jueves, 5 de febrero de 2015

SANTO, el enmascarado de plata (a 30 años de su muerte)

Hola gente, bueno primero que nada, disculpen que interrumpo el asunto del Playcon, pero por ser el día en que se cumplen justamente 30 años del fallecimiento de uno de los héroes insignes de Latinoamericanos, me tomaré el atrevimiento de un paréntesis para hacer mención a este señorón de la lucha libre y la iconografía heroica, el Santo.



Su personaje como luchador.

Los fanáticos de WWE- Costa Rica (grupo de seguidores del “wrestling”) recuerdan en su Facebook:
“De nombre real Rodolfo Guzmán Huerta, el Santo se volvió una leyenda en los años 50s. El Santo fue el primer luchador mexicano que tuvo su propia historieta, o comic, y filmó un total de 53 películas entre 1958 y 1983. El Santo fue entrenado en Lucha Grecorromana y Jiu Jitsu, y debutó en 1934 o 35 (nunca se determinó el año exacto).”

En el video adjunto se tiene un reportaje noticioso sobre el momento de la muerte del hombre tras la máscara de plata, producto de su segundo infarto mientras se preparaba para grabar un corto cómico para la un teatro.



Se refiere que sus obras fúnebres se prolongaron por 11 horas por la milenaria multitud de personas que se hicieron presentes, (se calcula alrededor de 10 mil personas), en el video si se presta atención se distinguen a los luchadores Black Shadow y su eterno compañero Blue Demon preparados para cargar su ataúd junto a otros luchadores. 

Un dato curioso es que El Santo reveló su identidad apena 10 días antes de su muerte, durante un programa de entrevistas.

Su Legado.

La fama del Enmascarado de Plata se vio proyectada por sus más de 60 películas en la era de oro del cine mexicano, entre sus más recordados rivales están: Las Mujeres Vampiro, El Barón Brákola (con tres episodios), y las momias de Guanajuato. 



Caracterizadas por su humor, su heroísmo ingenuo, las aventuras del Santo son un arquetipo de épocas más inocentes en la televisión. No obstante sus personajes se distinguían por su rol también como detective enmascarado (les suena familiar, sé que si) y colaborador incuestionable de las fuerzas del orden.

La figura del plateado llegó también a los tiras cómicas, para 1952, “Santo” ya era todo un suceso en la lucha libre, y es así que el empresario José Guadalupe Cruz llega a un acuerdo con Rodolfo Guzman para producir una serie de historietas en la cual “Santo” sería la estrella principal.

Utilizando una técnica innovadora de collage y foto composición desde 1943 con la historieta Ventarrón -llamada fotomontaje (realizada en la historieta por José Trinidad Romero), - sale el primer número de Santo (volumen 1) el 3 de Setiembre de 1952 con muchísimo éxito, en lo que podemos titular la Edad de Oro de Santo. Los Comics de Santo continuaron tirándose con éxito hasta 1986, sin contar que sus re impresiones sigan hasta la actualidad.



Como luchador hizo famosos las llaves “la de a caballo” y “el tope de Cristo”, su legado en el ring fue continuado por su hijos, quien como es tradicional en la lucha libre mexicana adopta como nombre simplemente El Hijo del Santo.

Su simbolismo.

Además es innegable la influencia en la cultura icónica heroica mayormente como es de esperarse en su país de origen México, siendo que en esas épocas la producción y distribución de otras ramas de super héroes enmascarados eran más limitadas para el público de la región.

Es también interesante y reconocer en Santo una figura que hereda características propias del ser latinoamericano, empezando con su propia apariencia y respeto en sus reproducciones una contextura particulares, ese chaparro musculoso con abdomen redondo pero macizo que se diferencia estéticamente de las creaciones de supers de estados unidos en los que la musculatura sobre definida es lo más característico. Esta característica se cala en la percepción del colectivo que logra identificarse con la humanidad del personaje y sus acciones por la justicia, superando la admiración hacia figuras que se instalan como super hombres o semi dioses (Superman, Shazam y otros personajes que ya existían desde los años 40 y 50 del sigo pasado).

En la misma línea reconocer la reproducción de su herencia cultural al ser el representante de las fuerzas del bien, Santo además de su nombre solía utilizar en su indumentaria un crucifijo de plata y un discurso devoto de la fe cristiana, mostrando con eso sus raíces mestizas, estas características le han hecho ganarse un lugar en el espectro simbólico de la región.

Bueno hasta aquí me extiendo con este breve recuerdo, gracias por su atención.


Vuelvo a mi auto exilio al lado plateado de la luna Harlock, pirata del espacio.

No hay comentarios.: