lunes, 21 de octubre de 2013

Malleus Maleficarum: El Martillo de las Brujas



Saludos amigos, regreso con otro artículo relacionado con Halloween, pero esta vez no es algo sobre fantasmas, mitos o zombies, sino que realmente ocurrió y que supera con creces el terror o repulsión que cualquier obra de ficción puede generar. Un libro que representa la peor del ser humano y que costó la vida de miles de personas, principalmente mujeres, en uno de los capítulos más siniestros y vergonzosos de la historia de la humanidad... la Cacería de Brujas y el libro que ayudó a expandirla a través de Europa e incluso América, el Malleus Maleficarum.



Antecedentes

Durante siglos grandes regiones de Europa habían mantenido cultos y rituales ligados a la naturaleza, como los Celtas y los Germanos, en donde se adoraban gran cantidad de dioses y espíritus y se celebraban los cambios de las estaciones. Las mujeres ocupaban un lugar importante en muchos de estos cultos, ya que muchos consideran que ellas representaban a la Madre Tierra, la dadora de la vida.

Luego de la conversión del Imperio Romano al cristianismo durante el Reinado de Constantino I, la Iglesia Católica empezó una agresiva expansión por todo Europa, tratando de destruir a su paso cualquier otra religión o creencia que supusiera una amenaza a su poder e influencia.

 La Iglesia primero trato de cristianizar los ritos paganos, como el Samhain convertido en el All Hallows Eve, o la Vispera del Día de todos los Santos, de donde nace el actual Halloween.

Sin embargo poco a poco la Iglesia se dió cuenta de que no podía conciliar su dogma con las antiguas creencias de los pobladores y decidió iniciar una guerra abierta contra el paganismo, transformado a sus deidades en demonios y a sus ritos en adoraciones diabólicas.

 Entre sus enemigos de la Iglesia estaban las llamadas brujas... mujeres que practican rituales milenarios, que eran curanderas, libre pensadoras o que simplemente se negaban a aceptar a la Iglesia y su rígida imposición sobre la vida social y sexual de la gente. Sencillamente la Iglesia no podía permitir que estas mujeres continuaran ejerciendo influencia sobre sus comunidades y al no poder convertirlas, decidieron exterminarlas.



Sobre sus autores


Heinrich Kramer,  un monje dominico que trabajaba para Inquisión, quiso iniciar una persecusíón de las brujas en la región del Tirol. Nacido en 1430 en Schlettstadt, Alsacia. Región que ese entonces pertenecía a Alemania y que luego paso a formar parte de Francia.

En 1470, bajo el nombre Henricus Institoris, obtuvo permiso de la Iglesia para imponer la ley eclesiastica en el Tirol, Salzburgo, Bohemia y Moravia, regiones que hoy estan repartidas entre Suiza, Alemania y Austria.

Se le considera el principal autor del Martillo de las Brujas. Un hombre obsesionado con la caza de brujas y con un enorme odio hacia las mujeres, muchos estudiosos creen que el detonante para la creación del libro fue su fracaso para procesar a un grupo de mujeres en Salzburgo en 1484, luego de que fueran acusadas de brujería  Durante el juicio, Kramer exigio a las mujeres revelar intimidades de carácter sexual y muchas lo denunciaron por hostigamiento, por lo que fue expulsado del proceso e incluso relevado de su puesto.

Junto con el respetado académico y teólogo de la Universidad de Colonia, Alemania., Jacob Sprenger, lograron que el papa Inocencio VIII publicará la Bula Papal Summis desiderantes, en donde concede autoridad a la Inquisición para perseguir la hechizeria en Alemania.Esta Bula es incluida en el prefacio del Martillo de las Brujas, para legitimizar el contenido de la obra y garantizarle al lector que cuenta con la aprobación papal.

Sprenger es considerado co autor de la obra. Aparte de ayudar a conseguir la Bula Papal, Sprenger también parece haber ayuda do a que varios respetados teólogos de la Universidad de Colonia, firmaran una carta ante un notario respaldando el libro. Sin embargo se cree que el documento es falso y que muchos de estos estudiosos nunca leyeron el libro y que incluso uno de ellos lo atacó, diciendo que era un libro peligroso y que no debería distribuirse libremente.

También muchos estudiosos ponen en tela de duda la participación de Jacob Sprenger en la creación del libro. Se dice que su relación con Kramer era difícil y que luego de que el libro se publicó, el académico trato de distanciarse del libro.  Murió en 1495 en Estrasburgo.

Heinrich Kramer continuó promocionando el libro. En 1495 fue a Venecia a dar una serie de conferencias que fueron populares. En 1500 se dedico a atacar a las sectas valdenses y picardas. Murió en 1505 en Moravia, actual República Checa.

Contenido

El Martillo de las Brujas se divide en 3 partes:

La Primera Sección incluye una larga explicación que busca convencer al lector de que el Mal existe y que tiene el poder de hacer cosas increíbles, aveces con el permiso de Dios. El poder del Demonio se fortalece en aquellas personas, sobre todo mujeres, que dan rienda suelta a sus impulsos sexuales. Afirma que las mujeres a causa de la lujuria buscan al demonio por favores sexuales y se convierten en brujas. También da indicaciones sobre como encontrar brujas entre los miembros de la comunidad.

La Segunda Sección da ejemplos de casos de Brujeria, asi como descripciones de los poderes de las brujas y sus estrategias de recrutamiento. También da consejos de como combatir los ataques de las brujas y proteger a aquellos afectados.

La Tercera Sección es un manual legal que describe detallamente que procedimientos se deben seguir para acusar y juzgar una bruja. Da recomendaciones sobre como interrogar a las acusadas para lograr confesiones, incluyendo varias torturas. El libro afirma que una mujer que no llore durante un juicio es definitivamente una bruja.



Publicación y repercusiones

Escrito por Heinrich Kramer en 1486 y publicado en latín bajo el nombre Malleus Maleficarum en 1487, el libro ganó popularidad rápidamente, al distribuirse entre las autoridades eclesiásticas y seculares. Fue publicado unas 13 veces hasta 1520 y otras 16 veces más entre 1564 y 1669.

Se considera que la popularidad del libro y su uso por parte de las autoridades durante los siglos XV y XVI jugó un rol importante en las sangrientas cacerías de Brujas. La reciente invención de la Imprenta por Johannes Guthenberg permitió que el libro se distribuyera rápidamente por Europa y se junto con la Reforma Protestante, que dividió a la Iglesia Cristiana, asi como creencias populares sobre desastres naturales y enfermedades, tales como la Peste, que asolaron varios países europeos.

Tristemente esta tragedia se traslado al Nuevo Mundo, donde son especialmente famosos los juicios de Salem, Massachusetts por los cuales 19 personas fueron ejecutadas acusadas de brujería en medio de circunstancias sospechosas, torturas e interrogatorios que usaban creencias populares como evidencia. 

Sin embargo algunos historiadores e incluso la Iglesia Católica ha afirmado que el impacto del libro en el genocidio de aproximadamente 60 mil mujeres durante estos tiempos oscuros ha sido exagerado y que el supuesto respaldo de la Iglesia no fue tan solida con algunos afirman, y que la Inquisición Española recomendaba no creer todo lo que el libro afirmaba aunque la evidencia era firme.



Opinión

Estos días he aprovechado para subir varios artículos que tenía pendientes y que estan inspirados en algunos documentales que me he encontrado en You Tube. Uno de los que más me impactó fue el documental sobre El Martillo de las Brujas que ví en inglés  hace varios meses y que ahora solo pude encontrar doblado al portugués y que quise compartir con ustedes.

Realmente la historia de las Cacerías de Brujas es muy interesante, no solo por el horror de estas atrocidades sino por lo que hay detras de ellas. Lo primero que uno puede sentir es asco y rabia por ver que tan bajo puede caer el ser humano y que clase de horribles crímenes puede cometer motivado por el odio y la ignorancia.

Actualmente me considero ateo... realmente espero haber dejado atras toda creencia en una religión y un dios, en especial los dogmas cristianos. Entre más leo, veo y aprendo sobre historia, más me asquea esta religión. En realidad las cristiandad tiene la misma estatura moral del nazismo, el stalinismo o cualquier otro régimen genocida de la historia... solo que han sido más inteligentes a la hora de re escribir la historia y limpiarse las manos de la sangre derramada.

En primer lugar creo que los crímenes más grandes del cristianismo han sido separar al ser humano de la naturaleza y separar al hombre de la mujer... cismas que han causado la debacle de la civilización occidental y cuyas terribles consecuencias amenazan con acabar con la especie humana. Los cristianos están tan obsesionados con el Apocalipsis que han hecho todo lo posible por hacerlo realidad. En cuanto al papel que juega la mujer, es terrible que ellas hayan sido completamente castradas, tanto intelectual como social y sexualmente, por hombres tan patéticos como Henrich Kramer, quien no era más que sádico pervertido que logro utilizar la religión para torturar y matar mujeres.

Me alegra ver que las antiguas creencias que nos unen a la tierra estén tomando fuerza, nos hacen recordar que si hay algo divino que merece nuestra completa adoración y respeto es  nuestra madre tierra, quien nos alimenta, nos cobija y nos permite vivir. Y que es a través de la mujer que recibimos el regalo de la vida y que a través de acto sagrado del sexo es que la vida humana se ha perpetuado... es increíble como lejos de avanzar, la humanidad retrocedió condenando la vida y se ha enfocado a destruirse a si misma.

Puede sonar extremista, y lo siento si ofendo la fe de algún lector, pero entre más viejo me hago más convencido estoy de que la religión debe morir para que la humanidad sobreviva. Mientras tengamos dioses que beban sangre, la humanidad nunca encontrará la paz que tanto anhela.




Saludos,

Jay- El Clerigo Ateo-

No hay comentarios.: