viernes, 28 de febrero de 2014

Psycho-Pass: "Lo decidimos por Ti"


¡Saludos!  Aprovechándome de la coyuntura que han provocado los podcast sobre anime y que el tiránico Sendo (como dice Harlock) no me dejo ir al programa sobre recomendaciones (si me dejo pero me gusta echarle la culpa) sobre buenos animes; entre tanta porquería que ha salido. Hideki menciono en el primer podcast que este anime es bueno y llamativo por que "es una serie nueva, pero con trama que es de los años 90" y ahí si le doy toda la razón.

Es un Seinen de 22 episodios, que abarca los géneros de ciencia-ficción, corte detectivesco, policial y thriller. Con varios momentos Gore y un profundo desarrollo filosófico y político (Si, no se orinen en sus pantalones cuando escuchen eso. Antes había un tiempo donde las series eran con sentido y no solo un sopla gaitas sin motivación; rodeado de turras emocionalmente dañadas, que se no tienen valor sobre su cuerpo o feminidad).

Psycho-Pass es una serie de anime original traída por Production I.G. dirigida a un público joven más allá de la adolescencia. Especialmente por ser un Seinen y que abarca temáticas un poco mas maduras, temas como el control social, represión intelectual y demás cosas que descubriremos su vemos la serie. Es como un Matrix  muy bien hecho.


No te preocupes, nosotros decidimos por ti... 

En un Japón distópico, la sociedad está controlada por un sistema informático llamado Sibyl. Este sistema es capaz de identificar el estado mental de los individuos, que son clasificados socialmente según el resultado de este examen, un dato numérico denominado Psycho-Pass.

Para entendernos, es un planteamiento algo similar al que vimos en ‘Minority Report’. Una persona es juzgada por su potencial tendencia a realizar actos delictivos y salirse del orden social. No voy a contar todas las complejidades del Psycho-pass (es un valor que fluctúa) porque ir descubriéndolas es parte esencial de la serie. 

‘Psycho-Pass’ arranca con Akane, una joven que ha obtenido la calificación más sobresaliente en su evaluación de perfil porque sí. Sibyl también determina la personalidad y aptitudes de cada persona, ofreciendo los diferentes roles a los que puede optar. La psique transparente de Akane la convierte en la candidata perfecta para pertenecer a la Oficina de Seguridad Pública; una especie de cuerpo de policía que persigue y captura criminales potenciales.


Akane entra como inspectora, un puesto desde el que controla a una parte esencial del cuerpo de defensa: Los Ejecutores. Un grupo de detectives cuyo índice de criminalidad supera los niveles permitidos y emplean su inclinación psicótica para ponerse en la piel de aquellos a los que persiguen. Son llamados los sabuesos o los perros de caza de la organización, el grupo que se encarga del trabajo sucio.

 El último punto clave que quiero comentar son los Dominators. Armas que llevan inspectores y ejecutores que son personales e intransferibles y miden el coeficiente criminal de la persona que tienen delante al instante, cambiando el modo de disparo dependiendo del resultado, desde bloquear el gatillo por no haber motivos de ejecución hasta matar de forma absolutamente brutal.


El argumento de la serie tarda unos cuantos capítulos en tomar una forma consistente; pero trabaja los detalles de la trama con sumo cuidado desde el inicio. Nos muestra, de maneras muy diferentes, lo más oscuro de las personas. Y a lo que pueden llegar cuando las situaciones les sobrepasan.

 Poco a poco nos vamos sumergiendo en este universo futurista, que bien podría asemejarse realmente a la evolución de nuestra sociedad; y extrapolando sus costumbres y preocupaciones a las nuestras, hasta que vemos claramente hacia dónde se encamina la serie, que no deja de plantear preguntas y situaciones moralmente complicadas.

El esfuerzo y los sueños de las personas, la justicia, la verdadera libertad. Temas tratados de formas muy directas ó muy veladas. Creo que la trama cuenta con algunos puntos realmente brillantes y los últimos cuatro episodios me parecieron geniales.

No tiene un final memorable, pero sí un final más allá de mis expectativas, muy acorde al sentido de la propia serie. Los personajes tienen un diseño, estético y personal, realmente trabajado y acertado. Algunos parecen "encajados" de forma algo forzada en la serie, pero el desarrollo de la protagonista Akane Tsunemori, el Ejecutor Shinya Kōgami y otros personajes como el Inspector Nobuchika Ginoza son sencillamente geniales.


Como he dicho cuando hablaba del argumento, los últimos cuatro episodios son excelentes especialmente en torno a estos personajes. La animación es muy moderna y detallada, con uso de modelado 3-D en varias ocasiones.

El diseño de la ciudad y los escenarios está cuidado al máximo, y los movimientos son en general muy fluidos y realistas. La música es brutal, sin duda. Una banda sonora casi perfecta, con piezas de autores clásicos que nos pondrán los pelos de punta en algunos momentos, con un volumen muy controlado para cada situación.

En conclusiones generales, aunque tenía algunos puntos algo monótonos, es una serie que merece la pena ver si buscas algo que se salga de los estándares del anime. Una historia ambientada en un universo de ciencia ficción con gran profundidad, que nos hará disfrutar por sus escenas, historia, música y personajes mientras nos hace reflexionar. La serie me da a entender que aun se puede hacer cosas buenas combinando entre la suma de buena historia con la calidad de animación que presenta, pues igual muchos animes actuales buscan un espectáculo de animación, con historias tontas donde se desperdicia el presupuesto.


No quiero tampoco crear el hype supremo ni desvelar demasiadas cosas de ‘Psycho-pass’, pero si hace tiempo buscan un buen anime al que hincarle el diente, ésta es mi recomendación. Y disfrutar de esos cristales que salen eventualmente dentro del anime dentro de tanto vidrio roto y que como no series "Mainstream" entonces la gente asume que no vale la pena ver. 

Al contrario le da ese plus adicional. Ya para darle fin a esta recomendación, la serie no es para todo el publico por que al final cuenta con un grupo de temas que se tiene que tener cierto nivel de análisis para poder entender a plenitud el anime. Tampoco hay que ser letrado en psicología o filosofía avanzada; pero el perfil de la serie es para adultos en muchos aspectos, dejando a un lado temas recurrentes en los animes actuales (mucho seudo-sexo, ninjas con mameluco o gigantes desnudos con un problema grave de comunicación). Para centrarse en una trama que te hace pensar ¿quienes son los buenos? y ¿que es correcto?. Cosas que el anime ha perdido con los años.



FRANKY "NIVEL CRIMINAL IMPOSIBLE DE ANALIZAR" CYBORG

No hay comentarios.: