viernes, 16 de diciembre de 2011

Hablando de World of Warcraft: Razas (PARTE 2)

Bueno Señores (en su mayoría) y señoritas, hoy les dejo la segunda parte de este pequeño articulo sobre las razas de de World of Warcraft. Finalizando en su mayoría las razas de la Orda y los Elfos de la Noche por parte de la Alianza. Quién falte de ver las demás Razas; las pueden leer en la primera parte del articulo: -Razas World of Warcraft 1 Parte-.

::ORCOS::


Los orcos macho miden entre 2,13 metros de alto y pesan entre 113 y 136, kilos mientras que las hembras normalmente miden unos 15 cm menos y pesan 20 y 40 kilos menos su piel va desde el verde claro hasta el marrón grisáceo, tienen el pelo basto y normalmente de color marrón o negro , gris en edades avanzadas. Las orejas grandes , la nariz chata y una gran boca llena de afilados dientes, con prominentes colmillos inferiores que es el rasgo mas característico. Visten con estilos variados, desde pieles hasta armaduras pesadas de metal normalmente no viven mucho tiempo alcanzan la madurez a los 18 y no suelen vivir mas allá de los 75

Los Orcos de piel verde son una de las razas más prolíficas de todo Azeroth. Se cree que son brutales y estúpidos, y que no tienen empatía o humanidad por otras razas. Nacidos en el infernal mundo de Draenor, los Orcos fueron traídos al Reino de Stormwind a través de la puerta dimensional conocida como el Portal Oscuro y forzaron a los Humanos a librar una guerra. Aunque pocos son conscientes de su historia, los Orcos una vez fomentaron una sociedad noble y chamanística en el mundo de Draenor. Trágicamente, los orgullosos clanes Orcos fueron corrompidos por la Legión Ardiente y utilizados como peones en la invasión de la Legión sobre Azeroth. Los Orcos consiguieron rebelarse, sin embargo, y al final fueron capaces de ayudar a cambiar las tornas en la batalla contra los señores de los demonios.

Liderados por el joven Señor de la Guerra, Thrall, los Orcos han reclamado su fuerza y honor. Ahora, los Orcos se alzan preparados para luchar, no por el placer de la conquista sino por su derecho a sobrevivir en el mundo que los ha adoptado.

::TROLS::


Los trols miden una media de dos metros y pesan unos cien kilos. Las tribus Drakkari y Zandalari son una excepción, ya que tienden a ser de mayor tamaño que sus familiares. Como ocurre con otras razas, también hay casos aislados de trols que sobrepasan la escala de tamaño habitual.

Todos los trols poseen una resistencia física alucinante: se recuperan de las heridas más graves y regeneran sus extremidades perdidas. Este acelerado índice de sanación hace de los trols unos adversarios formidables en el campo de batalla

La mayoría de los trols parecen practicar el canibalismo. Es un hecho confirmado que numerosas tribus de trols lo practican, incluyendo las tribus Fustamusgo y Vilrama. Es más, todas las tribus de trols de hielo conocidas en estos momentos practican el canibalismo. Los trols de arena, los trols de bosque y los trols de selva también lo practican a menudo, aunque no siempre. Incluso se cree que los misteriosos trols oscuros son caníbales en su mayoría. Sin embargo, también existen varias excepciones notables. Por ejemplo, las tribus Zandalar y Sañadiente no consumen carne de trol. La tribu Lanza Negra también era caníbal, hasta que se unió a la Horda. Fue entonces cuando los Lanza Negra abandonaron el canibalismo de forma oficial.

Hace alrededor de 16.000 años, los trols dominaban la mayoría del antiguo Kalimdor, el único continente de Azeroth en aquella época. De las tribus que se habían separado de los Zandalari emergieron dos imperios trols: el Imperio Gurubashi de las selvas del sureste y el Imperio Amani de las tierras forestales del medio.

Varias tribus trol de menor tamaño también decidieron abandonar las tierras civilizadas y aventurarse hacia el extremo norte. Se establecieron en la región que después se conocería como Rasganorte. Estas tribus fundaron una pequeña nación conocida como Zul’Drak. Sin embargo, este reino nunca alcanzó el tamaño de los imperios Gurubashi y Amani.

El uso imprudente que los elfos hicieron de la magia atrajo a la Legión Ardiente hasta el mundo de Azeroth. Los demonios aplastaron gran parte de la civilización de los elfos de la noche. No queda constancia de que la Legión atacase a ninguna de las civilizaciones trols, pero parece plausible que las batallas tuvieran lugar por todo lo ancho del continente.

Tras este terrible conflicto, conocido hoy como la Guerra de los Ancestros, el Pozo de la Eternidad hizo implosión. La consiguiente onda expansiva destrozó el antiguo Kalimdor en varias masas terrestres y desplazó el centro del continente al fondo del mar. Grandes extensiones de tierra que una vez pertenecieron a los imperios Amani y Gurubashi aún existen en lo que es hoy territorio tanto de Quel’Thalas como de Tuercespina.

No hay duda de que muchos trols creen que los humanoides que se convirtieron en los elfos de la noche eran en realidad trols. La teoría tiene alguna credibilidad aunque solo sea por el parecido físico superficial entre los trols y los elfos de la noche. Es más, la raza trol dominaba la mayoría del antiguo Kalimdor: el único continente de Azeroth antes del Gran Cataclismo, mucho antes de que los elfos de la noche llegaran al poder.

Sin embargo, muchos elfos de la noche encuentran esta teoría ridícula y aborrecible. Se apresuran a indicar que los primeros elfos de la noche subieron al poder luchando contra las tribus de trols cercanas. Por consecuencia, los trols comenzaron a temer y respetar el poder de sus nuevos rivales. La teoría de que los trols son los ancestros de los elfos de la noche puede ser una consecuencia directa de este pronto conflicto. Los trols odiaban a los elfos de la noche (sentimiento que persiste en la actualidad) y quizá quisieron marginar la raza de los elfos de la noche y sus logros. Además, atribuir a la raza de los elfos de la noche una herencia trol ayudaba a los trols a sobreponerse a su vergonzosa derrota.

Sin datos adicionales no tiene sentido debatir los méritos de esta controvertida teoría. No hay duda de que seguirá siendo motivo de discusión durante años.

::ELFOS NOCTURNOS::


A diferencia de sus primos los Altos Elfos, los Elfos Nocturnos tienen un físico imponente en estatura. Los varones rondan un promedio alrededor de los 2 metros 20 centímetros y un peso de unos 90 a 110 kg, mientras las féminas se acercan a los 2 metros con un peso entre 85 y 90. Los varones son musculosos, de aspecto atlético, con pecho y hombros amplios, indicativos de la fuerza que reside en sus músculos y en sus mentes. La belleza de las féminas es legendaria: cinturas de avispa, cuerpos curvilíneos de ensoñación mitológica, pechos generosos y amplias caderas, combinados con miembros fuertes y musculosos que advierten al extraño sobre sus grandes dotes guerreras.

No en vano el mismo Grom Hellscream las describió como “muy altas y muy salvajes”. Sus orejas son prominentes, lanzadas hacia atrás de sus cabezas, y el aspecto de sus rostros implica una natural gracia y fiereza, casi altiva. La piel varía en tonos de púrpura y azul, y los cabellos pueden ser plateados, verdes, azules o morados.

En los varones no es extraña la barba (otra diferencia con los imberbes Altos Elfos), en especial en los druidas. La mayoría de los elfos nocturnos poseen ojos con iris plateados que brillan a la luz de la luna, pero unos pocos los tienen dorados, signo que indica que ese elfo es adepto al arte del druidismo o que denota que tendrá un impacto importante en la historia de su raza (Aszhara e Illidan tenían los ojos dorados; Malfurion los tenía plateados pero se volvieron dorados al hacerse druida). En general y a pesar de los milenios de edad, todos, varones y hembras, aparentan una proverbial juventud y fuerza.

os Kaldorei (“Niños de las Estrelllas”) son una antigua y elusiva raza nacida en el despertar del mundo. Su ancestral herencia les ha forjado en una devota raza de guerreros, cazadores y arqueros, con gran reverencia por la naturaleza y las animistas y místicas fuerzas que la controlan. Los Kaldorei son prácticos pero supersticioso, y a menudo, paradigmáticos. Poseen un profundo sentimiento de pertenencia hacia la tierra y los bosques, y una pasión espiritual que los lleva a desear y buscar la soledad.

Desde el tiempo antes del tiempo, los Kaldorei fueron inmortales, eternamente jóvenes, poseedores de una afinidad natural con la magia, en especial la secta conocida como los Quel’dorei. Se cree que sus orígenes provienen de una pequeña tribu de hábitos nocturnos que se estableció, en los inicios del mundo, en las cercanías del lago místico que posteriormente se conoció como el Pozo de la Eternidad.

Por siglos, los Kaldorei usaron la magia para modificar y manipular su entorno, hasta el punto de lograr levantar un gran imperio en Kalimdor, el continente primigenio, desplazando a las otras razas menos dotadas y derrotando a los dos grandes Imperios Gemelos de los Trolls, llegando a crear una cultura tan basta y esplendorosa como nunca se ha visto sobre la faz del mundo.

El uso indebido, sin embargo, de los poderes otorgados por el Pozo, fue la causa de la Legión Ardiente invadiese Azeroth, desatando una terrible y devastadora guerra que culminaría con la destrucción del Pozo y el Gran Cataclismo que dividió al mundo.

La guerra cambió la cara de Azeroth para siempre, creando nuevos continentes y sumergiendo la mayor parte de Kalimdor bajo la tierra, a su vez que se formaba ese basto vortex de energía en el centro del océano, conocido como El Maelstrom

::ELFOS DE SANGRE::



La historia y el trasfondo de los elfos de sangre nos narra una historia de soberbia y orgullo. Tras la primera guerra contra la Legión Ardiente (10.000 años calendario de Azeroth) y la destrucción del pozo de la luna original, la raza elfica se dividió en tres: Los elfos nocturnos (Kel’Dorei) que siguieron los pasos de San Do Stormrage (también conocido como Malfurión) que renunciaron a la vida diurna y al uso de la magia para no volver a atraer la atención de la legión, armonizaron sus vidas con la naturaleza y su tez se tornó oscura.

Los seguidores de la caída princesa Aszhara (Sin’Dorei) partidarios del uso de la magia y la civilización para mejorar sus condiciones de vida, abandonaron Kalimdor y buscaron un nuevo hogar allende los mares, desembarcando y construyendo su nuevo hogar en la península de Quel Thalas, que resultó ser un antiguo dominio troll (de ahí sus continuas guerras y su enemistad).

Después de que Arthas utilizara y destruyera el pozo del sol para crear con su energía al Lich Kel Thuzad dotando al espíritu del nigromante de un nuevo cuerpo y un tremendo poder, los elfos quedaron privados de lo que les proporcionaba la energía mágica ilimitada que utilizaban para mantener su modo de vida y la eterna juventud.

Los elfos tuvieron que aprender a extraer la energía de seres y objetos encantados para llenar aquel vacío dejado y sustentarse con ello, sin embargo, nada podía saciar por completo su sed de magia dado que no existía una fuente tan poderosa e ilimitada como la que perdieron.

Algunos se abandonaron a su adicción y a su sed insaciable llegando a convertirse en seres decrépitos apenas si reconocibles como elfos que solo piensan en como obtener su próxima dosis de magia.

Los tiempos difíciles requieren medidas extremas, los elfos no solo fueron abandonados por humanos y enanos cuando fueron atacados por Arthas sino que además cuando llegaron no tuvieron consideración a la frágil situación a la que se veían sometidos sin el pozo del sol y tomaron las fuerzas que consideraron oportunas dejando que los que quedaban en retaguardia se las apañasen como pudieran para reconstruir y dar apoyo logistico al frente. Apremiado por la necesidad Kael Thas aceptó la extraña y repentina ayuda de los naga liderados por Lady Vashj.

Poco después supo que Vashj anteriormente se había puesto a disposición de Illidan Stormrage quien los había liderado para encontrar un nuevo hogar y reivindicar la posición de los naga.

Viendo que sus antiguos aliados los habían abandonado a su suerte y que Illidan parecía conocer la manera de salvar a su gente de decadencia absoluta y la locura a merced de la sed de magia, tomó medidas drásticas y acepto aliarse con el y los naga, lanzándose a la conquista de los restos de lo que antaño se llamara Draenor para reclamarlo como su nuevo hogar.

Muchos, sin embargo, quedaron atrás, entre las ruinas del “reino eterno” luchando por conservar lo que pudieran tanto de su antiguo reino como de si mismos. Lord Theron y Rommath entre otros lideraron a los suyos para comenzar la limpieza de la corrupción del azote de sus bosques y para conservar la entereza de su raza frente a la sed.

Son tiempos difíciles para los elfos de sangre, se han visto repartidos en distintas alianzas y en ocasiones se encuentran enfrentados unos contra otros sin otra alternativa que matarse mutuamente. Sin embargo su compleja situación es fácil de resumir, ya que todos los elfos saben que solo se deben lealtad a si mismos. Puede que los tilden de amanerados, de traidores o de egocéntricos, pero lo cierto es que han sabido dejar a un lado su orgullo y altivez para aceptar la ayuda de aquellos que mejor puedan ayudarles en un momento crítico de su historia.

En su lucha por la supervivencia no dudaran en ensuciarse las manos, ni se volverán a mirar atrás a los que se queden por el camino, se aferran a la vida con uñas y aunque no olvidan a quienes perdieron, saben que no tienen tiempo para llorarlos.

FRANKY "LA ELECCION PARA LA GUERRA" CYBORG...

1 comentario:

Guardería canina dijo...

Gracias por compartir esta clase de información, esperamos ver más