportero, que será nuestro protagonista, espera en el aeropuerto a un ilustre científico al que pretende entrevistar en relación a un accidente ocurrido en una central nuclear. (¡¡Zombies nucleares!! puta y algunos lloran viendo Walking Dead, !!niñas¡¡)

Un extraño avión se dirige hasta la pista de aterrizaje, sin embargo, ni se pone en contacto con la torre de control ni responde a las indicaciones, algo que hace saltar las alarmas entre los cuerpos de seguridad. Del avión sale el científico al que esperaba, sí, pero como un zombi y acompañado de decentas de muertos vivientes que van saliendo del avión, con bastante mala cara y machete en mano, dispuestos a iniciar una guerra con todas las de la ley contra los humanos.

Un zombie, cuidadosamente eliminando un soldado (aprendan zombies incultos). 

Efectivamente, estos zombies van armados -incluso manejan metralletas- y son rápidos e inteligentes (Fuck!!); ya que utilizan tácticas militares para enfrentarse a sus "enemigos". El reportero es amenazado por los militares para que no cuente nada de lo que ha visto. A partir de aquí los mandos del ejército tomarán el control de la acción para intentar contrarrestar los racionales y crueles ataques de estos zombis atómicos.

  La acción se sigue desarrollando con unos muertos vivientes muy eficaces que van acabando y contagiando a todos los que se encuentran en su camino. Finalmente, cuando todo parece perdido, resulta que lo que estábamos viendo era una pesadilla de nuestro protagonista, totalmente a "Los Serrano".

No todo lo que se, funciona...


Sin embargo, cuando se levanta de la cama, todo vuelve a suceder exactamente como vimos al comienzo de la película, terminando la filmación justo antes de que apareciera nadie por la puerta del misterioso avión donde viajaban los zombis de no se sabe muy bien donde ni por qué. 

 "La invasión de los zombies atómicos" es un título clásico, para algunos incluso de culto, al que encuentro ciertamente atractivo, partiendo de la base de que la película como tal carece de lógica alguna y que los fallos en el argumento se suceden, a la vez que lo hacen las actuaciones forzadas de sus protagonistas. 

El hombre que se agarra con hordas de no Zombies, sino zombies estrategas militares, con metralletas y granadas, defiendo a su amada y su cámara, el mae tiene un puesto en el Valhalla. 

Como anécdota, destacar que en la filmación aparece un joven Paco Rabal en uno de los papeles principales encarnando a un mando militar. El tema de los zombis es un aspecto a profundizar.

 Ciertamente son bastante indefinidos (por utilizar algún término benévolo) tanto en su comportamiento -a destacar que estos muertos vivientes beben sangre humana- y en su caracterización, bastante peculiar y errática. También resaltar que estos zombis atómicos tienen planes y estrategia, cumpliendo, eso sí, con los cánones del contagio por mordisco y el del tiro en la cabeza.

 En definitiva, una película que, aunque ha cosechado múltiples críticas negativas, no deja de plantearse como una auténtica pesadilla con encanto y escenas bastante originales y entretenidas. 

Una interesante colaboración entre España y un prolífero cine italiano de zombis con una cierta moraleja antinuclear. Eso sí, si desean encontrar una historia con coherencia, esta no es su mejor opción.

Bueno esta es de esas películas que uno ve, por que simplemente dan risa; todos los efectos son muy de la época y no se puede negar que hay elementos curiosos, pero esta es de esas películas que cumplen un función en la natural del cine, ser malas, pero convertirse en culto por ello. Búsquela para que se diviertan un rato y ponerse de buen humor. 


FRANKY "CUIDADO CON LOS ZOMBIES CON GRANADAS" CYBORG

No hay comentarios.: